¿Por qué se compra tanto humo educativo?

La verdad es que siempre he tenido dudas acerca de la capacidad -o más bien de la incapacidad de algunos- en discernir que lo que les están vendiendo es, digámoslo simple y llanamente, algo que no se sostiene por ninguna parte. Ya no son sólo las modas o metodologías educativas, ya es simplemente la compra indiscriminada de determinados materiales o herramientas planteando dicha compra bajo la premisa de mejora educativa. Sí, comprar un lápiz de una determinada marca para algunos ya es sinónimo de quintaesencia educativa. El problema es que dicho lápiz vale diez veces más que otros, se rompe lo mismo al pasar por el sacapuntas y, por desgracia, saca los mismos dibujos lamentables de las manos de aquellos que, como yo, tenemos la desgracia de tener nuestras habilidades artísticas en algún lugar recóndito de nuestro organismo.

Fuente: http://ldablog.com

Puedo entender que la administración educativa, por determinados motivos (sea necesidad de marketing u obtención de determinados beneficios más o menos declarables) pueda jugar la carta de comprar humo. También veo lógico que algunos centros, para captar más alumnos, usen las inteligencias múltiples, la robótica o, simplemente, el hecho de decir que ahí van a poder guardar a los hijos de los padres que los matriculen ahí desde las ocho de la mañana hasta las nueve de la noche. Y, además, los van a tener entretenidos, van a aprobar y les van a dar la mitad de las asignaturas en inglés. Los padres lo compran todo y, seamos sinceros, ¿qué padre no compraría eso a un módico precio? ¿Por qué va a dedicarse el padre a indagar acerca de metodologías y analizar las críticas a las mismas que se están realizando últimamente? Que lo de elegir centro entra por los ojos. Y a algunos por el bolsillo.

El problema es cuando dicha compra se realiza de forma acrítica por parte de docentes. Docentes a los que se les supone, por el simple hecho de serlo, el tener un poco de sentido común porque algo saben del tema. Ya no pido mucho. No pido que sean capaces de haberse leído investigaciones sobre lo que están comprando. Ya pediría que sólo se lo cuestionen porque, a veces, cuando ves miles de docentes llenando auditorios para que alguien les cuente memeces y las justifican como maná educativo da para llorar. Sí, es lo mismo que creerse que con un pepino se cura el cáncer. Y, seamos sinceros, es igual de peligroso creerse determinadas modas educativas o discursos que, comprar por no haber agotado todas las esperanzas, agua edulcorada, hierbas curalotodo o rezos a entes superiores.

No tengo muy claro por qué se sigue comprando humo educativo salvo que algunos vivan de ello, otros quieran vivir en un futuro de nuevos vapores y, cómo no, se haya realizado muy bien la campaña de mercadotecnia sobre ello. Bueno, siempre quedan la minoría de idealistas que piensan, erróneamente, que una metodología o manera de hacer las cosas en un aula puede ser fácilmente extrapolable. Lástima que los alumnos no sean tornillos ni los docentes máquinas perfectas. Lástima que haya cosas que sólo funcionen, y siempre con muchos problemas que, aunque no se vendan, existen, en las aulas de uno. Bueno, a veces hay cosas que ni tan sólo funcionan pero se tienen que vender como si realmente lo hicieran porque, ¿os imagináis lo mal que quedaría alguien por reconocer que su solución chachipiruli no funciona? ¿Quién le llamaría para que pontificara sobre la misma? ¿Qué pasaría con todos esos techados que se han construido al margen de consolidar sus fundamentos?

Ya sé que hay mucho dinero moviéndose en el ámbito educativo. Muchas empresas que están saneando sus cuentas con lo anterior, vendedores de libros de autoayuda que necesitan seguir vendiendo y, por desgracia, administración que colabora por estar asesorada por inútiles u obtener un beneficio de lo anterior. También hay padres que compran lo que les venden porque quieren lo mejor para sus hijos y no es su trabajo -ni tienen tiempo- el investigar todo lo que les dicen desde los centros educativos que es el no va más para sus retoños y, sin entender el motivo, docentes que están comprando lo anterior totalmente faltos de criterio o por haberles colado alguno el ilusionismo que subyace tras la mayoría de inventos que hace tiempo que asomaron la patita en su vertiente más comercial.

