Os recuerdo que esto es… un simple blog

Esto que estáis leyendo, y sé que me repito más que la fabada, es un simple blog escrito por un docente, con unos veinte años de experiencia a cuestas, al que le gusta leer todo lo que cae en sus manos sobre temas educativos. No es un blog para promocionar productos o libros. No es un blog para emitir verdades absolutas. No es una plataforma gestionada ni dirigida por nadie con intereses ocultos. Es, simplemente, una bitácora personal que, en lugar de estar sujeta al típico candado, se abre para compartirse con todos vosotros y donde, mayormente, hablo sobre temas educativos. No hay trampa ni cartón. Ni necesidad de aceptación de mis argumentos. Ni, muchísimo menos, necesidad de morderme la lengua para poder trabajar en lugares alejados del aula, dar charlas o vender egos. No se trata de eso. Se trata de redactados incoherentes en abierto. De ideas. De matices. De (…).

Fuente: Fotolia CC

Cada cierto tiempo toca recordar lo anterior porque hay algunos que quieren dotarme de poder que no tengo, objetivos que desconozco o, simplemente, desconocen que mi trabajo principal es dar clase y no evangelizar nada ni a nadie. Nunca me lo he planteado. Jamás me he planteado influir sobre nadie porque, doy por supuesto, que el personal tiene muy claro lo que quiere y va a defenderlo. Y no, no gano ni un euro con este blog más allá de cubrir los gastos del mismo con una publicidad de quita y pon o, simplemente, con algún regalo que tienen a bien facilitarme algunos lectores de mismo (en formato libro, invitación a café o similares). No, no es un modelo de negocio. Ya veis que hay muchas cosas que esto no es. Y muchas más que deberían quedar bastante claras a aquellos que, en un momento determinado, les llegó alguno de mis artículos a sus manos, intercambiaron cuatro palabras por las redes o, simplemente, supieron de esto porque alguien les comentó algo que, por desgracia, nunca leyeron y se permitieron opinar sobre esa lectura que no hicieron más allá del título.

La verdad es que me preocupa que alguien confunda conceptos. Que se tenga en más alto valor algo que no tiene per se ningún valor más allá del que quiera uno otorgarle. Un simple libro abierto, incoherente y sin ningún tipo de final a medio plazo que sirve para consumo personal y gracias al que aprendo con todos vosotros. Sí, aprendo con quienes discrepáis o coincidís. Y sí, aunque no os lo creáis, aprendo más de los primeros. Eso sí, a veces alguno se pasa de frenada y comenta por el simple hecho de demostrar su incapacidad para cualquier debate productivo.

Debería haber más docentes que se cuestionaran ciertas cosas en abierto. No porque sean buenas o malas o, tengan esa validez desde mi punto de vista. Es interesante porque hablar sin cortapisas genera mucha satisfacción. Eso sí, no esperéis llegar a determinadas asesorías, que os llamen para determinadas ponencias o salgáis en determinadas listas de blogs guays, hechos por aquellos que se retroalimentan en su necesidad de competir en decir cosas que ahora venden muy bien de forma muy edulcorada. Decir lo anterior también es sano, pero mejor hablar de cosas en las que uno cree sin pensar en qué beneficios o perjuicios va a sacar de lo anterior. Lo hace todo mucho más interesante. Os lo digo con conocimiento de causa.

Podría decir que voy a enmendarme y plantear un nuevo formato que permita quedar bien con todo el mundo, opinar sólo aquello en lo que nunca pueda pillarme los dedos o, simplemente, llevar el repelente asociado a la tecla de publicación para ahorrarme darle en determinados momentos pero, sabéis qué, no soy así y sería otra persona. Me gusta ser como soy, creo que vale la pena haber llegado a ser así y, por suerte, quienes me conocen realmente ya saben que digo habitualmente lo que pienso.

Un blog más, dentro de una blogosfera que, por desgracia, se va convirtiendo en puro merchandising, en el que, día tras día me lo paso bien escribiendo, contestando a vuestros, siempre interesantes comentarios y, cómo no, conociendo a muchísima gente. Algo que ha valido y vale mucho la pena.

Disculpadme por recordaros la obviedad de las líneas anteriores pero, ya sabéis que conviene, en ocasiones, repetir las cosas bajo el riesgo de hacerse pesado, por si alguien aún no se ha enterado.

Aprovecho este post para incentivaros a que os creéis un blog. Vale muchísimo la pena. Y no, no vale decir que no tenéis tiempo para escribir cada cierto tiempo algo 🙂
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Gracias por seguir compartiendo. Es un placer poder disfrutar de este magnífico diario en línea.

    Comparto eso que nos transmites en esta entrada sobre el merchandising en que se ha convertido la blogosfera, aunque por suerte quedáis mucha gente que sigue construyendo este mundillo on line como un espacio público para intercambiar opiniones y experiencias.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link