Pastafarismo educativo

TenedorCrucificado_No puedo menos de sorprenderme de la facilidad con que se postulan cuestiones pedagógicas de amplio calado. Modelos educativos planteándose (o replanteándose) continuamente, estrategias de aprendizaje basadas en diferentes estudios o filosofías, mecanismos de desarrollo cognitivo, habilidades exigibles a todo alumnos para triunfar en la sociedad del futuro. En definitiva, postulados más o menos coherentes, por los que apuesta parte de la comunidad educativa para un diseño educativo que permita una mejora educativa. Una mejora educativa, por cierto, subjetiva hasta sus últimas consecuencias, y sin nada más que suposiciones para ser sustentada como necesidad.

Ello me lleva a pensar en si no estamos moviéndonos en contextos plagados de arenas movedizas. Si no estamos asumiendo una religión como dogma. Si no conviene invertir la pregunta. Si no conviene plantearse si lo que se está vendiendo no es algo poco científico que tiene más a ver con el corazón que con la razón. Si realmente no estamos haciendo lo mismo que con la religión. Si realmente no estamos implantando un férreo dogmatismo en cuestiones incontrolables por el cambio en las condiciones que se dan en fracciones temporales cada vez más pequeñas.

¿No estaremos planteando algo igual de válido que las creencias pastafaris? Creencias indemostrables, cuyo único objetivo es plantear una visión totalmente subjetiva de una realidad que es imposible de controlar (por muchos tests o pruebas esotéricas que le pongamos a la ecuación) ¿Realmente no existe un monstruo del espagueti volador, invisible e indetectable, creador del universo después de una gran cogorza que guía el futuro de la educación mundial? ¿Realmente alguien tiene evidencias fundamentadas y reproducibles de cambios metodológicos que representen, en contextos no controlados y homogéneos, una mejora exportable de esas praxis? ¿Realmente es tan sagrada y dogmatizable la educación para no ser cuestionada en todo momento? ¿Realmente, pongamos un caso extremo, ir disfrazado al aula no aportaría ese divertimento tan necesario para algunos que implica una mejor educación? ¿Quién lo garantiza? ¿Quién me garantiza a ciencia cierta, sin posibilidad de error, cuál es el mejor sistema para una mejora educativa?

No creo que nadie pueda contraponer objetividad a subjetividad en el ámbito educativo. Nadie debería hablar de datos objetivos, de realidades impepinables, de modelos fantásticos, de gamificaciones necesarias, de políticas educativas fiables. Nadie debería, pero muchos lo hacemos. Esa es la ventaja de la educación. La ventaja de tener todos la varita mágica, con visiones igual de válidas que las de cualquiera, pero con un quórum más o menos limitado de adeptos o creyentes.

La religión es el opio del pueblo, el postular sobre cuestiones para la mejora educativa… un simple pastafarismo.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link