Opinadores educativos

Hoy se presupone que el Consejo de Ministros va a analizar las propuestas de la futura Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). No tengo muy claro si de la reunión de hoy va a salir ya un articulado legislativo o, simplemente, van a sacar un par de globos sonda para tenernos distraídos unos cuantos meses más. Estas propuestas las tenemos disponibles en la página web del Ministerio desde mediados de Julio. Y, es curiosamente estos últimos días cuando empiezan a aparecer tertulianos a tutiplén hablando de sus virtudes o sus defectos. Unas virtudes y/o defectos, aumentados o minimizados, en función de la ideología del opinador de turno. Opinador que, por cierto, utiliza argumentos maravillosos y surrealistas para defender sus tesis.

Lo de ayer se lleva la palma. Decenas de artículos, tertulias radiofónicas e, incluso televisivas, donde analizan unas propuestas que, a la vista de la lectura que hice en su momento del anteproyecto, dan la sensación que ni tan sólo han visualizado su portada. Llega un momento en que uno se plantea si lo que ha leído lo ha leído realmente o se trata sólo de algo que soñó en su momento. Una pesadilla que no tiene nada que ver con la propuesta real del gobierno. Una pesadilla que, los medios más afines al gobierno se encargan de reconvertir con sus opiniones en la gran Ley que va a salvar a toda la sociedad del analfabetismo a la que se hallan sometidos sus retoños. Una ley que, según ellos, va a paliar todos los errores que llevan cometiéndose en Educación en nuestro país desde la implementación de la LOGSE.

Pero no es sólo lo anterior. Hay muchos medios que dan la versión contraria. La del desastre que supondrá una nueva ley educativa. Se potencian en este caso versiones igual de falsas que en el caso anterior. Versiones que no tienen nada que ver con la propuesta de ley que se ha publicado. Unas versiones basadas en posiciones políticas contrarias a todo lo que haga el gobierno. Igualmente triste que lo anterior.

Y muchos caen en el error. En el error de opinar sobre algo que no han leído. En el error de opinar sobre algo que les han dicho sus opinadores y que ellos se encargan de transmitir a sus conocidos. El boca a boca tergiversado y peligroso. El boca a boca que puede dar lugar a afirmaciones auténticamente increíbles. Afirmaciones que muchos dan por buenas. Afirmaciones que se convierten, para muchos, en la propuesta de ley que no van a dedicar ni un minuto de su vida a leer. Afirmaciones que se creen personas de cualquier condición social y cultural. Afirmaciones que, en el caso de esta propuesta colgada en la red y de acceso público, ni tan sólo muchos docentes son capaces de cuestionar.

La situación es demencial. Da la sensación de que la sociedad no tiene ganas de conocer nada. Que ya tiene unas ideas prefijadas sobre cualquier cuestión previa a su conocimiento. Que juzgan antes de cometerse el delito. Que se atreven a discutir sobre algo de lo que no tienen ni pajolera idea (y que, por cierto, a la mayoría de ellos tampoco les interesa).

Cada vez tengo más claro que quien controle los medios de comunicación puede influir sobre las percepciones de «hechos objetivos y objetivables» que tenga gran parte de la sociedad. Estamos en un país poblado de consumidores de información sesgada. Estamos en un país donde la principal asignatura pendiente es la del necesario desarrollo del espíritu crítico de sus ciudadanos. Un espíritu crítico que, a pesar de ser siempre subjetivo por diferentes cuestiones, va a permitir que las opiniones que se consuman y distribuyan puedan estar un poco más fundamentadas.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

    Deja un comentario

    EDUENTERTAINMENT

    Cuando la Educación se convierte en espectáculo

    En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
    close-link