Poder Canijo versus César Bona

Ya sé que, a estas alturas de la película educativa, criticar el modelo cesarbonista implica automáticamente no salir en la foto. Pero bueno, para aquellos a los que la foto se las trae al pairo, siempre es bueno exponer con toda la objetividad posible algo tan cuestionable como es el espectáculo en que se ha convertido la educación (sí, remarco lo de educación con minúsculas porque la Educación con mayúsculas se da en las aulas, con los alumnos, docentes y familias) en este país. No, no es exclusivo de este país pero, por desgracia, tenemos la manía de llevar hasta los extremos las modas educativas que observamos en algunos países de nuestro entorno.

Fuente: Fotolia CC
Fuente: Fotolia CC

Hoy ha habido un gran debate en las redes acerca de un programa de televisión denominado Poder Canijo (puede seguirse bajo la etiqueta #podercanijo en Twitter). Un reality donde determinados docentes van a hacer una especie de paripé delante de un grupo de alumnos que se van a dedicar a valorar su praxis. Nada, otro reality más para satisfacer a una audiencia que, una vez pasado el boom de Grandes Hermanos y similares, busca resarcirse de su inanición intelectual aprendiendo de los «mejores». Pozos de sabiduría en las ondas bajo un formato que, por desgracia, parece que no gusta a los docentes. Bueno, no debe gustar a los docentes con los que me rodeo porque, por lo visto, ya tienen algunos «personajes» apalabrados para que participen en el chiringuito 🙂

No me parece mal que haya docentes que quieran participar en el espectáculo. No me sorprende que, después de la mediatización de personajes como César Bona haya algunos que quieran emularlos. Coño, que es totalmente lícito pervertir la profesión para redescubrirse y sacarse unos eurillos. Eso sí, que no cuenten conmigo para que les haga la ola porque, para mí, lo anterior es poco menos que una perversión totalmente nociva para la mejora educativa. Pero qué le vamos a hacer, ni soy juez ni jurado. Cada uno que haga lo que le salga de la seta o zona testicular. Para algo hay libertad de decisión y elección.

No hay diferencias entre Poder Canijo y César Bonar (repito por milésima vez que no es una cuestión personal y sí lo que representa). Dos modelos que parten de un concurso mediatizado que han convertido -o van a convertir, en el caso de este superpoder televisivo- a unos personajes en dioses educativos. Envidia para algunos, asco para otros e indiferencia por parte de una gran mayoría de docentes.

El circo educativo está de moda y no va a pararse por muchos Changes que quieran montarse, escritos en un blog denunciando la situación o, manifestaciones en pelotas de hombres y/o mujeres untados de pintura roja (ostras, esto no iba para este artículo). Seamos coherentes y entendamos que hay gente que quiere vivir de otra manera y que, quizás, nuestro punto de vista acerca de lo que es educativo pueda ser totalmente subjetivo. Eso sí, procuremos no caer en la incoherencia de defender un modelo u otro porque nos caiga más o menos bien el personaje ya que, entonces, lo único que estaremos consiguiendo es que, algunos con muy buen sentido, se cachondeen de nosotros.

Sí a la libertad de elección. Sí a Poder Canijo. Sí a César Bona. Sí a todo lo que compre el personal de forma coherente porque, para incoherencias y caos, ya está el día a día de las aulas con las que nos reencontraremos muchos de nosotros mañana. Qué siga la fiesta…

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

19 Comments
  1. Aburres profundamente. No sabes cuánto. Parece que sueñas con César cada noche y que tienes sueños que recuerdas con mucha intensidad. Aburre tanto tu crítica vacía como tú falta de criterio para criticar. No tienes ni idea de cómo soy. No tienes ni idea de lo que hago. Pero en lugar de aportar algo a la sociedad te contentas con expresar tu frustración y tu falta de compañerismo en las redes. Menudo regalo para el mundo, tío… Poco se puede aprender de ti salvo que no sea el criticar por criticar. Aburres mucho, tío. Pero sigue con tu erre que erre buscando rellenar tu vida con la vida de los demás.

    1. Si te aburro tanto señor «anónimo» (aunque pueda deducirse por el redactado quién hay detrás del mismo por haberte otorgado un determinado nombre) te recomiendo que dejes de pasarte por aquí. Yo no me dedico a nutrirme del aburrimiento y, cuando algo me aburre soberanamente -salvo que sea obligación- cambio de tercio y me dedico a otras cosas. Supongo, por cierto, que el aporte social sólo viene de quienes hacen la ola a determinados «personajes» o muestran ambigüedad para quedar bien con uno u otro. Lástima que a algunos nos importe bien poco salir en la foto y que tengamos la posibilidad de expresar nuestros peros y desacuerdos con determinadas cuestiones.

