¿Para qué sirve tanto suspenso?

Da cierto reparo aceptar la invitación de Jordi de participar en este blog de y para profesores, siendo vulgar periodista. Así que tecleo a tientas aunque espero quebrar esa pared de cristal, que no techo, que entre mundos tan nobles, como la Educación y el periodismo, parece haber en ocasiones.

No sé si soy el primero –o el único– ajeno a la docencia que escribe aquí, pues mi experiencia docente es breve y esporádica, universitaria o no reglada. Entiendo que esta invitación llega por mi experiencia de 18 años al frente de la delegación valenciana del periódico Magisterio, semanario que desde hace casi 150 años informa al profesorado en España.

Me inicio, pues, compartiendo mi asombro: Casi un tercio de los alumnos arrastra asignaturas pendientes durante la ESO.

Fuente: http://www.nidnid.com
Fuente: http://www.nidnid.com

Vayamos más al detalle. Poco más del 40% de los chicos que estudian en los institutos públicos valencianos avanza con curso limpio. 44,6% en primero de ESO, 40,7% en tercero.

Reconozco las trampas. Hay autonomías con mejores datos que la valenciana –y peores–, he seleccionado centros públicos –con más suspensos– y sólo varones –las chicas aprueban más–. También que algo pasa si variables como pública o ser varón son sesgos negativos que repercuten de manera tan significativa.

Me asombra que el suspenso sea algo tan común en la enseñanza obligatoria. Contando chicos y chicas, los alumnos que van a curso limpio son minoría en los institutos (49,7% en primer curso).

En el fondo, no cambia mucho que en cuarto ya suba al 58% (52% sólo chicos).

No cambia mucho, porque la reflexión es la misma: ¿para qué sirve? ¿Qué utilidad tiene que ya a mitad de camino la mitad de chavales tengan dificultades? En una etapa, recordemos, obligatoria, de competencias básicas, que prepara para la vida. Porque además de las cifras, las dos opiniones imperantes, contradictorias, afirman a su modo que en lo que educamos no sirve para casi nada. Los Richard Gerver y demás, aquellos que afirman que educamos para un mundo que ya no existe. Por tanto, les suspendemos en cosas que tampoco hace falta aprobar para afrontar ese futuro que les espera… Eso sí, muchos alumnos se quedan bien pronto en el arrabal académico.

Por el contrario, digamos Los Pisistas, esos que defienden que hay que acercar la formación al empleo, tampoco están de acuerdo en lo que formamos hoy a la gente. Y en cualquier caso, alejamos las expectativas de titulación a estos chicos, invitamos al abandono y ni ellos, por tanto, lograrán ese personal cualificado que sus perspectivas economicistas esperan.

Poco dice tanto suspenso de la formación integral de la persona, porque estos vienen por cosas como análisis morfológicos o integrales, si se me permite simplificar.

Algunos verán las razones en la herencia de Primaria. Tampoco seré yo quien defienda la promoción automática, o juzgue los criterios y decisiones de evaluación de los docentes ¡No me atrevería! En definitiva, tenemos una obligatoria en la que la mitad de los alumnos ya tiene dificultades a mitad camino y además hay gran consenso, aunque sea por razones opuestas, sobre que les complicamos la vida para un objetivo erróneo. Sólo planteo esta pregunta: ¿qué tiene que cambiar? ¿Sistema o alumnos? Ya les descarto que nos vayan a repoblar los niños finlandeses.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Pablo Rovira

Delegado del periódico Magisterio en la Comunitat Valenciana. Redactor Jefe de Padres y Colegios y autor del blog.magisnet.com

5 Comments
  1. Buen artículo y buena reflexión. Solamente un apunte: las privadas tienen menos suspensos que las públicas porque tienen cierto márgen a la hora de aceptar alumnado y, en consecuencia, tienen una ratio mucho menor de casos con necesidades educativas especiales (no solo patológicas, también por ejemplo, alumnado recién llegado de otros paises sin conocer el idioma).

  2. Lo que se tiene que cambiar son los métodos de enseñanza. Por ejemplo las operaciones básicas matemáticas, se deben enseñar a partir de situaciones problemáticas reales, para que el alumno aprenda qué operación emplear para resolverlas y no iniciar con tareas de hojas y hojas de mecanizaciones, que el educando no sabrá cuál es la utilidad de ellas. Dra. En Pedagogía María Eugenia Cortés Guzmán (México)

  3. En la ESO no se hacen integrales. Lo que se enseña SÍ es útil para la vida “real”. Cosas como porcentajes e intereses son fundamentales para no meterse en situaciones económicas peligrosas de mayor (piensa en hipotecas o préstamos a intereses casi de usura que te conceden “en menos de 24 horas”).
    Estoy harto de enseñar a interpretar tickets de supermercado con descuentos como para volver a oir lo de “enseñanzas útiles para la vida” por gente que obviamente no conoce los curricula de secundaria.

  4. ¿Qué tal bajar las ratios y dar apoyo a los alumnos con dificultades con un profesor o dos adicionales en el aula? En Finlandia o en Alemania les funciona bien, no lo hacen con chavales con problemas de aprendizaje sino con todos. Quizá no podamos repoblar España con alumnos finlandeses, pero sí invertir el dinero destinado a enseñanza de una manera más racional para que llegue a lo más importante del sistema educativo, que son los alumnos y sus profesores/maestros. No se puede individualizar la enseñanza cuando a duras penas se puede poner cara a 200 alumnos antes de que se acabe el curso. También ayudarían aulas más amplias: la falta de un mínimo espacio vital provoca ansiedad entre los chavales, y un número menor de horas de clase: son los segundos de la OCDE que más horas calientan la silla, y de los que más deberes hacen. ¿A alguien se le ha ocurrido pensar que están saturados y quizá necesitarían menos enseñanza reglada y más actividades extraescolares como danza, teatro, deportes, música, arte…? Hay que revisar nuestros currículums ya y copiar lo que funciona en otros lugares de Europa, y del mundo. O nos resignamos.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir