¿Otra educación es posible?

Está de moda últimamente el hablar del tipo de educación que damos a nuestros niños  en las escuelas e institutos. Es verdad que los métodos que se siguen hoy, son muy parecidos a los que se usaban hace 30 años. El profesor explica un contenido, el alumno escucha y copia, y al cabo de unas semanas hace un examen donde tiene que empollar lo dado hasta el momento y “vomitarlo” en un par de folios. Y sí, es un poco triste que hayamos evolucionado tan poco.

Fuente: WhatsApp

Yo, evidentemente, estoy de acuerdo en este pensamiento. Me gustaría que los alumnos no se sintieran tan agobiados, tan tristes a veces, tan alejados de una escuela que les aburre su cotidiana existencia. Para mí sería bonito que los profesores utilizaran metodologías creativas, más participativas, donde el aprender fuera algo estimulante, enriquecedor y sobre todo, unido a la realidad.

A mí mismo (soy profesor de mates), me gustaría poder introducir el cubo Rubik en mis clases, el ajedrez, enseñar tucos de magia donde la matemática es la base, estudiar métodos alternativos de cálculo como el ábaco, enseñar geometría desde la manipulación…, y una innumerable cantidad de actividades que se pueden hacer en los diferentes temas.

Pero, ¿cuál es la cruda realidad? La cruda realidad es que cuando afrontas un curso, tienes por delante una serie de contenidos curriculares (léase temas del libro) que sólo de verlos, hasta tú mismo te echas para atrás. Y te das cuenta que si no los cumples, te quedas fuera del sistema. Sí, porque si al año siguiente el alumno no los ha adquirido, no va a poder adquirir los del año siguiente, y así con los del siguiente etc… hasta llegar al “megaimportante” curso de 2º bachiller curso en el que como te dejes un tema e impidas que el alumno no saque buena nota en el selectivo, tienes un problema, porque eso sí, lo importante es entrar en la carrera.

¿Qué margen nos dejan a los profesores para hacer cosas nuevas, imaginativas y distintas, que hagan de la educación algo interesante apetecible? Escasísimo.

Bajo mi modo de entender, lo primero que habría que hacer es rebajar y sobre todo, actualizar los contenidos. ¿Qué sentido tiene que le enseñe yo el algoritmo de la raíz cuadrada a un alumno si apretando una tecla en la calculadora obtiene el resultado? Pues así muchos otros conceptos, y lo mismo pasa con el resto de asignaturas.

En 2º lugar habría que reducir asignaturas. Es imposible que el alumno se pueda enterar de lo que está estudiando si lleva 12, 13… asignaturas.

En 3º lugar se deberían hacer las carreras con una mayor carga didáctica, y menos conceptual (de la carrera de matemáticas, sólo me ha servido para ser profesor un 5% de ella, y no exagero), dotando a los futuros profesores de una verdadera formación que les permita dinamizar las aulas y enseñar “de otra forma”, que al final es de lo que se trata.

Y por último se debería cambiar el concepto tan competitivo que se tiene de la educación, donde el fin último es poder sacar cuanta más nota mejor y así poder estudiar una carrera.

No puede ser que haya tanto profesional que no le gusta lo que hace, pienso en los médicos, enfermeros, profesores que no tienen vocación… y que ahí están porque tienen un buen sueldo.

Pero lo principal, repito, es que se actualice y reduzca mucho el currículo, permitiendo al profesor usar el tiempo en sus clases en actividades mucho más bonitas, creativas y atrayentes.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Javier Gallart

Soy profesor de Secundaria, de Matemáticas. Inquieto por naturaleza. Me gusta ser activo en mi profesión. Dialogante, que no discutidor. Disfruto con tertulias sobre educación y otros temas (leáse política, fútbol...). Soy corredor de montaña y me encanta la naturaleza. Alto y flaco (bueno, eso dicen).