Quizás me podáis ayudar pero, ¿por qué creéis que se compra tanto humo educativo? Yo he intentado dar mi opinión pero seguro que se me escapa algo.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

14 Comments
  1. ¿Quizá haya una percepción extendida de que lo que se venía haciendo desde hace décadas no termina de funcionar, de que el sistema «deja» a muchos alumnos tirados en el camino sin saber qué hacer por ellos? (Aporto una posible razón a la «compra» de nuevos modos educativos, no a que sean o no humo)

    1. Puede ser, aunque yo lo achacaría más a la necesidad de comprar un producto -o venderlo- por parte de algunos. Eso sí, como bien dices, da la sensación de haberse vendido que lo que había -o hay- no funciona por determinados motivos. El problema es que hay mucho a solucionar en el sistema educativo y en nuestras aulas pero, sinceramente, no creo que las soluciones vengan dadas por quienes están más interesados en vender su metodología, herramienta o libro, normalmente desertores del aula, y más bien se están dando por aquellos docentes que están en el aula, lidiando con problemas y situaciones complejas para que sus alumnos puedan aprender. No lo sé.

      Saludos y gracias por aportar tu respuesta a la pregunta planteada en el artículo.

  2. Me ancanta tu artículo. Es necesario que personas como tú pingan el dedo en la llaga.
    Creo que se vende, Y SE COMPRA, tanto humo porque muchas, muchas, muchas personas no se paran a pensar, en buena medida porque no confían en su propio criterio. En la portada de mi/nuestro (porque lo he escrito con un hijo) libro recién publicado «Filosofía y sentido común» preguntamos al lector «Piensas por ti mismo o te dicen qué pensar»
    http://www.sekotia.com/catalogo/portada/1607-filosofia-y-sentido-comun.html?search_query=filosofia+y+sentido+comun&results=2
    Si alguien lo compra y lo lees, no me disgustaría, pero no lo hemos escrito para ganar dinero; no queremos vender nada y mucho menos «humo».
    Saludos,
    @JFCalderero

    1. Quizás, como bien dices José Fernando, sea cuestión de las prisas en «comprar» soluciones milagrosas y, por ello, obviar la necesaria reflexión previa. Quizás también podría comprar el argumento de la falta de confianza de uno en su propio criterio y, por ello, necesitar a alguien que apuntale o le marque determinadas estrategias en su labor profesional. No lo tengo claro y por eso he hecho la pregunta en abierto en el blog.

      Siento no poder leer el libro pero, te prometo que no es por falta de ganas y si por tener hipotecadas las lecturas pendientes hasta mi jubilación (y aún quedan décadas en caso de poder hacerlo en algún momento). Eso sí, me parece interesante su título, especialmente lo de «sentido común» que, por desgracia y al menos en el ámbito educativo, a veces da la sensación de ser el menos común de los sentidos.

      Saludos y muchísimas gracias por dejar tu opinión.

  3. Les respuesta, a mi entender, es que yo creo que es más sencillo aplicar recetas educativas, que vienen empaquetadas de forma muy bonita, incluso con un lazo de colores, que investigar de forma profunda y analizar teorías pedagógicas muy complejas o examinar todos aquellos factores que intervienen en aula. Igualmente, por ejemplo, que es más fácil hacer un bloc de carácter negativo y destructivo que uno que haga propuestas en positivo y constructivas.

    1. Estoy bastante de acuerdo contigo en la facilidad de comprar algo que ya viene listo para su uso pero, la verdad es que me preocupa que, una vez comprado y dándose en muchas ocasiones cuenta el docente o los padres que no funciona, sigan creyendo en ese «producto» porque, como ya lo han comprado y les ha valido dinero, no les gusta decir que ha sido un engañabobos. No, a nadie le gusta que le tomen el pelo y menos aún el reconocerlo en voz alta. Es por ello que en el mundillo educativo -bueno, en lo que se vende- estén triunfando esos humos de colores, de dudosa utilidad en el aula y que, como bien dices, vienen empaquetados de forma muy bonita.

      Por cierto y en referencia a la última parte de tu comentario y suponiéndo alusión personal en el mismo, tan sólo comentarte que ojalá hubiera más blogs críticos con lo que se está haciendo en el ámbito educativo porque, de cada mil blogs que uno puede encontrar en la blogosfera educativa, son como mucho un par los que llegan a cuestionarse, por determinados motivos, lo que se está haciendo y que, al final, puede llegar a perjudicar gravemente a nuestros alumnos. No, la crítica no vende bien pero es necesaria. Y, ¿qué es más constructivo? ¿Vender modas o herramientas que perjudican seriamente aprendizajes y futuro social o plantearse qué hay de malo en algunas de ellas? Yo lo tengo bastante claro pero, por lo visto, la venta o el escaparatismo siguen gobernando lo que se vende. Qué le vamos a hacer.

