Políticas educativas de tolerancia cero

En este momento el sistema educativo se ha pasado de frenada. Se ha lastimado completamente la sociedad y, por ello, cada vez están surgiendo con más fuerza dentro del propio sistema las voces que apuestan por establecer políticas educativas de tolerancia cero. Políticas establecidas mediante unos principios rectores que abogan por devolver «la autoridad» per se al docente y mantener al mismo como pilar del sistema.

Se trata de volver a un concepto de escuela que favorezca que al docente le sea cómodo enseñar, más allá del futuro aprendizaje significativo de los chavales. Un sistema en que el docente sea el poseedor de la verdad y autoridad. Una autoridad que se confiere por el hecho de su profesión, más allá de la necesaria ganancia de dicho estatus.

¿Cómo hemos llegado a esta situación que hace que la mayoría de miembros de la comunidad educativa, incluso por parte de los propios alumnos que quieren aprender, aboguen por el establecimiento de políticas educativas de tolerancia cero? ¿Cuál ha sido la deriva que se ha producido estos últimos años para que dicha necesidad pase a ser el objetivo último de las políticas educativas?

Ha aumentado la heterogeneidad dentro de las aulas, la asistencia a las aulas se ha hecho obligatoria, la sociedad se ha vuelto más permisiva y laxa en valores básicos, el miedo a la autoridad ha disminuido por parte de los infractores, etc. Son muchas las causas que, quizás en un análisis más somero y exhaustivo por alguien que sepa bastante más que yo, han dado lugar al desconcierto actual. Un desconcierto en el que también han tenido gran parte de culpa los vaivenes en las políticas educativas, y en las referencias que se han tomado en dichos cambios.

Que nadie se olvide que las políticas educativas tienen un fin concreto en función de quien las imponga basadas en dar respuesta a ciertas preguntas que se engloban en el qué se quiere hacer con la juventud de este país. ¿Qué pretende obtener el sistema para la sociedad? ¿Obreros?, ¿dirigentes?, ¿ciudadanos?, ¿cristianos?, ¿artistas?, ¿socialistas?, ¿patriotas?, ¿ciudadanos del mundo?, ¿sujetos activos?, ¿sujetos pasivos?, etc. El proceso educativo, lamentablemente, viene marcado por la consecución de un objetivo que le viene impuesto externamente y donde la comunidad educativa tiene bien poco a rascar.

Por tanto, ¿qué está haciendo la comunidad educativa? Buscar su protección y comodidad delante de situaciones adversas. Blindarse delante de elementos distorsionadores que se ven imposibilitados (con los mecanismos inexistentes y mal diseñados) a integrar. Resultado de una integración de un sistema que no permite integrar… el caos. Un caos que, en mayor o menor medida, se está dando en muchas de las aulas de nuestro país. Situaciones anómalas que provocan una mayor presión social que pide que la Administración tome medidas coercitivas para deshacer esa casuística.

Se trata de posicionamientos erróneos. Opuestos a la necesidad real de la creación de personas con espíritu crítico. Una situación donde el docente es quien tiene menos a decidir. Un docente que necesita protegerse delante de situaciones que se experimentaron en las escuelas libertarias de Hamburgo (justo antes de la explosión del nacionalsocialismo). Unas situaciones de falsa camaradería, que obligaron a saltar a polos opuestos sin tener en cuenta la existencia de un punto medio que nadie tiene interés en encontrar. Se repiten los errores.

No hay interés en buscar la mejora del sistema. Hay intereses creados en controlar la Educación en función de lo que el gobierno de turno intente producir.

Algunas ideas sobre una cuestión controvertida a finales de un curso al que llego muy justo de fuerzas.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. No comparto las políticas de tolerancia cero, pero si el estado no invierte en mejorar la calidad de vida de los alumnos, en su hogar, en reestablecer la familia, es la medida más efectiva corto plazo. Es lamentable en todo caso.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link