¿Por qué tengo un blog?

La respuesta corta es muy fácil… porque me apetece. Sí, no hay ninguna obligación de seguir escribiendo, ni de publicar contenido cada cierto tiempo, ni de escribir siendo más o menos coherente. Tengo un blog porque me apetece tenerlo. Pago religiosamente el hosting porque me apetece seguir teniendo un dominio al que ya me he acostumbrado. Compro algún plugin o tema porque, además de escribir, me gusta hacerlo en un espacio en el que me halle a gusto. Sí, tengo un blog porque me apetece.

[ File # csp5263297, License # 1405142 ] Fuente: http://www.canstockphoto.com
Fuente: http://www.canstockphoto.com

Nunca he pensado en escribir para que nadie, más allá de un servidor y alguien de la familia a quien le das la tabarra artículo tras artículo, para que opine sobre lo que escribo. Si hubiera querido que alguien me lea quizás, en lugar de un blog, me hubiera puesto a vender humo en otro tipo de formatos. Tampoco he sentido la necesidad de hacer negocio. Sí, hay algunos que abren blogs para conseguir dinero. Algo totalmente lícito que, más allá de plantearme volver al tema de vender un poco de espacio para publicidad o algún post patrocinado de esos que tan poco me gustan para que no me sigan metiendo bronca por gastar dinero en esta afición, nunca me he planteado. No, no es un negocio. Es un simple espacio para reflexionar en voz alta. Lo mismo que una Moleskine pero, en este caso, en formato digital. Y sí, por si alguien lo pregunta, tengo todos los artículos descargados en papel.

Tener un blog nunca debe convertirse en una obligación. Ni en la necesidad de seguir modas establecidas. Lo mismo que para las redes sociales. Si uno está en Facebook, Twitter o Instagram debería ser porque le apetece. Jamás debería convertirse lo anterior en una obligación contextual. No, uno sigue viviendo igual por no estar en las redes o no tener un blog. Eso sí, en el caso del blog os estáis perdiendo algo maravilloso. Bueno, qué demonios, es algo que me gusta y que a mí me guste no implica automáticamente que deba gustar a todo el mundo. Seguro que hay algunos a los que le gusta comer pescado y otros preferimos algo más del terruño seco. No es obligatorio que te guste el jamón. Bueno, si no te gusta, en este caso, más para repartir 🙂

Siempre se puede defender las virtudes que para uno tiene algo. Jamás puede extrapolarse a nadie. Uno tiene un blog porque le gusta. Uno mantiene un blog porque le apetece con independencia del feedback que reciba o, incluso, de la soledad que experimenten sus estadísticas. Si alguien cree que mantener un blog es algo sencillo una vez pasado el frenesí inicial cuando le da a publicar sus primeros artículos se equivoca. Un blog es una carrera de fondo que uno se plantea. Un blog es una carrera de fondo que a uno le puede apetecer correr. Eso sí, siempre con la ventaja de no romperte un ligamento más allá de la posibilidad de lesionarte alguna falange y, cómo no, con el inconveniente de lo de siempre: que te guste y te enganche.

Nada, tropocientas palabras para decir, simplemente, que tengo un blog porque me apetece tenerlo.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Sí, a mí, simplemente, la mayoría de las veces, me apetece leerte. Algunas veces estaré de acuerdo contigo, otras discreparé. Pero a mí, me gusta tu blog, lo sigo, disfruto de su lectura. Un abrazo Jordi.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link