Mi evolución de la evaluación

Evaluar es quizás una de las tareas más desagradables de la profesión docente. La necesidad de distribuir numéricamente unas supuestas capacidades mediante artificios que, lo único que permiten, es la taxonomización cada vez más precoz de nuestros alumnos es algo realmente preocupante. Pero, aún más preocupante que lo anterior, es su supuesta obligación. Obligación de plasmar en boletines de notas que los padres devoran sin ver qué hay detrás. Ristras de excelentes, notables, bienes, suficientes e insuficientes que sirven para criticar o felicitar al retoño o al docente. Papeles que llegan cada vez más a menudo (hay muchos centros educativos que cada vez realizan más evaluaciones de las trimestrales y la final -la única prescriptiva- habituales) a los domicilios. Papeles que, como mucho, indican situaciones puntuales basadas en evaluaciones que tienen de todo menos objetividad y personalización de aprendizajes.

Es por ello que algunos intentamos cambiar un modelo en el que no creemos. Es importante entender las ventajas que supone una evaluación tradicional: menos trabajo en su corrección, mayor posibilidad de introducir calificaciones que no generen ningún tipo de queja e, incluso, poder sentirse un ente poderoso por poder escribir, mediante un número, las bondades o defectos de los alumnos. Cuánto gusta. Cuánto papeleo inútil. Cuánto espíritu de deidad.

Fuente: http://www.pixabay.com
Fuente: http://www.pixabay.com

Reconozco que cuando empecé a trabajar realizaba exámenes. Exámenes trimestrales que, en los siguientes años, trasladé a realizarlos cada vez más a menudo. Más exámenes implica más trabajo de corrección y, en principio, una mayor aproximación a las capacidades y esfuerzos reales de los alumnos. Incluso, para rizar más el rizo, sustituí los exámenes subjetivos por exámenes tipo test. El súmum de la calificación objetiva. El sistema que evita la subjetividad del docente a la hora de corregir. Si tiene que dar 44 el resultado no hay nada que valorar si en el tipo test no han marcado esa opción. Qué satisfacción. Y con Moodle ya… maravilloso. Nos da la nota de forma automática. Qué bonito el preparar exámenes autocorregibles.

Lamentablemente uno se hace mayor y cuando lleva años en esto se plantea muchas cuestiones. Entre las anteriores la de cómo evaluar. Cómo ser lo más justo para el alumnado. Cómo atender esas habilidades y potencialidades que un simple test o examen no demuestran. Total, tocaba período de reflexión.

Hace ya unos seis años que he cambiado metodología. Nada de exámenes. Nada de pruebas tipo test. Nada de cuestionarios inútiles, más allá de hacer alguno para que no se me pierda la práctica, por si algún día a algún político de chichanabo de estos que gestionan el sistema educativo se les ocurra la ¿brillante? idea de poner exámenes estandarizados. Trabajo por actividades. Hasta hace unos tres cursos mediante actividades individuales (sí, seguía teniendo la perspectiva de obviar las actividades grupales por, personalmente, costarme de coordinar con otros para hacer trabajos en mi juventud). Hoy ya son actividades grupales. Actividades abiertas que publican los alumnos. Corrección entre pares en la que lo que prima es cómo se ha trabajado. Mucho trabajo de individualización. Mucho sistema de valoración abierto con poca supuesta objetividad. Sí, cambiar modelos de evaluación implica prescindir de ser objetivo. ¿Se debe ser objetivo o potenciar el máximo de cada uno de nuestros alumnos? Porque, seamos sinceros, en etapas obligatorias lo que debería primar, más allá de la calificación trimestral o final, es la evolución de los chavales. De dónde vienen y a dónde han llegado. Qué aprendizaje han realizado. Y sí, partir de una situación de partida inferior y llegar a algo menos que otros puede llevar asociada una mejor calificación. Sí, es injusto si se mira desde la perspectiva de lo estándar tan manido pero, en Primaria y Secundaria obligatoria, es más importante considerar dicha evolución que la meta final. Una meta que no todos deben alcanzar de la misma manera. Una meta única que no debería existir. Todos los alumnos se crean sus metas. Y todas ellas son igual de válidas.

No sé si lo estoy haciendo bien. Seguro que el curso que viene vuelvo, en función de los alumnos que tenga, a cambiar de modelo. Sí, soy un inquieto e inadaptado por negarme a asumir que lo que estoy haciendo es lo mejor que podría hacer. Mi evolución de la evaluación nunca va a cerrarse y espero que siempre esté en continuo movimiento.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

12 Comments
    1. No te creas. Los únicos que, quizás, podrían juzgar mi faceta profesional son mis alumnos y exalumnos. Más allá de lo anterior, lo único que hago (y por eso escribo en este blog) es autocuestionarme mi manera de enseñar y, como no, muchas otras cuestiones que me planteo en mi día a día como docente.

      Un saludo y gracias.

  1. Razon tienes en la forma de evaluar desde que hiciste el cambio, pero para hacer un cambio real, se necesita distinguir evaluar de calificar. Evaluamos siempre y muchos profesores no son conscientes que, como tu homologan evaluar y calificar. Es necesario evaluar mas, mejor y evidentemente usar esa informacion para mejorar los aprendizajes de nuestros estudiantes, pero ello sllo es posible con un cambio cultural respecto a la evaluación.

    1. Llevas razón en la distinción. No es lo mismo evaluar que calificar. No creo que en este artículo haya caído en la confusión, más allá de poner en voz de otros lo que se considera «evaluar». Una evaluación que para muchos es entendida como una calificación numérica (o no) y que para otros, entre los que me incluyo, consiste más bien en una evolución desde un punto de partida hasta llegar al final de un viaje que no acaba de terminar en toda la vida. Evaluar es algo que debe hacerse a diario pero, más importante que lo anterior, es saber qué actuaciones vamos a realizar con esa evaluación personalizada que debemos a nuestros alumnos.

      Lamentablemente, como bien sabes, tanto la mayoría de padres como la administración obliga a cambiar el concepto de evaluación por el de calificación. Se sienten más seguros.

      Muchas gracias por el comentario.

  2. Respetando las diferencias de cada ciclo, el curso pasado en mi entro en infantil feísimos prescindir de los boletines trimestrales. Contamos con que nuestra legislación habla del carácter informativo de estos documentos. Lo decidimos suprimir básicamente porque estábamos hartas de que casa último día de trimestre las familias abrieran las carpetas para ver cuantas C o EP llevaba su hija o hijo y compararlo con la de al lado… Lo hemos sutituído por un documento en el que informamos de los ámbitos, contenidos y valores trabajados ese trimestre y sólo se marcan aquellos aspectos que consideramos deben ser necesarios reforzar en casa.

    1. Tienes razón. Prescriptivamente la única evaluación obligatoria con boletín es la final pero, por tradición mal entendida, en muchos centros se hacen trimestralmente. Mucho más interesantes esos documentos de aprendizaje que dais a los padres. Yo este curso, a pesar de tener que evaluar trimestralmente, el aprendizaje lo expongo en abierto (mediante los blogs de los alumnos).

      Un abrazo.

  3. Esta semana empezamos las clases del Máster del profesorado y volveré a recomendar tu blog a mis alumnos. Además este artículo en particular es algo que solemos discutir. Gracias por ayudarme en mis clases.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link