No es lo mismo

Ayer participé en Barcelona en una charla denominada «neoliberalismo e innovación», montada en las tres horas de tren del viaje, delante de grandes docentes, madres y padres y, personas interesadas en cuestionarse qué está sucediendo en la educación catalana. Preguntarse en voz alta el interés que subyace tras el desembarco de determinados gurús, modas pedagógicas y competición entre centros educativos, mientras se sigue recortando cada vez más el dinero público destinado a ellos es algo necesario. El problema, como siempre, es que el capital que tienen determinadas metodologías y discursos educativos es muy alto. Hay mucho interés en aumentar la brecha entre el alumnado y establecer, por desgracia, un nicho de futuros ciudadanos que no se cuestionen lo que están haciendo los que, después de acudir a sus escuelas de élite, tienen como obligación la de gestionar el país. Resulta muy curioso que ninguna de las empresas, bajo el paraguas de sus Fundaciones, que están entrando en la educación hablen de nada más que de establecer escuelas «innovadoras» y escuelas «no innovadoras». Eso sí, siempre el innovar bajo el paraguas ideológico de un determinado modelo. No sea que a alguien se le desmonte el chiringuito y empiecen a salir alumnos/futuros ciudadanos contestatarios y con espíritu crítico.

Fuente: Twitter

Hay algo que me preocupa de lo de ayer y que, después de la charla, estuvimos hablando en pequeño comité: ¿de dónde viene la ingente cantidad de dinero que llega a las arcas de la Fundación Bofill, sirve para escribir libros de los fellows de Ashoka o, simplemente, permite que los medios muestren sólo una realidad educativa a medida de determinadas estrategias de consumo? El dinero es muy importante y, por lo visto, hay algunas prácticas metodológicas que nos están vendiendo, esencias de unicornio creativo o, simplemente, determinadas noticias coladas estratégicamente en los medios como cuñas publicitarias, que valen muchísimo dinero. Alquilar cines vale dinero. Salir en prensa vale dinero (a menos que la prensa sea tuya, claro está). Mediatizar un determinado libro vale dinero. Crear campañas vale dinero. En definitiva, todo vale muchísimo dinero. Y las cuentas, salvo que haya algo que se me escape, no me salen. Las mordidas de dinero público son escasas en proporción de la publicidad que se hace. ¿De dónde saldrá toda esa campaña? ¿Quién estará tras la misma? Lo que sí que tengo claro es que tras la misma no hay docentes, por mucho que cojan a algunos para disimular. ¿Será la OCDE? ¿Tendremos algún infiltrado en cada país que gestiona los dictados de esa organización empresarial? ¿Será blanqueo de capitales proveniente de ventas de armamento? Sí, también hay países como QATAR que también invierten en el patrocinio de determinados premios y congresos. La verdad es que todo es muy opaco….

Pero no iba de lo anterior el post. El post iba acerca de que, curiosamente, en Barcelona ayer se hicieron tres charlas sobre educación: la de cuestionamiento acerca de qué está sucediendo con la educación catalana y qué intereses hay tras determinadas «cosas»; otra acerca de Flipped Classroom y ABP para la que invitaron a un par de docentes bastante conocidos en las redes y, finalmente, una reunión de adoctrinamiento de Escola Nova 21, mediante la falsificación de Som Escola vendiendo que es una plataforma de docentes, familias y entidades cuando, al final, no es nada más que un modelo de escuela que pretenden ellos. Sí, lo de Escola Nova 21 cada vez da más la sensación que ha sido la organización creada para incorporar el modelo más neoliberal a la educación catalana, gestionado desde el ala más a la derecha del sector más nacionalista (ahora, curiosamente, reconvertido en independentista). Vamos a ser claros… es la del 3% con la ayuda de los jerifaltes de la iglesia católica catalana. Es que al final si en una botella tienes un líquido blanco que huele a leche y, también sabe a leche, además de estar anunciado como leche… es que va a serlo.

Cada uno decide qué quiere hacer con su tiempo y a que tipo de «educación» quiere apuntarse. Ayer yo lo tenía claro. Creo que estaba donde debía estar. Ahora, a pesar de que nos gustaría que no fuera así, creo que hay cosas mucho más importantes que el Flipped Classroom, el neuropapanatismo. la creatividad o ir a dar palmadas directamente a los que defienden un modelo neoliberal de la educación. Ahora es el momento de hacer otras cosas y estar donde toca (y no me refiero sólo a las charlas). Al menos, esa es mi humilde opinión.

He puesto una foto mía para ilustrar el artículo porque, para una vez que salgo, según mi mujer, medianamente bien :)
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link