Normas de uso del aula Abalar. Carta a los padres

El proxecto Abalar es como se denomina en Galicia al plan Escuela 2.0, con las matizaciones que han creído pertinentes en su aplicación y, que están diseñadas para ese entorno geográfico concreto. Vía @Juancarkit, me entero que circulan las siguientes normas de uso del aula Abalar y, no me puedo resistir de colgároslas. No se muy bien si se trata de una broma o de una situación real, pero en caso que se trate de lo segundo, y que este tipo de carta a los padres sea habitual, más vale que se lo hagan mirar. No voy, ni tan sólo, a comentar ningún punto de los que especifica, y dejo a vuestra opinión esta «iluminada» carta.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

8 Comments
  1. ahahahahah!

    pero se puede estornudar, escupir, orinar sobre el ordenador!

    manda güebos!

    esto es un documento ‘oficial’ de la consejería o una carta ‘al uso’ de algún instituto como alguna de las que hemos tenido el hilarante placer de leer por el Oriente Español?

  2. Tienen pinta de ser de algún colegio (habla de niños) y seguramente después de alguna trifulca por algún desperfecto que algún padre no le habrá dado la gana de reconocer, o con algun profe desordenado que dejará el aula hecha unos zorros. Desde luego, podrían haberla redactado con un tono más amable y menos prusiano. Las normas en sí son de sentido común. Yo no he podido evitar que los niños chupen el micro de los auriculares mientras trabajan en el ordenador, ni que mordisqueen el cable del mismo hasta cargárselo. La vida media de unos auriculares en un colegio de Infantil y primaria es de quince dias (comprobado). Me extraña que no hayan añadido esta 😉

  3. Me parece correcto. No se trata de una carta de invitación ni otro tipo, es una redacción de normas a seguir… sucinta y expresa. Quienes hemos ejercido la docencia conocemos el alboroto que se forma en las filas, el desorden en la recogida y entrega del material, la típica frase de «yo no he sido» o «no sé quién ha sido» cuando se detecta la ausencia de material o los desperfectos que sufre… ¿Qué tonterías son estas?.

    Hartos, con razón, de la nueva tiranía ejercida por alumnos y padres contra los docentes, y por el descuido y maltrato de los útiles para trabajar en el aula, me parece que el respeto por los semejantes -compañeros y profesores- y por el material de clase, es imprescindible. Lo menos que se puede hacer es establecer unas normas de uso, claras y precisas, que responsabilicen a los padres del comportamiento de sus hijos de forma casi contractual, porque no hablamos tampoco de cajas de plastidecor, sino de cosas que valen caras y para las cuales el colegio dispone de un presupuesto o una dotación limitada. Privar a quienes trabajan de forma adecuada de un material porque haya otros alumnos que no lo hacen y lo estropean, eso sí que es una injusticia y una bajeza.

    No confundamos la cordialidad y la cercanía entre profesores, alumnos y padres, el cambio de los antiguos métodos que nadie aprueba, con el cachondeíto y el «no pasa ná», porque sí que pasa.

    Mis alumnos me tuteaban y en clase había un trato amable e incluso diría que fraternal-cariñoso, sus padres me tenían siempre disponible, pero las normas eran conocidas, asumidas y respetadas por todas las partes y, en definitiva, pienso que gracias a ello todos éramos felices en nuestro puesto e imperaba el entendimiento y el buen ambiente.

    Educar es la función de los padres, y los docentes somos una extensión de ello, no los sustitutos. Yo paso de educar a padres, y por supuesto de asumir la función de los mismos cuando éstos no la ejercen. Que cada palo aguante su vela. Cualquier otra actitud… en fin, personalmente me parece demagogia y buen rollito de saldo.

  4. Me imagino que los ordenadores deben ser del centro escolar, no como en Catalunya, donde el netbook es personal. Si no, no se entiende que no se pueda pintar ni se le pueda pegar nada… Si es personal, es como la carpeta escolar, se puede personalizar. ¡Qué aburrimiento!
    En cuanto a la normas sobre el orden, creo que deben haber tenido malas experiencias en este centro, como apunta Guido. De todos modos, mezclan aquí normas que no tienen nada que ver con el uso del ordenador (comer?, correr?, mojar?-¿se mean en clase?).
    En cuanto al ordenador de aula y la pantalla digital, creo que las normas son correctas.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link