11 Comments
  1. Estoy de acuerdo contigo en el mensaje principal del artículo, que nos vendría bien una reducción de los contenidos del currículo obligatorio. Al menos en matemáticas. Y que enseñen las integrales en la universidad; no veo qué problema hay.
    De todas formas, algunos comentarios:
    – Esta es una variante sencilla del método «tradicional» que tiene pruebas de que funciona: https://3starlearningexperiences.wordpress.com/2018/05/01/direct-instruction-gets-no-respect-but-it-works/
    – El algoritmo de la raíz cuadrada no es obligatorio enseñarlo desde hace mucho. Y, que yo sepa, casi nadie lo enseña.
    – Con el máster del profesorado ya se ha aumentado la carga didáctica de los que se quieren dedicar a la docencia. Lo que sí señalan muchos expertos es el escaso dominio que tienen los maestros de algunas materias, como matemáticas.

    1. El algoritmo de la raíz es un ejemplo.
      Conozco el máster, y tengo alumnos de prácticas conmigo. Se ha avanzado bastante en esa dirección, pero te aseguro que con un año de máster y mes y medio de prácticas, la primera vez que entra un profesor en el aula es como si entrara en una habitación a oscuras.
      Sigo pensando que es necesario que en las carreras donde cabe la posibilidad de acabar como docente, debería haber al menos, un itinerario para el futuro docente en esa materia, reduciendo mucho los contenidos teóricos y aumentando los didácticos.

      1. Hacer itinerarios enfocados a la docencia en secundaria me parece buena idea. De hecho ya lo había en la carrera de matemáticas de Granada cuando estudié y creo que los sigue habiendo.
        Supongo que habrá quien se dedique a investigar sobre los contenidos del máster del profesorado en las diferentes universidades españolas. Este curso le pregunté a un alumno en prácticas sobre dos cuestiones que me parecen esenciales: teoría de la carga cognitiva y gestión del aula; ni idea.

  2. Muy buena opinion tambien me gustaria q cambie o se actualice la educacion que haya cambiio de mentalidad sobre q queremos para nuestras vida.
    Hoy los jovenes no saben lo q quiere solo aceptan lo q se presenta lo unico q pueden hacer la mayoria .

  3. No veo qué tiene de malo tener un buen sueldo y querer dedicarse a una profesión por ello. Me cansa el argumento de la vocación cuando luego estoy harto de ver docentes “vocacionales” con un alarmante déficit de algo que me parece mucho más importante: la profesionalidad. Si cuando nos tienen que intervenir quirúrgicamente nos preocupamos por la profesionalidad del cirujano y no por su vocación, no sé por qué en la docencia debe de ser diferente. Creo que el argumento vocacional esconde, en muchos casos, una coartada. Aparte de que no hay manera de saber si es cierto, excepto por la palabra del interesado, mientras que la profesionalidad está a la vista de todos y no hay manera de disimular la falta de ella.

    1. La profesionalidad de un médico para mí es, además de que sea un buen cirujano, que cuando venga a verme a la habitación me sepa tratar, que me dedique tiempo y que se preocupe de informarme y ayudarme en mi enfermedad.
      La profesionalidad de un profesor para mí, es además de que tenga unos buenos conocimientos, que sepa tratar a los alumnos, que intente darles una buena educación, y que sea capaz de que el tiempo que pasan en las escuelas y los institutos suponga para ellos algo atrayente y conectado con la realidad que les rodea.
      Y sí, es complicado evaluar la vocación, pero de una forma u otra, se debería premiar a los que la tienen y penalizar a los que no.

    1. ¿Secuestrar a Jordi? Jaja, a ese no lo secuestra ni su mujer (bueno, la única, jaja)
      He escrito unos pocos posts en su blog, y me siento súper honrado que me lo permita, y lo que sin duda dice mucho de Jordi, es que, desde la primera letra que escribí en ellos, me ha dejado completa libertad para expresarme.
      Gracias Jordi, por dejar que algunas de mis humildes ideas se paseen por tu blog y que puedan hacer pensar un rato a tus seguidores.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir