Mi idea tecnológica y metodológica para el curso que viene

Hoy tenemos Claustro en mi centro educativo. Uno de los puntos del orden del día es «información sobre los libros de texto para el curso que viene». Ya llevamos unos cuantos años de portátiles (con evolución a nivel de marca y, en algunos casos, sistema operativo -sí, por desgracia este curso nos han metido con calzador Windows 8-). Por tanto, qué mejor que expresar mi idea acerca de lo que deberían ser los ejes de actuación a nivel tecnológico y metodológico basándome, fundamentalmente, en dos puntos básicos:

  • Garantizar que el gasto para las familias sea razonable y que el equipamiento sea más que suficiente para cubrir las necesidades de alumnos y docentes
  • Plantear la necesidad de abandonar los libros de texto digitalizados para incorporar, en un plazo breve de tiempo, la posibilidad que la mayoría de departamentos tengan su propio material

El primer punto implica abandonar la mentalidad de la elección por «ser lo de siempre» pasando a alternativas que, a nivel económico, salen mucho más rentables. Porque, ¿para qué usamos los equipos informáticos en los centros más allá de la adquisición de información? ¿Es necesario disponer de disco duro o, si mejoramos la conectividad de nuestro centro, podemos prescindir de ese tamaño para trabajar en la nube? ¿Hay alguna herramienta que sea necesaria instalar para realizar aprendizaje o tenemos herramientas gratuitas -que no siempre se relaciona con libres- para ser usadas en nuestras aulas? Sí, con un equipo basado en Android de los que venden por poco más de 150 euros (hablo de una pantalla de mínimo 11,6 pulgadas) podemos tirar millas.

Fuente: http://webnometro.com
Fuente: http://webnometro.com

El segundo aspecto ya depende del cambio metodológico. No podemos vender un cambio metodológico sin ofrecer a nuestros compañeros que dicho cambio va a permitir alcanzar una zona de confort mayor. Sí, intentar vender un cambio para que los docentes se sientan más incómodos es un sinsentido. Por tanto, primero informar, vender bondades y, como no, formar adecuadamente para que todos los departamentos puedan adaptar/encontrar/realizar sus propios materiales. Materiales que van a ser accesibles gratuitamente por los alumnos. Lo bueno (y el material que pueden realizar mis compañeros está a años luz del de las editoriales) si gratuito, dos veces bueno.

Reconozco que planteo una situación difícil de conjugar. El cambio, para muchos, puede suponer la necesidad de reformular su concepto acerca de su trabajo pero, tengo claro que, la gran cantidad de docentes que comprarían lo anterior (si se les vende bien) es muy grande. Sí, los docentes no son una máquina bien engrasada y, como cualquiera, si te garantizan una herramienta asociada con una metodología que facilite tu trabajo y permita mejorar el aprendizaje de tus alumnos… no creo que nadie se opusiera a lo anterior.

Así pues… a tirarse a la piscina. Como mínimo que nadie pueda decirme que no lo he intentado 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link