Noticias educativas que quizás se os habrán pasado por alto (vol.IV)

Hay un refrán que dice que no hay dos sin tres. Pues bien, en este caso, no hay tres sin cuatro. Sí, ya es el cuarto volumen de noticias educativas que han ido mediatizándose los últimos quince días y que, quizás, se os pueden haber pasado por alto. Un modelo de artículo que me sirve para resumir lo que ha dado de sí la quincena y poder vislumbrar ciertas cuestiones que, no por banales o banalizables, aunque no lo sean, dejan de tener su importancia para la educación. Se venden muchas cosas, se viralizan otras pero, al final, todo lo que llega al ciudadano -sea profesional o no del ramo, tenga hijos o no en edad escolar, etc.- viene siempre delimitado bajo el punto de vista de un medio de comunicación, alguien con interés en el tema y, cómo no, dando tal cantidad de titulares amarillistas interesados que hace que mucha gente se quede con el mismo. Por tanto, vayamos pues a la disección de algunas de esas noticias educativas desde la perspectiva de alguien cuyo interés económico es nulo (una de las ventajas de ser funcionario) y sin tener que limitarme a hablar desde una determinada ideología (no, no me van los sesgos ideológicos aunque, a veces, todos tengamos el nuestro).

Fuente: Fuente: http://avantic.es

Voy a empezar, si me lo permitís, por la última que ha llegado a mis manos. Sí, la triste noticia de otro catequista que pagamos con dinero público y que obliga a los alumnos a aumentar su horario lectivo por decreto vaticano, que ha vuelto a decir que la homosexualidad es una enfermedad. No es algo extraño porque, seamos sinceros, la doctrina de los que imparten ideología viene muy marcada por su organización. Una organización religiosa que considera lo anterior, habla del aborto como un delito más grave que la muerte de cientos de miles de personas en algunos países por estar en guerra y, cómo no, gestiona gran cantidad de centros educativos cuyo personal y costes de mantenimiento pagamos entre todos. No, la afirmación del catequista no está descontextualizada porque, por mucho que en ocasiones se frenen, es lo que piensan los que imparten esta asignatura en los centros educativos. Si no fuera así no hubieran sido nombrados a dedo por el obispado. Queda mucho por hacer pero, en primer lugar -y ya sabéis que no soy nada revanchista- debería apartarse a este señor de las aulas, llevarlo ante un juzgado por delitos de homofobia (penado por ley) y, en caso de ser declarado culpable, procurar que no volviera a acercarse a ningún lugar donde hubiera menores. Menos aún si ese acercamiento se da con dinero público.

Continúo, cambiando de tercio, con el examen de competencias básicas que se ha realizado hace poco en Cataluña. Un examen donde curiosamente, en la parte de castellano (sí, por mucho que algunos no se lo crean, los alumnos catalanes también estudian castellano y acaban sus estudios sabiéndolo hablar a nivel bilingüe) se pedía responder a unas preguntas tipo test sobre un texto de César Bona (¡coño, tenemos personaje mediático hasta en la sopa!) muy interesado y que, curiosamente, defiende las tesis de Escola Nova 21 (esa organización que está tras la privatización de la escuela pública catalana y avalada por La Caixa) en referencia al proceso de enseñanza. Y si lo anterior lo completamos con la redacción acerca de «qué es para ti un buen profesor» ya tenemos el sesgo necesario para apuntalar una manera de entender la educación. Un examen con dos preguntas muy relacionadas ideológicamente dicen mucho de las pretensiones de quienes lo han redactado y de la administración que lo ha puesto para los alumnos. Es fácil de entender. Muy fácil.

Relacionado con lo anterior tenemos a David Calle que ha quedado entre los diez finalistas del Global Teacher Prize. A nivel de centros nadie tiene ni idea de eso porque, sinceramente, hablando con compañeros hay muy pocos -salvo los que me leen- que sepan de qué va el asunto pero, a nivel mediático tiene su importancia. El problema, como digo siempre, es pretender dotar de entidad a algo que, por desgracia, tiene muy poco que ver con la educación real que se da en el día a día de nuestras aulas aunque ya sabemos que eso no vende. Eso sí, no me disgustaría nada que ganara porque, como he dicho en más de una ocasión, me parece un buen tipo que ha dicho siempre claramente cuál era su intención (la de ganar el premio y por eso se presentó) y que no pretende dar lecciones a nadie. Eso sí, yo no quiero ratios de 700000 alumnos.

Me ha sorprendido también la noticia (aunque parece que ahora hayan reculado desde Conselleria) que hablaba del cierre de un instituto público de la ciudad de Valencia y el traslado forzoso de todos sus alumnos y docentes a otros centros de la localidad. Con el déficit de centros públicos que hay en Valencia que obliga a muchos padres a escoger centros concertados por no existir suficientes plazas públicas no se entiende dicha decisión. Menos aún para ubicar una Escuela Oficial de Idiomas (que no por ello deja de ser necesaria por estar saturada la única que hay). Creo que lo lógico es crear nuevos centros públicos en la ciudad antes de seguir permitiendo la sangría incesante de alumnos hacia centros de gestión privada por falta de oferta pública. Ya sé que no interesa crear centros públicos porque la concertada perdería todo su sentido y acabaría cerrando pero, la verdad es que no entiendo que un gobierno que se autodenomina «socialista o de izquierdas» (hay coalición) haga lo siguiente. Bueno, tampoco entiendo la cesión de terrenos públicos a una Universidad privada que va a construirse en el Cabanyal por parte del mismo alcalde que criticó abiertamente la cesión de terrenos públicos del PP para centros concertados. A menos que (…). En Madrid, por cierto, también cierran otro instituto público. Debe ser lo que se denomina mejora de los resultados económicos de los centros afines a uno.

Otra noticia también de mi tierra de acogida es la redistribución de 20 millones de euros sobrantes del programa XarxaLlibres a gastos de funcionamiento de los centros educativos. Resulta curioso que la mayoría de centros concertados de la Comunidad hayan renunciado a ese dinero y obligado a sus alumnos a comprar vía el propio centro los libros de texto. ¿Tendrá algo que ver con la posibilidad de hacer negocio con ello? ¿Puede ser debido a otra cuota ilegal más que permite, aparte de financiar en B a los centros concertados, filtrar al alumnado por ingresos económicos de sus padres? La verdad es que, como mínimo, resulta muy sospechoso el tema.

Y, finalmente, dos noticias que las voy a incluir en pack por muchos motivos. La primera va acerca de la oferta de títulos universitarios por parte de Pearson. Nada nuevo bajo el Sol porque en España tenemos una Universidad -la VIU de Valencia- que posee el grupo editorial Planeta y ya ofrece, desde hace tiempo, títulos universitarios. Y la segunda, para aquellos amantes de la programación o de Finlandia, simplemente comentar que allí, por lo que se ve, enseñan a programar sin ordenadores 🙂

Ya sabéis, eso sí, que si encontráis alguna noticia que se puede haber pasado por alto lo podéis poner como comentario, enviarme un correo o, simplemente, mencionarlo en un tuit o una publicación de Facebook.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link