Microsoft, el malo malísimo de la educación

Hoy me he levantado pensando en por qué no existe casi ningún docente, que de forma pública, se posicione a favor de Microsoft. Da la sensación que, el poseedor de la mayoría de sistemas operativos y herramientas ofimáticas instaladas en nuestro país haya sido declarada empresa non grata por la mayoría de profesionales de la educación. Me parece lógico. Una multinacional jamás debería marcar estrategias educativas y, de ninguna manera, convertirse en algo monopolístico que ejerciera presión para que se utilizara. Lo que me preocupa es… ¿por qué sólo se ningunea a Microsoft?

Fuente: ShutterStock

Estos últimos días estoy viendo en las redes sociales una gran cantidad de docentes que están alabando a Google y, en pequeño comité, a Apple. Sinceramente, no lo entiendo. No lo entiendo porque son los mismos que, hasta hace bien poco, criticaban abiertamente a Microsoft. Algo que siguen haciendo. En cambio, curiosamente, van como locos porque Apple o Google les certifique, se quede con la parte del león de las comunicaciones y sistemas de gestión educativo o, simplemente, introduzca en el aula determinadas herramientas privativas en forma de apps. Ya, seguro que Apple y Google son tan buenos que toda la introducción de parafernalia de uso educativo lo hacen por amor al arte y sin ningún tipo de interés en lucrarse por ello. O, quizás, es que saben venderse muy bien, han comprado a los docentes vendiéndoles certificaciones y cursos gratuitos para obtenerlas o, simplemente, se han posicionado como si fueran unas hermanitas de la caridad.

No voy a discutir en ningún momento que el ecosistema de Google, con todas sus herramientas, sea fantástico y sus potencialidades educativas enormes. Tampoco voy a cuestionar que, en cuanto al uso de aplicaciones móviles, Apple tiene un mercado enorme que va incrementándose, día a día, con nuevas apps que hacen las maravillas de aquellos que quieren convertir el aprendizaje en un simple uso de las mismas. Entiendo que el software libre, por mucho que lo idealicemos, está a años luz en usabilidad, diseño y estrategias de marketing, que tiene cualquier empresa que produce elementos para ser usados en el aula. Lo tengo claro pero, aún así, me preocupa la aceptación acrítica de ciertas cuestiones relacionadas con ese desembarco masivo de empresas, a cual más potente, en el ámbito educativo.

Puede que no sea malo usar determinadas herramientas. Estoy convencido de que no lo es pero, lo que me plantea muchos problemas internos, es la necesidad absoluta de depender en exclusiva de aquellas que, a pesar de ser gratuitas, tras su uso estamos vendiendo parte de nuestra alma. Un alma que muchos sabemos que no existe pero que, a pesar de ello, sigue generándonos un escozor en la boca del estómago cada vez que vemos como algunos, sin ningún tipo de cuestionamiento, se ponen a vender las bondades de ciertas cosas.

No me hagáis mucho caso que, seguro que Google y Apple no tienen nada que ver con Microsoft. Además, ¿quién osaría dudar en que los docentes que están vendiendo ese tipo de productos/herramientas y acreditándose por ellas, no lo hacen por el bien de los alumnos? 😉

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments
  1. Me permito hacer un breve comentario. En mi caso particular tengo un rechazo a Microsoft porque, al menos en Quito Ecuador donde trabajo, se ejerce una presión importante del lado de vendedores representantes de la empresa y sin conocer lo que hacemos los profesores o lo que necesitamos se nos dice qué y cómo trabajar, se nos vende la idea que solo sus herramientas son la únicas para hacer ciertas cosas (lo que sé que es absolutamente falso al ser usuario de Linux). El argumento «académico» de estos vendedores y lo peor de los informáticos de la institución para usar el bendito Office 365 es que los estudiantes tienen 5 licencias «gratis». Como ya se demostró la primera dosis es gratis y luego empiezan a correr los gastos por licencia y por usuario. Con Google, al menos a mi me ha pasado, que es entre docentes que nos ayudamos y nos pasamos soluciones a las necesidades al pie del aula. No he tenido ninguna presión o «regalo» para usar sus herramientas, tampoco creo que sean por bondadosos, sabemos que hay en juego un interés comercial, pero lo sabemos de frente y no con engaños.
    Aprovecho para agradecer por los valiosos y pertinentes escritos del blog. Muchas gracias.

    1. El problema es que, y viendo tu comentario me reafirmo en mis creencias, hay demasiados que nos vemos impelidos a ignorar los motivos que subyacen tras esa «maravillosa» irrupción de herramientas fantásticas para ser usadas en el mundo educativo de Google. Algo que a mí me preocupa y que no obsta para que yo también considere las herramientas de Google muy buenas (y use algunas).

      Muchísimas gracias por el comentario y la valoración del blog.

  2. Todos los SO tienen sus pros y sus contras. Desde que Microsoft dedica más parte de su RAM al monitoreo del usuario/equipo que a los programas que se instalan para usarlos, desde mi punto de vista, es un sistema descartable porque que frena al usuario y no facilita su uso. Apple por su parte, juega con la estética y la intuición. A veces, tan fácil que esa intuición se pierde y tarda en encontrar la forma de instalar, jugar o actualizar y tres horas después llega el Eureka para seguirle el «¿Cómo iba a pensar que era así de fácil?». Ni una cosa ni la otra, vamos, digo yo. Linux por su parte, está pensado para usuarios avanzados. No es difícil utilizarlo, pero sí la compatibilidad con hardware y software privativo que hacen de la experiencia docente en su uso un taller avanzado de informática. Respecto del uso profesional en educación de sistemas operativos lo que observo es a muchísimo docente buscando información que le permita una transicionalidad desde donde se encuentra ahora (con su SO actual y sus materiales) sin tener que empezar de cero todo el trabajo anterior. Esa perspectiva no la debería fijar un comercial, en eso coincido contigo. Ni siquiera un informático experto pues van a otras cosas. (Simplemente están en otro nivel de necesidades o curiosidades. Vaya, que el campo no es interesante, y lo comprendo). Respecto de la venta de almas, no lo veo tan catastrófico si la perspectiva es conocer tu experiencia de usuario para mejorar un poco el ambiente laboral u ofrecerte productos que lo puedan facilitar. Ahora bien, si el producto es la excusa para otras cosas, (y sabes perfectamente de lo que hablo), entonces la perspectiva cambia.

    1. Te entiendo y comparto perfectamente tu comentario. Ya sabes que yo también soy de los que piensan que lo importante es el uso que vaya a darse de la herramienta y no la herramienta en sí. Uno de los hándicaps que, como bien dices, tiene todo el tema del soft libre por mucho que no queramos -o no nos guste- reconocerlo.

      Muchas gracias por el comentario.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link