¿Por qué leo blogs que justifican su respuesta?

Tengo un problema. Me gusta leer sobre temas educativos y, lo que es peor, me gusta leer blogs de aquellos que no piensan como yo o tienen planteamientos muy diferentes a los que yo entiendo como los que deberían ser. Sí, leo mucho a compañeros, ex compañeros y otros que nunca lo han sido ni van a serlo, cuando hablan de temas educativos, del uso de tecnología en las aulas y, cómo no, cuando se posicionan esgrimiendo unos argumentos -o los mismos para defender lo contrario- acerca de un determinado tema. En la blogosfera educativa, al igual que en el bar donde acudes todos los días a tomarte el café, nos acabamos conociendo todos. Sabemos de qué pie cojeamos o qué posicionamiento tenemos acerca de muchos y variopintos temas. No es malo tener posicionamientos diferentes, lo malo es tener que comulgar con lo que dice todo el mundo o, simplemente, ir por la red procurando pisar los menos callos posibles porque te va un determinado modelo de negocio. Creo que no hace falta decir el nombre de esos personajes que, sin tener blog, disertan también acerca de temas educativos en sus libros, charlas o vídeos de Youtube. Que, al final, lo menos importante es el medio y más el mensaje aunque he de reconocer que hay algunos libros infumables con los que no puedo. Y ya no es sólo a las pocas páginas, ya es al ver la imagen que los acompaña.

Fuente: https://aulaucdm.blogspot.com.es
Fuente: https://aulaucdm.blogspot.com.es

Esto sería muy aburrido y el aprendizaje limitado si uno sólo leyera los artículos de sus amiguetes o de quien presenta unas ciertas afinidades con él. A uno pueden no gustarle determinados argumentos o actuaciones educativas y, entonces, tiene doble opción: obviar su existencia o intentar, después de leer a los defensores de lo anterior, articular una crítica al modelo que postulan. Incluso, a veces, pueden llegar a convencerte esos argumentos. Así pues, a veces toca cambiar de opinión. Si uno no es capaz de asumir que, en ocasiones, otros tienen razón es que es un mal profesional. El pensamiento monolítico más duro que un adoquín granítico es algo que dice muy poco de las personas. No ver realidades y pretender que uno tenga automáticamente razón por creer en una tesis neoliberal o plantear un modelo mucho más a la izquierda que, por deriva automática, lo hace muy siniestro, tampoco tiene demasiado sentido. A veces la gente cuando prioriza la ideología, la caga. No es malo cagarla, lo malo es no asumir que la has cagado y actuar en consecuencia.

La verdad es que cuesta, en muchas ocasiones, ponerte a leer a quien no piensa como tu e intercambiar opiniones con esas personas. Es muy cómodo vivir en tu palacio de cristal sin fisuras que te has montado pensando que estás en posesión de la verdad absoluta. Una verdad que, en más ocasiones de las necesarias, te obliga a mantener debates estériles porque nadie está capacitado para bajar de su pedestal de razón. Pedestales que, al fin y al cabo, sólo demuestran incapacidades y miedos. ¿Por qué hemos de tener miedo a aceptar que otros puedan tener razón? ¿Por qué no reflexionar a diario acerca de lo que se hace y lo que se piensa? ¿Qué hay de malo en reconocer que uno puede estar equivocado?

Me cuesta, al igual que a la mayoría ser frío o posicionarme en frío acerca de cuestiones educativas pero, en ocasiones me planteo que uno aprende más de los que piensan diferente a él que de sus afines ideológicos. Por cierto, en el mundo siempre hay alguien que tiene razón en todo… y yo conozco a esa persona 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link