Máster en innovación educativa

Voy a ser muy faltón. Sí, como el rol de profesor tóxico que algunos, sin tan siquiera conocerme, me adjudican, voy a permitirme el gusto de soltar una ristra de improperios, insultos y enviamientos a la mierda del personal sin contemplaciones. Ya, no es ni políticamente correcto ni me hacen un «educador del siglo XXI» como lo que se postula en el siguiente máster pero, sinceramente, debo decir que a estas alturas de la película, donde los vendedores de homeopatía educativa -la mayoría nunca ha pisado un aula y mejor, por el bien de nuestros alumnos que no lo hagan nunca- que postulan sobre temas educativos se reproducen cual amanita phalloides me importa una mierda.

Hoy me han ofrecido gratuitamente (en coña, claro está) pagarme el máster de innovación educativa enlazándome un artículo donde, a bombo y platillo, en la página de economía de El País (¡dónde puede encontrarse bazofia educativa si no es en esas páginas!), titulado «El fin del profesor funcionario». Titular sensacionalista porque, en ningún momento se habla de lo anterior pero que, por desgracia, esconde algo muchísimo peor que ese planteamiento. Sí, se trata de un máster que, curiosamente, gestionado e impartido por algunos docentes de Magisterio (hay de todo en todas partes) va a hacer evolucionar la docencia hacia otra dimensión…

pretende resolver las carencias del grado de Magisterio, que sigue empleando el mismo programa académico de hace 20 años.

Ya, los que damos clase sabemos que el aula ha cambiado y que no hacemos lo mismo que hace veinte años pero, como estos tipejos ni la pisan ni van a pisarla nunca (y me refiero a las etapas de educación obligatoria), se creen que lo que pensaban, padecieron o, simplemente, modificaron para adaptarlo a sus creencias ideológicas, fue antaño sigue siendo. Va, dejémonos de monsergas… esos tipejos no han disfrutado nunca del aula y alguno de esos traumas que, tanto daño hacen, les impulsó a luchar con todas sus fuerzas contra un sistema que permitió que muchos pudieran mejorar el nivel socioeconómico y educativo respecto al de sus padres. No vende pero es así. Se sabe que es así. Y algo de culpa debió tener el sistema educativo que, algunos, ya criticaban hace veinte años por ser el mismo que hacía cien. Hasta que a algún iluminado se le ocurra retrotraerse hasta los egipcios o, incluso, más allá. Que no hay límites para rebuscar casos concretos, aislarlos e intentar dar dogmas de fe o reglas para algo que nunca ha existido globalmente.

También descubro horrorizado que los tipos no tienen ni pajolera idea de dar clase. Si no cómo se explica que pretendan que sus alumnos les hagan los contenidos. Qué vagos, por favor. Pagar 5500 euros (porque el precio sí que está cerrado) para hacerte tus propios contenidos, ¿es de tarado o no? Como mínimo es para no estar muy bien de la azotea. O tener mucho dinero para tirar porque, de otra forma no se entiende.

Es experimental porque los contenidos se terminarán de definir con la participación de los alumnos. No hay nada cerrado.

Vamos a rizar aún más el rizo. Supongamos que hay un país declarado como albergue de terroristas y políticas represivas contra la mujer en el asunto. No, no lo supongamos. Qatar, al igual que patrocina clubs de fútbol también tiene su fundación educativa. Coño, como otras multinacionales que voy a obviar de mentar. El acabose.

La escuela en 2030, en la que han participado 1.550 profesores, estudiantes y responsables políticos en materia de educación de la organización WISE (la Cumbre Mundial por la Innovación en Educación, en sus siglas en inglés), creada en 2009 por la Fundación Qatar.

¿No hay suficiente para descubri el timo con lo anterior? Claro que no, algunos aún seguirán creyéndoselo a pies juntillas. Que ya sabemos que, como dicen y venden, el rol del profesor ya no es saber nada ni saber impartir su materia. Lo que importa es que no tenga ni puta idea de nada y sepa silbar para que las ovejas le obedezcan siguiendo el camino. Que da igual todo. Lo importante es ser creativo. Creativo por los huevos. Sí, he dicho por los huevos porque, entre la imitadora de Ken Robinson destinada a la pedagogía sexy y los típicos mantras de que el docente no debe saber nada porque está todo en internet ya me despatarro. Por cierto, tengo una duda, ¿cómo hacer que un alumno de Infantil o Primaria pueda construir su propio banco de recursos? Si a uno no le interesan las Matemáticas, ¿hacemos que se invente creativamente que uno más uno son ocho? Más creativo que eso me parece que no hay. Bueno, sí, que te soplen un pastazo por apuntarte a un máster mierdoso, lleno de fantasías pseudocientíficas y creer que los tipos que cobran por impartirlo y no crear ningún contenido al estar abierto, te van a aportar algo para desenvolverte en un aula real.

