Orgullo de profe

A cada día que pasa estoy dando una mayor libertad a mis alumnos en el aula. No solo eso. Estoy planteando un modelo de clase que, al final y por suerte, me permite disfrutar cada vez más de mi trabajo. Quizás, como he dicho en más de una ocasión, tan solo pueden ser ventajas eso de impartir una asignatura que no tiene pruebas externas de ningún tipo. O, a lo mejor, es que cada vez responden mejor la mayoría de los chavales ante determinadas «propuestas» a las que jamás en mi vida se me ocurriría tildar de innovadoras porque, al final, lo innovador da la sensación que sea algo para poner más requisitos a algo que se debería hacer con mucha más libertad.

Fuente: ShutterStock

Es por ello que, después de ver ayer como exponían delante una cámara determinados alumnos de cuarto de ESO y primero de Bachillerato, exponiendo un par de proyectos en los que participan, no podía menos que ponerme nervioso y alegrarme a posteriori al ver cómo estaban capeando el asunto. Hablar delante de una cámara no es fácil y, menos para explicar qué han hecho, están haciendo o van a hacer. Creo que estaba más nervioso yo que ellos. Y lo superaron con creces. Bueno, os he hablado ya de esos fantásticos alumnos que me montan impresoras 3D, se encargan de su mantenimiento, trastean con Arduino o, simplemente, buscan soluciones para montar determinados robots en los que el manual de instrucciones dista mucho de parecerse a nada de lo que tienen (ni a nivel de piezas ni ensamblaje). Sus habilidades son bastante mejores que las mías. Eso sí, al final acabamos aprendiendo todos.

También me gusta ver cómo los alumnos más pequeños trastean con Scratch, usan programas de edición gráfica mejor de lo que lo haría yo o, simplemente, acaban haciendo proyectos muy básicos que acaban saliendo bastante bonitos. Al menos mejor que los que hubiera hecho yo con su edad. Os voy a reconocer que, a pesar de llevar dos décadas dando clase de Tecnología y, empezando mi carrera laboral en esta profesión, con Formación Profesional, no se me daban demasiado bien las actividades manuales de pequeño. A base de trabajo he conseguido ir aprendiendo. A base de trabajo e irme encontrando con alumnos de los que he ido aprendiendo. Ya, ahora seguro que me venís alguno con que no todo es tan maravilloso… claro que no. Hay alumnos que no funcionan de ninguna manera en el aula, otros totalmente disruptivos y algunos a los que les importa una mierda cualquier cosa que puedas hacer con ellos pero, he de reconocer que, con suerte, el porcentaje de los que he ido teniendo no ha sido muy apreciable.

No puedo vender lo que hacen mis alumnos ni mediatizarlo más allá de un tuit porque el objetivo no es ese. El objetivo es disfrutar dando clase, ver cómo trabajan algunos y se defienden. No es solo lo de este año. Son ya muchos años en los que han hecho cosas fantásticas. No puedo enumerarlas aquí porque no es el objetivo pero reconozco que, a pesar de tener mucha suerte, he conseguido que los chavales aprendieran algo. Quizás no en la proporción que debieran, quizás cosas que no sean muy «curriculares» o, quién sabe si tampoco no ha sido todo un subterfugio personal para pasármelo bien en el aula. La verdad es que no tengo ni idea pero, lo que sí que tengo claro es que, más días que menos, tengo ese orgullo de profe por mis alumnos. Y hoy quería decíroslo.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment
  1. Fantástico, Jordi.Continúe así, dándoles la palabra y la capacidad de acción, sin dejar de orientarlos cuando haga falta. Buen fin de semana!!

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link