      Otra cuestión es la de la frustración y falta de compañerismo en las redes. No creo que esté frustrado (quizás porque no me aburro tanto como tú leyendo a alguien que no me motiva) ni que sea un mal compañero de aula. Te recomiendo señor «anónimo» que te pases por mi centro. Siempre es bueno conocer lo que uno está haciendo incluso que no esté tan mediatizado ni sea tan mediatizable.

      La vida de los demás me importa un pimiento -salvo las de mi familia y amigos- y, por ello, sigo sin entender tu intento de obligarme a rellenar con la vida de alguien una vida que, para mí, ya es más que satisfactoria. A propósito, no creo que esté relacionado con tu familia para otorgarme una relación tal como la de «tío». Pero bueno, supongo que ganas tendrías porque, ¿dónde encontrarías un tío mejor? 🙂

      Un último detalle… si lees y entiendes lo que lees, sería bueno que supieras que cuando hago una crítica de un modelo, lo hago del modelo y no de la persona.

      1. Se me olvidó firmar. Soy César. Y sí: aburres y eres una persona poco recomendable. ¿Te sientes orgulloso de lo que haces? ¿No te da vergüenza criticar una vez y otra también a un compañero? Permite que te diga que tu visión de la vida es penosa y desoladora, como si tú fueras el único que da todo por los alumnos. ¡Qué maravilloso es Jordi, que va cada día al aula! Pero qué rastrero, que cada día critica a un compañero con la excusa de luchar por la unión del profesorado. Qué búsqueda de notoriedad apelando a que es uno de esos que dan su piel por estar en las «trincheras». Manda huevos que tengas que criticarme un día sí y otro también para satisfacer tu ego de escritor.
        Dicen que reflexionar es de sabios: no es necesario llegar a tanto para saber hacerlo. Pero dudo que llegues a entenderlo porque tu vanidad te ciega y solo te invita a soltar pestes sobre otras personas entre las que me incluyo.
        Obviamente, tras tus palabras existe una necesidad de despedazar lo que tienes alrededor y compartirlo con la gente. Eso es para mirárselo.

        Y hablando de recomendaciones, te invito a conocer a la persona antes de hablar de ella, a ponerte en su lugar y el de su familia y a no ser tan simple como para escribir y criticar tras una pantalla en lugar de hacerlo en persona. Mirar a los ojos de quien hablas siempre da para mucho: incluso, hasta para que sientas vergüenza por decir lo que dices, pues el ensañamiento y la acritud de tus palabras solo encuentran justificación por estar detrás de un ENTER.

        Dime algo: ¿qué estás aportando a la educación? ¿Una visión «objetiva», como dices? Busca «objetividad» en el diccionario. Te invito a que escribas sobre lo que tú estás aportando para que nuestra Educación (con mayúsculas) mejore. ¿Criticar sin piedad a todo lo que se mueve? Waw…
        Permite que te diga algo básico, casi de sentido común: no me gustaría que mi hijo tuviera un profesor con esa actitud: somos modelos y los niños y adolescentes nos van a tomar como modelos. Sería terrible que adquiriera la crítica barata y el buscar algo malo en los demás como herramientas. Yo suelo decir a las personas que tengo cerca que todos tenemos algo malo, y que todos tenemos algo bueno. De lo primero tengo, con toda certeza. De lo segundo tú también tienes, seguro. Aunque me cueste creerlo, lo tienes.

        Te dije en un mensaje que cada día echo de menos a mis niños. Te dije que ahora estoy colaborando con Aldeas Infantiles y conviviendo con niños y niñas que tienen todo el derecho del mundo a ser felices, como tú y como yo. Te dije, también, que ahora toca esto, y que el día que vuelva al aula (que espero sea pronto) seré el más feliz de la Tierra. Te dio igual.

        Jordi: ¿Crees que eres mejor profesor por criticar a quienes salimos en los medios defendiendo nuestra profesión? ¿Te crees mejor profesor que yo o que otros porque sacas tu pluma-cuchillo a relucir soltando toda la frustración que tienes dentro? ¿Me puedes decir qué autocrítica haces tú antes de fijarte en las demás personas? Porque es básico mirar adentro e intentar dar lo mejor de cada uno para mejorar esta sociedad. Si esto que vomitas en las redes es tu mejor versión, disculpa que no me sirvas de modelo: criticar de forma vacía a otras personas no forma parte de mi código ético.
        César

  2. No estoy de acuerdo. Pienso que el programa no debería ver la luz. La profesión docente debe recuperar el respeto que se merece, y dar rienda suelta a este tipo de programas no es el camino. Un verdadero docente NO SE VENDE, se debe a sus alumnos y a respetarse dentro y fuera de la comunidad educativa.

