Por apretar una tecla… el ordenador no explota

La afirmación que se desprende del título del artículo no debería sorprender a nadie. Es muy difícil, por no decir físicamente imposible, que haciendo algo en el ordenador desde el teclado, nuestro equipo informático explote. Si el ordenador no explota, ¿por qué no trasladamos la frasecita anterior al sistema educativo?

Un sistema educativo que, por mucho que nos dediquemos a tunear, nos sigue dando como resultado que la afección sobre el resultado de la mayoría de nuestros alumnos en su futuro sociolaboral va a ser muy difícil de modificar. La docencia es sólo una parte, y demasiado pequeña, para poder albergar esperanzas de que el alumno «explote» (permitidme el sentido figurado de la expresión). Una parte sobre la que se quiere hacer recaer toda la culpabilidad de lo que no funciona. Una parte que, más allá de la profesionalidad, también existe la problemática de mantener tradiciones que demasiado tiempo han estado ancladas en nuestro sistema. Hay tantos estilos de enseñanza como docentes. Hay tan buenas o malas praxis como resultados tienen las mismas sobre cada alumno de forma individual. Praxis imposibles de taxonomizar. Praxis imposibles de establecer como modelo por depender demasiado de factores extrínsecos al aula.

A veces hay docentes que, por diferentes motivos, se plantean cambiar sus metodologías. Nadie garantiza que las nuevas sean mejores que las que llevaban tiempo usando. O que tengan ningún efecto positivo sobre la futura incorporación de los alumnos a un entorno determinado. Eso sí, si algo no funciona… lo lógico es hacer algún tipo de cambio.

cambiar_estrategias_14Por cambiar algo nadie se va a morir. Por cambiar los libros de texto por materiales que existan por la red o, incluso, materiales que uno haya realizado no pasa nada. Por cambiar las TIC por modelos que las excluyan del aprendizaje si las mismas no nos funcionan, tampoco. Por introducirlas en el aprendizaje, tampoco. Por leer literatura educativa, tampoco. Por hacerse una cuenta en Twitter y empezar a interactuar con otros docentes, tampoco. Por aceptar la ayuda de los compañeros, tampoco. Por cambiar no pasa nada. Nada que no pueda solucionar unas horas de sueño y un nuevo cambio.

No debe haber cansancio ni tedio en cambiar. Cambiar no es signo de mejora y, quizás, ni tan sólo sirva de nada. Aunque, seguir haciendo lo de siempre cuando sabemos que en nuestras aulas no funciona…

Nadie sabe a estas alturas de la película lo que va a ser mejor para nuestros alumnos pero, lo que sí que tenemos claro la mayoría de docentes, es lo que no funciona. Y si algo no funciona, empieza a ser hora de cambiar. Por cambiar algo que no funciona nadie va a salir herido. O, al menos, eso espero.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. Estoy a punto de jubilarme, y me sigue produciendo tristeza que no haya más valentía en el profesorado para cambiar metodologías y estrategias en las aulas. He tenido el privilegio de conocer y compartir experiencias com muchos compañeros a través de la red, he aprendido lo mejor de ellos: su generosidad, su trabajo , sus materiales innovadores…Todo gracias a linternet y a las redes socielas.

    El mejor proyecto de toda mi vida docente, lo he hecho de forma voluntaria y en un sitio donde no hay nada -ningún material de ningún tipo- y, donde todo lo que tenga que ver con las nuevas tecnologías está prohibido: la cárcel.

    Ahora que tengo cierta distancia para reflexionar sobre la experiencia de 12 años, reconozco que hubo dos motores: las ganas de aprender y de tener voz de un grupo de mujeres presas, y un grupo de profesores, muchísimos, a los que nunca acabaré de dar las gracias, por la formación permanente que me proporcionaron a través de la red y de forma voluntaria. Ni teníamos medios tecnológicos, cinco ordenadores bastante antiguos, una impresora, y …¡muchos pendrives…! estos últimos , prohibidos.

    Lo que me enseñaron aquellas mujeres es que cuando no se tiene nada, y se tiene ganas de aprender, no existe el miedo. Y hay que arriesgar y compartir.

    ¡salud, libertad, e internet intramuros!

    Por si os interesa, os mando una pequeña muestrade nuestro proyecto.

    http://saludlibertadeinternet.blogspot.com.es/

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link