      Saludos y muchas gracias por comentar. A propósito, entre los miles de artículos de este blog hay un montón de propuestas (a nivel de formación del profesorado, gestión de aula e, incluso, metodologías).

  4. Desde mi corta experiencia como profesor en extraescolares y de refuerzo educativo veo que existe por un lado una competitividad más por parte de los padres / madres que de el propio alumnado quieren que sus hijos sean lo más y poder presumir de ellos como si fueran una propiedad, sus hijos son los mejores y exclusivos, son perfectos, tienen un comportamiento ejemplar, nunca dudan, saben lo que quieren y ya lo saben todo antes de empezar y por otro lado existe en otros una sobreprotección, el menor puede tener un menor rendimiento o necesitar más esfuerzo que otros para conseguir realizar con éxito una tarea, entonces el menor se frusta, inventa cualquier excusa para dejar la actividad menos la verdad y los padres lo borran y el malo es el docente o que no usa los medios adecuados para estimular a su hijo/a.

    Es mucho más fácil vender humo, a los padres se les dice una cosa y con los alumnos en clase si en vez de clase de informática se la pasan jugando a videojuegos o coloreando dibujos el niño sale feliz porque hizo lo que le apetecía, los padres están contentos porque el niño está contento y si además se sabe vender la actividad como lo más que aporta una exclusividad que no tienen otras mejor.

    Es más difícil tener una programación con un temario más o menos ambicioso, tener un seguimiento de cada menor personalizado, entregar evaluaciones reales, ver las carencias de cada menor y conducirlo para que pueda aprender de la mejor forma posible para el… etc

    Yo no vendo humo, organizo mis actividades, procuro informarme sobre distintas metodologías de enseñanza y las aplico en clase, realizo seguimientos individualizados y más allá de la propia materia corrijo actitudes, potencio sus habilidades, confianza en si mismos… no soy un erudito y me queda mucho por aprender para poder seguir enseñando.

    En cambio tengo bajas por motivos como haber entregado una valoración trimestral a los padres, el alumno encantado con la actividad pero los padres lo dan de baja porque no les gusta la valoración y en vez de trabajar juntos para mejorar o al menos dialogar conmigo se dan de baja llegando a hablar mal de la actividad y de mi persona y capacidad como docente para impartirla, eso sí, esas razones ninguna tiene que ver con la valoración.

    Por otro lado, por suerte sí he recibido alguna palmada en la espalda que me ánima a continuar por esta línea, aunque esto también me abre enemigos de otras empresas que sienten celos cuando en una reunión del ampa varias madres y padres me apoyan a pesar de tener unos precios más altos, «bueno es que también por darle un papel que se pongan así y ya piensen que sois mejores, que tontas son las madres», «a mi me parece una perdida de tiempo molestar a los padres con reuniones… eso lo harán porque deben tener mucho tiempo libre, pero yo tengo que dar clase», «bueno… cuando hace lo que te gusta realmente no es trabajo, el está ahí al piñón en cambio yo trabajo»

    A veces se hace duro porque al fin y al cabo yo no soy funcionario, soy un ente privado y me gano la comida con esto, a veces me pregunto si no era mejor vender humo y tener más clientes.

    1. Llevas razón Jose Antonio. Es mucho más fácil por desgracia vender una determinada actividad que los resultados de la misma y, más aún cuando los resultados se validan mediante modelos de valoración que procuran tener contentos a los padres con independencia del aprendizaje de los chavales. No es sólo en las extraescolares, es en cualquier actividad formativa o lúdica que se proponga. Lo que vende es la fotografía fija y no la evolución del alumnado o qué ha obtenido con lo anterior.

      Muchísimas gracias por comentar tu experiencia y muchísima suerte en tu trabaja. Por cierto, algunos preferimos no vender humo incluso que no esté tan bien pagado pero, como bien dices, teniendo la ventaja en mi caso de poder hacerlo por no repercutir lo anterior en nuestro salario. Una ventaja muy importante del funcionario que, por mucho que nos critiquen, es lo que permite que en las aulas de la pública se estén haciendo las cosas bastante bien a pesar de todos los impedimentos. Y no, con ello no digo que todos lo hagamos bien pero sí una gran mayoría lo está haciendo así.

      1. El mundo de las extraescolares es un terreno más pantanoso porque ya no sólo interviene la capacidad del docente, el tipo de actividad si no también el precio.