  3. Hola, mi respeto más profundo a todos los profesores, eso para empezar.
    Como docente creo que es una profesión maravillosa la que ejercemos
    Tenemos la maravillosa oportunidad de mostrar lo que amamos a los más jóvenes pero…reconozcamoslo, no tenemos ni idea. Aprendemos con la experiencia y no sabemos nada de.la psicología del adolescente, de cómo motivarlos adecuadamente ni de cómo funciona el cerebro de nuestro alumnos al aprender.
    Muchos lo hacen mal, etiquetan como malos a alumnos con problemas familiares o de desarrollo. Se olvidan de lo sensibles que son, se olvidan de que trabajamos con material sensible. Es necesario poner la labor docente en el ojo mediático para que sepa la sociedad de que va esto para que los profesores sepamos cómo hacerlo bien.
    Señor Martí reconozco su punto de.vista, lo respeto, pero al final es el miedo a poner nuestra labor en el ojo público lo que le guía en su artículo. Profesiones.como la medicina, la construcción, la decoración, la Judicatura…han salido a escena y no vi a nadie que se quejara. ¿Qué queremos ocultar señor Martín? ¿De qué tenemos miedo? ¿De que descubran ese gran secreto? ¿El secreto de que nadie nos enseñó a hacerlo bien? ¿De que, en realidad,lo hacemos mal?
    Abramos las aulas a la sociedad, sin miedo, y que, como decía Pink Floid no haya más oscuro sarcasmo dentro del aula. Los alumnos primero, siempre. La educación a debate ya. Hay que cambiar la manera de enseñar cómo cambió la manera de ejercer la medicina en el siglo XX. Es hora de ser BUEN PROFESOR.

    1. Estoy de acuerdo con el último párrafo… Pero… Con un programa de televisión, que lo mejor que puede hacer es denigrar la figura del docente? Si tan sólo el nombre ya es ofensivo!

    2. Hombre, me parece una pasada que digas que lo hacemos mal.Yo llevo 30 años en esto y me considero buena profesora. Mis alumnos están motivados, los padres contentos y tengo muy en cuenta la situación de cada uno .Es cierto que aprendes con la experiencia, pero todo se consigue si hay verdadera vocación.El problema es que muchos vienen a esto sin vocación.
      Creo que con este programa se van a crear comparaciones y eso no es bueno, porque cada uno tiene su estilo, su forma propia de conectar con los alumnos que va intrínseca a la propia personalidad del docente.Por tanto, no creo que haya una receta única sobre cómo actuar.No es lo mismo dar clase en un cole público de un barrio marginal que en uno concertado del centro de cualquier ciudad.

  4. Los medios de comunicación todo lo banalizan. No creo que la forma de mejorar la práctica de la labor docente sea a través de un plasma.Espero no tener que avergonzarme de ser docente viendo a los compañeros prestarse al circo mediático.

  5. Hola Jordi.
    Primero reconocerte tu labor como docente y como Blogger.
    Lo segundo, y entrando en materia, creo que cualquier docente que esté interesado en la innovación pedagógica puede estar de acuerdo en que la innovación depende del grupo-aula y de cada alumno. Depende no únicamente de la instrumentalización en base a nuevas tecnologías, de usar las pdi o tabletas o YouTube… sabemos que no es ÚNICAMENTE eso, sino que la innovación incluye los procesos de persamiento, su verbalización, la manera en la que se habla al alumno, la manera en la que se le involucra, y eso cada docente lo hace de una manera propia y acorde a sus habilidades.
    Innovar no es hacer algo nuevo siempre, también es dar a lo viejo nueva utilidad, también es mejorar lo ya existente… hasta aquí puedes estar más o menos de acuerdo (espero)
    Y ahora pensemos… ¿sería innovar crear un programa que ofrezca la posibilidad de ver lo que otros hacen bien? ¿podría ser ese programa la manzana caída que a alguno nos hiciese darnos cuenta de que existe la gravedad? ¿podría ser inspirador? Un profe innovador no es un payaso pintacaras, es alguien que se inspira en lo cotidiano para lograr lo excepcional.
    Eso es César Bona? Lo desconozco. Tengo la esperanza (pequeña) de que más allá de lo que es en reality (dudo que el programa acabe siendo un talent show) nos sirva para a los docentes poder lograr ideas nuevas, poder hacer algo distinto de lo que hacemos a diario, y a las familias les sirva para ver lo que ha evolucionado la escuela de su época de alumnos.

