Por la mañana uno no debería escribir acerca de ciertas cosas

Lo reconozco. Esto de estar a las cuatro y media de la mañana perpetrando un artículo del blog tiene tela. Bueno, es lo que tiene el maldito insomnio que, por desgracia, me lleva por el camino de la amargura desde mi operación. Duermo mal, descanso peor y, al final, ya harto de dar vueltas me pongo, o bien a leer, o bien a pensar en exceso. Es por eso que, al ser esta mi moleskine particular, a veces me pongo a escribir alguna de esas reflexiones acerca del nada y del todo.

Fuente: WhatsApp

Esta madrugada me he estado preguntando, mientras acababa de devorar un libro de Maigret, por qué hay tantos que justifican la libertad de elección en educación. De por qué tantos ateos llevan a sus hijos a centros concertados católicos. De si, al final, todo es una cuestión de clasismo o racismo. De los motivos por los que docentes de la pública, personas supuestamente de izquierdas o, incluso políticos que defienden la no discriminación, deciden llevar a sus hijos a centros educativos donde lo único que varía del tono de piel de los alumnos es la coloración que han adquirido a lo largo del verano. Ya si eso me ponéis a justificar lo de que vuestros hijos van a aprender mejor por llevarlos a esos centros pero, a estas alturas, ya no cuela. Menos aún sabiendo que estáis pagando cuotas ilegales para que vuestros hijos no se mezclen con los hijos de algunos. Y ya si queréis lo elaboro más, pero creo que a buen entendedor pocas palabras bastan. El problema es que, como bien sabéis, por suerte, la sociedad es mucho más heterogénea que ese búnker segregador que deseáis para vuestros hijos.

Relacionado ligeramente con lo anterior, me he acordado de aquella compañera de religión que daba Lengua Castellana y Ciencias Sociales en un instituto catalán. Algo totalmente ilegal, avalado por el director de ese centro. Eso sí, se ve que, curiosamente, esto de dar a los docentes elegidos por el Espíritu Santo, tutorías o asignaturas que van en detrimento de otros funcionarios (de carrera o interinos) que podrían estar trabajando en esos centros, es una práctica muy habitual para la que la administración educativa y sus inspectores hacen la vista gorda. Lo mismo que, relacionándolo con el párrafo anterior, la ilegalidad de los conciertos en etapas postobligatorias o el llevarse a los alumnos de un colegio público a rezar a una Iglesia. O a montar una procesión con ellos. Es lo que tiene confundir al personal con tradiciones religiosas. Ídem para el tema de las vacaciones escolares, sujetas siempre a dictámenes divinos y no al sentido común. Lo de la fe justificándolo todo, sinceramente, es curioso. Y ahora con la impartición de islamismo, judaísmo y evangelismo en determinados centros por docentes contratados por imanes y responsables varios, ya tenemos lo absurdo elevado al extremo. Sí, en lugar de quitar lo que sobra, vamos a añadir para que no se note el chiringuito y seamos más para repartir el pastel. Surrealista.

También me he estado haciendo otra pregunta que, por desgracia, también lleva reconcomiéndome desde hace mucho: el tema de las pseudociencias y la cantidad de personas relacionadas con la educación que se las tragan. Puedo entender que haya algunos que nunca hayan abierto un libro que aún crean en el método Ogino o, simplemente, en que las pastillas de agua con azúcar van a curar un cáncer de páncreas pero… que haya tipos supuestamente letrados que se crean lo anterior. Es que lo de la inteligencia espiritual y las múltiples es algo que no hay por dónde cogerlo. Menos aún el tema de la taxonomía de Bloom aunque reconozco que, al menos en mi caso, me la han colado hasta hace bien poco. Es lo que tiene tener mucho tiempo para leer por culpa del dormir poco. Y más el leer cosas que no salen en esos blogs, como éste, de tipos que no aportan ninguna evidencia científica de nada.

Ya veis que hoy he reflexionado bastante. También lo he hecho de temas que poco tienen que ver con la educación. De cómo puede ser que haya personas que crean que si el de al lado vive peor será mejor para ellos. De las diferencias que algunos ven entre dictadura y jefatura del Estado por herencia de una. De la cantidad de votos que en barrios pobres sacan los partidos que, curiosamente, más van a acabar empobreciéndoles. De, en definitiva, pensar en una sociedad en la que el individualismo está a la orden del día y el procomún, por lo visto, es algo que acaba siendo lo de menos para muchos. Nada, de esas reflexiones que algunos hacen entre copa y puro.

Prometo que iba a escribir acerca del uso del boli como revolución educativa. O, simplemente, de la vuelta a la escritura cuneiforme como elemento pedagógico del siglo XXI. Pero, la verdad, es que entre leer el segundo libro de Mar Romera o ponerme a disertar acerca de paranoias personales, he hecho lo segundo. Espero que me disculpéis. Y siento mucho si alguien se siente «ofendidito» por lo que he escrito, pero os prometo que no era mi intención.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments
  1. ¿centros educativos donde lo único que varía del tono de piel de los alumnos es la coloración que han adquirido a lo largo del verano?.

    Respeto la visión, pero pienso que es un penoso comentario y una gratuita y dañina generalización.Será el insomnio.

  2. Empecé hace poco a seguir este blog y, la verdad, lo disfruto mucho. Algunos temas son muy de una región, pero si «somos creativos» aplica para otros lugares. Muchas gracias.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
13 Compartir
Compartir13
Twittear
+1
Compartir