El rol del profesor ya no será el de transmitir sus conocimientos al alumno, sino el de actuar como guía para que el propio estudiante construya los contenidos a partir de diferentes fuentes, y los métodos de enseñanza tendrán como base la creatividad.

¿Y cómo serán los profesionales? ¿Tendrán reconocida solvencia en etapas obligatorias? Pues…

un grupo de pedagogos, educadores y arquitectos

Por cierto, algunos nos hemos puesto a revisar el perfil de tan insignes profesionales que imparten el grado y NINGUNO ha dado clase nunca en etapas obligatorias. A lo mejor se me despista alguno pero prometo que lo he buscado en Google 🙂 Una curiosidad es que, si algunos de los que lo imparten son tan críticos con Magisterio, el máster del Profesorado y otros títulos que se ningunean en el texto, ¿por qué dan clase en esas titulaciones? Es como si un médico te dice… soy un mal cardiólogo, no puedo operar porque de cada diez pacientes se mueren once y, por eso he decidido montarme un chiringuito donde voy a dar consejos sobre lo mal que opero. Ya, ya sé que los símiles de la educación con la medicina son muy criticados como algunos pero creo que queda bastante claro a lo que me refiero.

Pero el artículo da para más. También hablan de los alumnos que aflojan el parné como conejillos de indias de métodos que nunca han sido probados. Y ya, si se tercia, que lo prueben con sus alumnos para hacer la bola aún más grande. Sin gaseosa, a graduación alcohólica completa.

La idea es probar con los alumnos nuevas metodologías de enseñanza y que estos a su vez las prueben en sus clases.

Y la guinda de Enguita, el gran profesional que mataría si pudiera a todos los funcionarios, por considerarlos poco menos que dignos de ser sometidos a garrote vil.

El profesor está acostumbrado a las rutinas escolares y a la tranquilidad de contar con un público cautivo, además de estar inmerso en la carrera funcionarial. Eso hay que cambiarlo

Pero es que, a veces, algunos dejan la medicación que les hace decir cosas coherentes para centrarse en ese odio que, nadie sabe a qué viene. Ya, digno de estudio y tesis doctoral pero, antes de hacerla procurar que no haya ninguno de los timadores de medio pelo educativos que os la dirija.

Dejo para el debate la transcripción literal de los módulos formativos porque, sinceramente, a estas alturas del despropósito argumental que he cometido, la cantidad de insultos que he utilizado (bueno, me he portado bien porque ya lo he meditado un poco) y, las ganas de dar un par de hostias a algunos para que se dejen de chuminadas campestres por si piensan matricularse en este máster, creo que me he explayado lo suficiente.

Fuente: El País

Ya podéis decirme algunos lo tóxico que soy y lo mal que llevo el calor de estos últimos días pero, sabéis qué, voy a seguir diciendo lo que me dé la gana sobre lo que está sucediendo en el panorama educativo. Soy docente y se lo debo a mis alumnos y a mí.

Por este artículo y el sentido de la difusión del mismo por parte de algunos podéis, si tenéis un poco de criterio, entender muchas cosas.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

18 Comments
  1. La Carlos III se apunta al negocio de la venta de títulos espurios, 5500 € con una clientela multitudinaria dispuesta a todo, sobre todo a pagar, para conseguir su trocito de la cacareada oferta de empleo público en educación. Un negocio redondo con el amparo y patrocinio del Estado.

    1. No es sólo la necesidad de conseguir un empleo público o los puntos que le cuenten como mérito para poder superar ese concurso-oposición. Es, simplemente, un acto de brindis al sol, con un máster de dudosa homologación (ellos mismos dicen que se han inventado el contenido; bueno, más bien que van a dejar a sus alumnos que se lo inventen) para incautos. Hay mucha organización sin escrúpulos vendiendo determinados títulos. No olvidemos que, en la actualidad, la educación se ha convertido, para muchos, en un negocio.

      Un saludo y gracias por pasarte por aquí Luis.