  6. Hola a todos. Decidme simplista pero no creo que un Reallity Show que en definitiva es de lo que se trata, que por lo pronto lo que intenta no es innovar en cuanto a la enseñanza sino simple y llanamente recaudar dinero, algo lícito en una empresa privada pero que humildemente creo que todo tiene un límite, sea la mejor forma de dar a conocer la enseñanza con sus pros y sus contras. Soy más periodista que educador, y desde mi humilde experiencia (más de 20 años en los medios de comunicación) puedo deciros que este debate se convertirá en completamente estéril si en el segundo programa, por poner un ejemplo, el índice de audiencia está por debajo de lo previsto porque el programa con toda su innovación, si es que la tiene porque la fórmula de los Reallity es siempre la misma, con toda su polémica, os puedo decir que la misma está propiciada por la misma cadena que se ha hecho con los derechos del programa, y con todas las riñas que está propiciando se desvanecerá en un abrir y cerrar de ojos, incluidos los personajes que la defienden a capa y espada (algo lógico por otra parte, ya que su futuro, al menos inmediato, después de dejar las aulas, depende de que ese programa salga a la luz y triunfe). En definitiva, y perdón por mi mala expresión en este excesivamente largo comentario, la cadena sólo busca el beneficio económico puro y duro y les da igual que los protagonistas sean maestros, cantantes, niños, monjas o médicos. Si la cosa no funciona económicamente se lo cargan de un plumazo en el primer programa o en el cuarto. Les pido perdón por la intromisión en los comentarios por si mi forma de expresarme no es la más correcta y por si puedo herir la sensibilidad de alguien con un comentario tan directo, eso sí basado en la experiencia. Un saludo Jordi y a todos los demás.

  7. Oye, pues a algunos les aburrirán tus artículos, pero a otros nos entretiene bastante y nos gusta tu visión.
    Ojalá estuvieras más en contacto con la Administración educativa madrileña. No sabes lo entretenido que estarías aquí.

  8. Hola Jordi. Me gusta lo que escribes y la defensa que haces del trabajo docente del aula. Te lo dice un colega que lleva peleándose por introducir las TIC en las aulas, de forma coherente, correcta y eficaz, desde los años 90.
    Pero sobre el programa de televisión creo que estás exagerando, por falta de información, pues pienso que no conoces el programa, ya que no se ha emitido todavía ni un sólo capítulo. Es bueno dar el beneficio de la duda, la misma que tu siempre das a tus alumnos, a este programa que, por lo que he leído (http://www.fundaciontelefonica.com/educacion_innovacion/programa-tve/por-que-poder-canijo/), busca reconocer el trabajo de los docentes, de forma amena y entretenida, pero sin hacer un Talent Show ni un Reality. Quizás has juzgado antes de tiempo ¿esperamos a ver el resultado para luego juzgar su beneficio para la profesión docente?

    1. ¿5 niños y dos muppets para reconocer el trabajo de los docentes? ¿En serio?

      Oño. TVE y Fundación Telefónica podría hacer un programa magacine con dos o tres reportajes sobre el terreno de experiencias educativas interesantes, una entrevista a expertos y docentes y una sección de noticias educativas. Incluso algún debate con expertos en un momento como este vendría cojonudo. Incluso aunque fuese un formato ligero sin profundizar mucho, pero sin hacer el canelo, por favor.

      Dos muppets de jurado.

    2. En la web también pone «Fundación Telefónica lleva más de 10 años contribuyendo a la mejora de la Educación», por lo que el objetivo que indicas no tiene mayor credibilidad.
      Más abajo aparece «Todos ellos, serán grabados en sus aulas»…

  9. Hola: Soy uno de los profesores participantes en «Poder canijo». La verdad es que puede que no sea la «formula» más adecuada para acercar nuestro trabajo a la sociedad y para «dignificar» nuestra maltratada profesión. Pero si decidí presentarme al casting fue no tanto por afán de protagonismo, ni mucho menos, sino buscando la posibilidad de COMPARTIR mi experiencia, algo que, por desgracia, buena parte del profesorado no suele hacer, celosos de aún no sé muy bien qué. Y, a pesar de los pesares que pueden achacarse al resultado final, para mi alumnado su participación ha resultado un estímulo y un reconocimiento. A veces las cosas no se hacen como a tod@s nos gustaría, pero creo que, al menos, hay que intentarlo y demostrar la velocidad ¡andando!, no sólo viendo la vida. Como dice un proverbio inglés, «quien nunca cometa una tontería nunca hará nada interesante». Espero que mi experiencia ayude a enriquecer a otros coleas como yo he aprendido de ell@s.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link