        Gente que quiere profesores de inglés nativos pero no quiere pagar más de 10€ al mes y si hay festivos a poder ser que se recuperen y los grupos a poder ser que no sean más de 10, por ley como máximo sólo pueden ser 15 por monitor / profesor.

        Para mantener ese precio de algún sitio tiene que salir, entonces aparece la precariedad laboral, no se hacen seguros, no se declara, se recorta en todo y no pasa nada hasta que pasa.

        Y no son solo padres aislados, se hacen uniones de anpas y para cobrar más de 12€ al mes por alumno ya tienes que ser «amigo» y hacer favores extra para arreglar tal subvención donde incluso quitan tajada.

        Así no puede haber actividad extraescolar buena y es el concepto que tienen muchos de si le cobras tal, lo que quieres es forrarte y tomarle el pelo.

        Vamos a ver, yo tengo una profesora de inglés que sólo en seguridad social por 10h tengo que abonarle unos 130€, si cobrase 10€ a la hora y teniendo el máximo de alumnos en dos grupos ingresaría 200€, lo que me quedarían 70€ para pagarle a la profesora que cobra bastante más y aún falta el material, coordinación etc

        NO, yo no hago actividades a 10€ el mes, ya no es que no puedas dar enseñanza de calidad si no que es totalmente inviable simplemente si quieres cumplir la legalidad.

        Pero luego tengo visto (y no están subvencionadas), dos horas de inglés a la semana por 9€ al mes, o patinaje pero claro, luego compra tu los patines, rodilleras etc y me consta que van en negro, o zumba que junta a más de 40 personas al mismo tiempo.

        Y a la gente no se le cae la cara de vergüenza y piensa que te está ofreciendo el negocio de tu vida con: «Si nos dejas la actividad de teatro en 5€ al mes en el colegio te dejamos que en el local de la asociación puedas dar robótica a 20€ el mes»

        ¿Cuánto piensan que cuesta un monitor de teatro que sepa trabajar distintas dinámicas con menores de edades diferentes y realizar una representación a final de curso? Robótica, la imparto yo pero el material no cae del cielo, ese es el precio ya más bajo que cobro por esa actividad, además tener en cuenta que con ese material no puedo dar otra clase a continuación, hay muchas horas detrás que no se ven, al menos como la imparto yo que también ya he visto casos…

        Luego ves «abaco» a 50€ al mes y libros a parte cada trimestre que no sé si es ignorancia mía pero no comprendo el precio de esta actividad, he visto algún vídeo, sí es interesante pero de ahí a hacer una actividad completa para todo un curso incluso varios… no sé que tipo de metodología puedan emplear o es que los contenidos se dan muy a cuenta gotas.

        Y podría continuar con más «anécdotas» pero tampoco quiero resultar pesado, gracias por responder.

  5. Gracias por la invitación a la reflexión. Ojalá te lea mucha gente. Te lo puedo resumir con una frase. Se está implementando una tendencia que se llama Critical Thinking, proviene de USA. Idem pasa con Mindfulness, creo que fraguada en UK. Unos votaron Trump y otros Farage. Vendedores de humo.
    El sistema enseña que la felicidad «completa» es posible y provee herramientas, métodos, recetas y adornos para conseguirlo. Demasiado dulce para resistirse.
    Hace unos años las editoriales sacaban una línea para las escuelas y otra para las academias. La gente compraba lo mismo dos veces !!! Los equipos directivos cambiaban los libros cad 2 o 3 cursos. El incentivo resultaba ser el regalo de la editorial para el aula. Ningún otro criterio, porque no había ninguna otra mejora. Y había muchas eaditoriales!
    Cuando intento promover Reduce, Re-use, Recicle, la mayor parte de los colegas me miran con compasión.
    La gente responde al estímulo. El objeto mira y crea el deseo o necesidad. (me lo enseñó el gran Alberto Caballero) Siempre me pregunto que miraban y donde estaban los televidentes de las Mama Chicho, El diario de Patricia y Sálvame.

    1. La felicidad completa nunca va a depender de la cantidad de «productos» que compres porque siempre te van a faltar. Mucho menos de productos que podríamos vender bajo el epígrafe de «humo» porque, aparte de sumar la insatisfacción de su compra, vas a seguir necesitando tener algo que permita, una vez adquirida la necesidad de la compra, satisfacerte. Y, por desgracia -al menos en el ámbito educativo- es un no parar porque, a más producto humefacto ofertado, mayor demanda del mismo y, por ello, una escalada sin límite de producción.

      Un saludo y muchísimas gracias a ti por pasarte por aquí.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link