    1. Lo de usar el dinero para medrar en el ámbito laboral es algo que, por desgracia, está a la orden del día. Lo grave del asunto en este caso es ver como personas pagan determinados impuestos revolucionarios para hacerlo. Y ya sabes que no me refiero precisamente a este máster que, por cierto, se valora bastante poco -en caso de estar homologado para su valoración- para el acceso a la función pública.

  2. Pues me parece muy bien que sigas con t forma de hablar, ellos utilizan buenas palabras para nañar, tu puedes hablar como quieras pa decir oa verdad, no jodas solo faltaría, desde que somos centro de ataques salen mas tontos de debajo del sol

    1. La verdad es que, en ocasiones, me sabe mal usar determinados vocablos pero, como bien dices, el límite de tolerancia ante determinadas cuestiones que se suceden sin pausa en el contexto educativo, ya han superado con creces mi habilidad de ser políticamente correcto. Y es una pena.

      Saludos Juan Antonio y gracias por el comentario.

  3. La creatividad está muy bien. La creatividad sin un conocimiento previo y sin un sustrato de contenidos no lleva a ningún sitio al 99% de las personas. Nos venden la creatividad sin explicarnos que detrás de personajes como Einstein, Da Vinci o Picasso había una sólida formación y dosis ingentes de esfuerzo personal, sin las que la creatividad no les habría servido de nada.

  4. Hay que decir que todo esto de la innovación cuando se convierte en negocio solo, huele mal. La mayor innovación sería claramente que la libertad de educación fuera garantizada siempre, quieres educación -la que sea- pues te la doy. Así no habría especulación académica. Digo yo

    1. La educación, al igual que el resto de servicios públicos prioritarios, debería mantenerse alejada de las posibilidades de hacer negocio. El problema es que, por desgracia, se ha vendido que lo mejor es, dentro de un contexto económico entre capitalista, proteccionista y liberal, se ha hecho una amalgama que, al final, se ha optado por no saber qué debe hacerse con ámbitos como por ejemplo el educativo. Y al abrir el melón es lógico que muchos quieran aprovecharse. No olvidemos que, tanto por las escuelas -léase educación en general- como por los hospitales todos, tarde o temprano, debemos de pasar. Y al estar los clientes garantizados…

      Un saludo.

  5. Es muy esclaredor ver alguna conferencia de Enguita. Esta en YouTube. También quien le lleva y con que fin (ceapa). El odio que destila es patológico, además de desconocer totalmente la realidad de un centro educativo

    1. El odio irracional de Enguita hacia los funcionarios es algo que no entiendo. Menos aún no entiendo que, desprestigiándolos día sí y al otro también, diciendo que son unos inútiles y que, al final, la culpa de la educación es que existan los funcionarios (sí, le he oído en varias ocasiones decir o insinuar algo similar) él siga manteniendo ese estatus en su Facultad. Ah, es que es muy bonito, al igual que sucede en otros casos, criticar al colectivo sin dar ejemplo abandonándolo. Qué fácil que es todo entonces.

      No, la verdad es que no lo entiendo.

  6. No sé yo quien tiene más odio a quien. Con el desprestigio mutuo no se va a ninguna parte.
    Mi opinión es que la idea del master es buena en si misma pero no entro en valorar cómo lo quieren hacer ni quiénes son los profesores. Como siempre habrá cursos bien planteados y en los que merezca la pena la inversión y otros no.
    Lo que está claro es que esto tiene que cambiar y eso solo lo podemos hacer los profesores desde dentro. Pero para eso hace falta un cambio, nuevas ilusiones y salir del sinsentido en que algunas veces se ha convertido el sistema educativo.
    Yo creo que ese tipo de master debería ofrecerlo y organizarlo la administración a los profesores que quieran participar y hacer una buena selección en cada zona. Y dotarlo de contenidos reales y diseñado e impartido por profesores en activo y que tengan algo que aportar y compartir.
    Solo así, al cabo de un tiempo, se podría ir cambiando lo necesario para que esto empieze a funcionar mejor.

    1. Pues sí que se tienen que valorar los ponentes y los intereses que subyacen tras ciertas cosas. Aceptar acríticamente las situaciones es lo que ha llevado a muchas cosas que, hoy en día, nos causan rubor (por ser suave). Lo de cambiar es algo que quizás quede descontextualizado si uno no dice qué y para qué ya que, el sistema educativo, por mucho del interés de algunos en vendernos que es algo con cuernos, ni es tan nefasto ni tan maravilloso. Hay términos medios que se obvian porque interesa decir A o B en función del club al que uno se haya sumado.

      Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link