Mecagüen

Qué potita es la innovación cuando es sincera. Qué bonito el gastar dinero público para reconocer a los docentes más innovadores. Qué interesante es publicitar en todos los medios disponibles, con el dinero de todos los ciudadanos, metodologías innovadoras, darles un cachito de los impuestos de todos detrayéndolos de mejoras educativas reales, a aquellas empresas y empresarios que buscan, lícitamente, su pastel educativo. Cuánto sinvergüenza sin escrúpulos trabajando para las Consejerías que es incapaz de cuestionar nada de lo que hacen los suyos, a pesar que sepan que es, directamente, un despropósito de considerables proporciones que haría que más de uno, si esto fuese un país civilizado, haría el petate de su despacho y, en muchas ocasiones, tendría que declarar delante de los juzgados por malversación de dinero público. Mecagüen to lo que se menea.

Fuente: Facebook

Hoy iba a hablar de la introducción de lecturas en ámbitos no lingüísticos. De la posibilidad, tal y como hago este año como prueba, de introducir una lectura «tecnológica» en la asignatura de Tecnología Industrial de Bachillerato y, posiblemente, en cuarto de la ESO. De lo interesante que sería abrir un debate con los chavales para ver qué nos va a aportar la tecnología, cuáles son sus potenciales peligros y, qué beneficios pueden ser interesantes que se desprendan de ella. Pensamiento crítico a tutiplén dedicando clases a comentar determinados capítulos de un libro como «Homo Deus» que, a mi entender, es de los mejores para alumnos de esas edades. Un libro que les obligará, seguro, a reflexionar. Pero no… no ha podido ser. El Director General de Innovación de la Comunidad de Madrid ya ha vuelto a tuitear algo que es mucho más importante que lo anterior…

Por lo visto la Comunidad de Madrid ha decidido financiar con dinero público a David Calle, finalista del Global Teacher Prize, para que les haga unos vídeos y sea la cara visible de un concurso para premiar al docente que use el método más innovador (fuente). Y seguro que alguno se va a preguntar cuál es el método más innovador. Pues, por lo visto, hacer un vídeo corto de ocho minutos, mostrando tus habilidades delante de una cámara y que puedan ser proyectados en clase. Hay qué joderse. ¿No será mejor dar ocho minutos de clase que estar sentado mientras proyectas un vídeo a tus alumnos? Estás ahí. Es tu aula. Son tus alumnos. Pero es que nos hemos vuelto todos gilipollas o qué. Tengo claro que cada vez hay más gilipollas, lameculos y tontos del ojete que hacen sus pinitos pasteleando en nuestra profesión, al igual que un, cada vez más nutrido grupo, de personajes sin escrúpulos que sólo quieren vivir del cuento (y si puede ser alejados del aula, mucho mejor) pero… por favor, que alguien pare toda esta tontería de una vez. Por suerte son tonterías que sólo ven cuatro y, la mayoría sigue dando clase adaptándose al alumno y usando el método que mejor le funciona según el grupo. El problema es que son tonterías que se pagan con dinero público, que calan en muchos estudiantes de Magisterio y tipos con muchas ilusiones que se abocan a la búsqueda del maná educativo. Basura vendida por fantoches que, al final, lo único que hace es, cada cierto tiempo, ser reemplazada por los mismos fantoches que venden otra solución milagrosa. Que el discurso de los cajones flamencos y la salvación del ornitorrinco ya está muy visto y oído pero, por lo visto, ahora ya no son ornitorrincos porque, por lo visto han sido cuarenta osos, veinte lagartos y cuarenta tarántulas. Qué hastío, por favor.

Seguro que algunos vais a decir que no vale la pena molestarse pero, sinceramente, a mí me preocupa el tema del dinero que se gasta en lo anterior (en el producto y en la propaganda), la cantidad de chupópteros sin escrúpulos que están surgiendo de debajo de las piedras y, cómo no, la afección que pueden tener ciertas cosas en nuestros alumnos o en el procomún. Esto es un puto sindiós. Mecagüen en todo lo cagable.

Si a alguno le parece que soy poco constructivo o estoy muy faltón, le pido que piense/reflexione sosegadamente acerca de todo lo que está sucediendo en el mundillo educativo. Y, por favor, que lo haga desapasionadamente y sin ideas preconcebidas.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link