Nos hacemos viejunos

Nos estamos haciendo mayores. Estos días se cumplen los aniversarios de algunos de los blogs que, por suerte, siguen alimentándose o, simplemente, siguen existiendo en formato atemporal en la blogosfera educativa. Más de una década disfrutando de algunos de los mejores blogs que, curiosamente, jamás se plantearon su creación bajo el paraguas de la difusión de egos o el simple hecho de hacer caja gracias al número de lectores que podían llegar a tener. Sin ir más lejos me he dado cuenta que a este blog le queda poco para cumplir esa década en la que, lamentablemente, he visto cambiar a las redes educativas para reconvertirse en territorios comanche donde algunos vándalos se empeñan en cambiar el debate por el típico insulto personal. Es lo que tiene quizás el haber envejecido mal. Y no lo digo por ellos. Lo digo por mí. Ni me reconozco en ocasiones cuando leo mis tuits del principio ni, por desgracia, tampoco lo hago cuando leo alguno de esos posts en los que iba desgranando herramienta tras herramienta y compartiendo maneras de hacer webquests, recopilando materiales de mi asignatura o, simplemente, hablando en positivo sin matices del uso de las TIC. Es lo que tiene la juventud 2.0. Por cierto, ¿os acordáis que todo era 2.0, PLEs y colaboración desinteresada? ¿Os habéis dado cuenta que nadie era más que nadie en esa época en la que todo esto eclosionó? Es que todo cambia y, a veces, a peor. Bueno, seguro que es solo mi opinión así que no me hagáis mucho caso.

Fuente: http://discentia.blogspot.com.es

Recientemente también se cumple la XII edición de los premios Edublogs. Yo estaba, al igual que muchos otros (algunos de los cuales han desaparecido de las redes y, lamentablemente, otros de todas partes), ilusionado en participar en algo que pretendía convertirse en una manera de conocer nuevos blogs. Un espíritu que, quizás no se ha perdido del todo en este caso pero que, por el motivo que sea y por la contaminación de la profusión de premios educativos de los últimos tiempos otorgados por entidades muy poco educativas, ha hecho que ya no cuente con la relevancia que tenía. Antes en Twitter no había dos tuits en los que no se mencionara el asunto. Ahora es todo mucho más interesado. Creo que, quizás, el compañerismo se ha ido perdiendo a la par que algunos han empezado a hacer negocio. Quizás el cambio de rumbo lo marcó César  Bona y el que algunos vieran que era posible sacar tajada de algo que hacían por altruismo. Quién sabe.

No existían los influencers ni los innoeducadores. No había tanto espectáculo de luces de colores. No existían las asociaciones cerradas porque todo el mundo podía participar en las mismas. Muchos proyectos se abrían a cualquier docente interesado en participar (Callejeros Viajeros, Poesía eres tú y muchos otros de los que ahora no me acuerdo) Incluso hubo, en esos primeros momentos de euforía del dospuntocerismo una iniciativa que, gracias a Pedro (@pvil), convirtió a la mayoría de los que entonces poblábamos la red en seres potachovizados. Estoy convencido de que si la idea se diera en la actualidad, habría alguno que querría sacar tajada. Es que hacerse mayor y observar la deriva de ciertas cosas hace poder estar bastante seguro de algunas cosas. Y entre ellas que, como sucede con la expansión de las empresas que están apostando por la educación para sacar beneficios al ser un mercado de negocio suculento, también aparecen los que quieren llevarse lícitamente algunas migajas de lo anterior. El problema es que para algunos esto no era así.

Echo de menos los artículos diarios de Educ@contic y sus viñetas quincenales perpetradas por @potachov. También me preocupa haber visto en qué se han convertido algunos de los que empezaron conmigo en esto y que, ahora por motivos ignotos, han acabado vendiéndose al mejor postor cambiando completamente su ideología. Quién les ha visto y quién les ve. Quizás ya es lo que querían en un principio. Dejadme tener la ilusión porque esto no fuera así.

Ahora ya son pocos los docentes jubilados (cuando empezó todo esto en activo) que aún siguen creyendo en la Educación en mayúsculas al margen de qué pueden sacar diciendo o haciendo algo. Un EABE cada vez más descafeinado pero que aún sigue siendo un lugar de referencia para gratos recuerdos. Algunos compañeros nuevos que han aparecido en la red para hacernos reír, pensar e, incluso, plantearnos muchas cuestiones desde un punto de vista mucho más serio que antes. Todo no puede ser malo pero, la verdad es que, al igual que desaparecieron los heavys y punks de nuestras aulas, también me preocupa la cantidad de personajes de camisa y corbata que, de forma más o menos encubierta, están acabando con todo aquello que costó tanto construir. Y lo que realmente me preocupa es que algunos de esos personajes antaño eran de otra manera y hacían las cosas, sin pensar como ahora, qué podían sacar de ello.

Seguro que todo esto no es más que una pataleta de alguien que ve cosas que, quizás antes existían pero se negaba a ver. Quizás es que, como he dicho al principio, algunos nos hacemos viejunos de la peor manera posible. Quién sabe.

Algunos ya empezamos a contar batallitas. Eso es síntoma inequívoco que nos vamos haciendo mayores ;)
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Gracias Jordi por esta entrada y por la imagen de potachovizados. Soy uno de los que ya han cumplido los 10 años con su blog y que además ya está jubilado, pero que sigue alimentándolo con noticias y enlaces de interés educativo, aunque como tu muy bien dices los tiempos han cambiado mucho y ahora me es más cómodo mantener un grupo en Telegram para difundir lo que voy leyendo. Muchas gracias por todas tus aportaciones al mundo educativo con tecnología y al mundo educativo en general.

    1. Hola Celestino. Tu comentario me ha hecho enterarme que te habías jubilado. La verdad es que no lo sabía. Ya sabes que para mí has sido siempre una inspiración con tu blog (de los primeros que empecé a seguir cuando abrí éste) y coincido, como bien sabes, en que los tiempos están cambiando por motivos obvios.

      Muchas gracias a ti por todo lo que nos has y estás dando en las redes. Por cierto, yo lamentablemente he desinstalado Telegram porque, al final, todo lo que se hace en contextos «privados» no me acaba de llenar. Es lo que tiene irse radicalizando con la edad 😉

      Un abrazo de otro potachovizado.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link