No se obliga a nadie a leer este blog

Debe ser que con la edad me he vuelto, más aún si cabe, menos tolerante acerca de las tonterías que pueden llegar a decir las personas. No sé si ese cambio producido en obviar a determinadas personas y ponerme a explicar, de forma lo más pedagógica posible, determinado tipo de cuestiones para que les entre en su «caperol» es productivo pero, sinceramente, al igual que esto es mi blog y mi espacio personal de reflexión, me apetece expresar algunas cuestiones en voz alta.

Fuente: https://queretaro.quadratin.com.mx
Fuente: https://queretaro.quadratin.com.mx

En primer lugar lamento informar a aquellos que consideráis este blog un sucio lugar donde, de forma cansina, se repite la crítica a determinadas cuestiones educativas que hay la opción fácil de no leer el blog porque, que yo sepa aún no he contratado a ningún sicario que secuestre a vuestra familia y, a cambio de mantenerla con vida, os obligue a pasaros por el blog, comentar, intercambiar tuits en Twitter o comentar en Facebook. Prometo que acabo de revisar, de nuevo, mi cuenta corriente y en ningún lugar pone… «pago a sicarios por mantener o incrementar lectores». Y eso, por mucho que no queráis entenderlo, es la realidad. Uno lee lo que le apetece o lo que le puede aportar algo. Ponerse a perder unos minutos del tiempo de uno para leer cosas que no interesan o, simplemente, confrontar ideas que uno tiene como inamovibles que les puede generar una determinada acidez estomacal, no sale a cuenta. Bueno, a algunos nos interesan las opiniones divergentes pero, al igual que a vosotros, nadie me obliga a leerlas ni a estar de acuerdo con ellas. Eso sí, jamás se me ocurriría tildar a alguien con un determinado adjetivo si resulta que estoy perdiendo el tiempo leyéndole. No, mi tiempo vale demasiado. Como el de la mayoría.

También quería matizar que esto no es un medio de comunicación al uso, ni una ristra enumerada de investigaciones educativas avaladas por la Universidad o grupo de investigación X. No, se trata de una simple bitácora personal, en la que a veces dejo escribir a determinadas personas -que opinan igual o diferente que yo- pero que no deja de ser nada más que unas reflexiones que, en lugar de realizarse en una Moleskine y ser consultadas en ese medio, publico en internet. Y, al igual que uno pone fotos de gatitos o vídeos chorras que interesan más o menos, yo escribo sobre determinadas cuestiones educativas sobre las que intento hacerme una idea que, gracias al intercambio con personas que piensan igual o diferente que yo, son matizadas e, incluso por qué no, cambiada mi percepción. Algo tan chorra o poco chorra como los gatitos pero que, sinceramente, es sobre lo que me apetece escribir.

Por tanto no entiendo a qué viene esa negatividad con lo que escribo porque, sinceramente, nadie os obliga a leer ni una triste palabra de las que traslado a ceros y unos. Si queréis flagelaros, allá vosotros pero, por favor, dejad de decir gilipolleces acerca de si puedo o debo reiterarme en algunos temas porque, sinceramente, voy a hacer lo que me dé la gana. Algo que voy a seguir haciendo, con independencia de lo que opine nadie de los que lea estas incoherencias que escribo habitualmente o, de la cantidad de gente que siga pasándose por aquí.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link