¿Por qué escribir un libro sobre innovación educativa que jamás se va a publicar?

Lo he conseguido. He finiquitado la redacción de un libro que habla, de forma más o menos crítica, acerca de temas muy relacionados con la innovación educativa y lo que nos están vendiendo mediáticamente. La satisfacción de haber escrito algo, más allá de unos artículos incoherentes -incluso que el libro diste mucho de ser coherente- o pequeñas colaboraciones puntuales en determinados capítulos de libros colaborativos, es muy grande.  Sí, estoy muy feliz de demostrarme que puedo escribir un libro y, lo que es más importante, de poder escribir la última frase del mismo para dejarlo acabado sólo a falta de su maquetación en caso de que hubiera querido que se convirtiera en un producto destinado a ser compartido libremente o a su venta.

Fuente: ShutterStock
Fuente: ShutterStock

Después de muchos años y varias ofertas de algunas editoriales que se habían pasado por el blog y me habían propuesto que escribiera un libro con ellos, me siento orgulloso de poder decir que he escrito algo para mí. Un libro en el que nadie más que yo y mis decisiones acerca de los tiempos o acerca de qué escribir han tenido valor en su redactado. Sí, escribir es uno de los grandes placeres que tengo y, poder decir que he finalizado algo tan importante como es el redactado de un libro, ya es la mejor recompensa para esa afición. Un libro que, por cierto, jamás se va a publicar por muchos motivos y, el primero de ellos es, precisamente, el sentido que le doy a este primer libro. Un sentido que va mucho más allá de la simple escritura y que, más allá de que esté unos años durmiendo en un cajón (bueno, en formato digital más bien), tiene la intención de ser algo que se lea dentro de unos años por parte de alguien muy importante para mí. Quiero que esa persona sea la primera que lo lea. Quiero que sea la primera persona que lea el primer libro que ha escrito su padre. Ahora no es el momento pero, dentro de unos años quiero decirle… ¡mira, esto es lo que escribí y lo hice, más allá del simple placer de hacerlo, pensando en ti!

Escribir nunca debería tener el objetivo de sacar ningún producto a la luz. Lo digo a pesar de escribir en abierto desde hace muchos años y haberse convertido mi blog en esa moleskine que dejé a medias en su momento. Unos trazos de nada que me obligan a pensar en muchas cosas. Unos trazos cuyo placer al abrir cualquier ordenador y ponerme a releerlos me compensan de cualquier crítica que puedan recibir porque, cuando uno hace algo porque le apetece y sin buscar ningún tipo de beneficio material en ello, se siente cada vez más orgulloso de hacerlo.

Sí, he acabado un libro sobre innovación educativa que jamás se va a publicar ni nadie va a leer salvo esa persona que he comentado en un párrafo anterior. Y, sabéis que, me siento fantásticamente bien 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

10 Comments
  1. pero Jordi, no nos pongas los dientes largos si no lo vas a compartir, hombre…. hay multitud de posibilidades de publicarlo en la red. Otra cosa es q le quieras sacar rentabilidad comercial. YO hace años que ni me lo planteo. El saber (sobre todo si no quieres sacar dinero de ello) es para compartirlo, no para lucrarse…. no entiendo bien……

  2. Me alegro mucho por lo de tu libro y te comprendo ya que yo des de hace muchos sños vengo haciendo lo musmo pero yo hoy por el cuarto, eso si, de diferentes temas todos relacionados, segun epocas de mi vida, economia, politica, educacion y tecnologia, mis grandes pasiones, historia y arte, en fin, te felicito ya que yo siempre utilizo una frase en cada uno: escrito solo para tus ojos.

    Juandon

  3. Te felicito por tu «ópera prima».
    Al hilo de eso de escribir para ti, me acuerdo de lo que me dijo enfadado un amigo, magnífico escultor y pintor de cuadros, al contarme la reacción de alguien que había visto sus obras.
    Me dijo: «Date cuenta que viene XX a ver mis obras y todo el comentario que se le ocurrió fue «Pero… si aquí tienes una fortuna»; yo no por nada del mundo vendería a un hijo».
    En estos días en que parece que todo ha de ser objeto de compraventa, mi amigo me hizo sentir bien.
    ¡Enhorabuena por tu libro, aunque nos tengamos que conformar solo con… saber que existe!
    JF

    1. En un mundo mercantilizado, a veces, conviene dar el valor oportuno a las cosas. Y, por suerte, no todo tiene valor de mercado. Hay cosas que valen muchísimo más que el dinero o la fama y, entre ellas, la sonrisa de una hija.

      Un saludo y prometo, en poco tiempo, hacer un segundo libro para que sea de acceso público.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link