No es por Amazon pero…

Claro que es por Amazon. Intento ser coherente en ciertas cosas (cada vez menos) y, a veces, hay cosas que me cuesta mucho hacer. Ya me costó en su momento publicar mi primer libro en Amazon (me ahorro el enlace al arrepentirme de haberlo publicado ahí y, creo que lo voy a retirar) porque, sinceramente, me apetece entre poco y nada que un libro se pueda comprar en el mismo libro donde podemos adquirir bragas, calzoncillos o una nevera. Soy de librerías o, al menos de lugares donde la despersonalización de ciertas cosas no esté a la orden del día.

Fuente: ShutterStock

Hace poco más de diez días he publicado mi segundo libro y, por ahora, está solo en formato digital (lo podéis adquirir aquí). No lo he publicado en Amazon por dos motivos fundamentales: el primero es que no vivo de vender libros y, el segundo, es el que he mencionado anteriormente acerca de qué me parece una multinacional donde puedes comprar de todo, de forma totalmente neutra y sin ningún tipo de distinción respecto a otro tipo de productos. Quizás sea un iluso pero, al final, ¿cuál es el objetivo de haber publicado el libro? ¿Ganar dinero? Pues más allá de tener el dinero para poder enviar a imprimir ejemplares en papel para “amiguetes” o sortear algunos, va a ser que no. ¿No me gusta el dinero? Claro que sí. Ojalá vendiera un millón de ejemplares y pudiera retirarme pero, por desgracia, es bastante más que probable que, salvo impedimentos médicos, siga currando en mi profesión (u otra) hasta la edad de jubilación. Me gustaría vivir de mis aficiones pero reconozco mis múltiples limitaciones.

Pero os iba a hablar de Amazon. De tener todas las facilidades de publicarlo (incluso en versión papel), llegar a un montón de gente e, incluso poder vender más… Pereza absoluta y, sinceramente, pocas ganas de ponerme con ello. Lo siento por los que me estáis pidiendo un modelo fácil para poder adquirirlo en eso que tanto gusta subrayar pero os informé que, al menos con mi lector de ebooks, también puedo subrayarlo. Y eso que yo soy de los que sigo comprando en papel aunque, al final, también estoy optando por comodidad (y falta de espacio en casa) por la versión digital de algunos libros.

No soy escritor profesional. No tengo necesidad de llegar a tropocientos lectores que, mientras están pendientes de comprar un móvil de última generación, deciden echar un vistazo a los libros que también tienen en Amazon. Me interesa mucho más el debate acerca de lo que escribo. Un debate que, al menos en este caso, vale 4 euros. El escarmiento que os he comentado en más de una ocasión con el primer modelo de “ofrecer gratis” mi primer libro. Ya si eso os lo repito pero, al final, es que ya cansa repetirme.

Por cierto, para todos aquellos que penséis que debería haber publicado el libro gratuitamente, me gustaría pediros que os ahorréis los mails. No voy a contestar a algo que, sinceramente, lo único que demuestra es que leéis muy poco lo que llevo diciendo en los últimos tiempos. Bueno, y un morramen considerable porque, al final, ha sido un esfuerzo lo que ha supuesto el escribirlo. Y, al menos con los que lo estáis adquiriendo, me llevo una sensación agradable porque sé que, aunque sea después de haber pagado esa pequeña cantidad, seguramente lo vais a leer.

¿Es malo publicar los libros de uno en Amazon? Pues va a ser que no pero, al menos a mí no me apetece seguir haciéndolo, por muchos “beneficios” que tenga el asunto. El mío espero, como mínimo, poderlo presentar en la librería de mi pueblo 😉

No he hablado de las condiciones laborales de los trabajadores, pero creo que algunos ya intuís que va en el pack de mis reticencias.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
6 Compartir
Compartir6
Twittear
+1
Compartir