Premios al mejor docente de España made in ABANCA

A estas alturas puedo decir que ya casi nada de lo que sucede en el mundillo educativo me sorprende. No me sorprende que una organización bancaria, muy relacionada con desahucios (noticia1, noticia2), que deja niños en la calle y que, por lo visto, también fue rescatada con un pastizal de dinero público, pretenda lavar su imagen a costa de realizar determinadas labores sociales o, incluso, promoviendo como es el caso, un premio al mejor docente. Es algo muy habitual para determinadas organizaciones el usar determinadas campañas, supuestamente benéficas o sociales, para lavar la imagen y que el personal se olvide de lo que hicieron (o siguen haciendo). Haber recibido 12000 millones de euros de dinero público y pagar 300 millones al máximo accionista de la entidad bancaria (fuente) como que no es muy lógico. Bueno, todos ya sabemos que la lógica y el dinero van, en ocasiones, muy reñidas.

Fuente: https://www.mundoeduca.org

Pero no nos vayamos por las ramas. Vayamos a un premio que, por lo visto, recibió 13000 candidaturas y que va a entregarse en breve. Un premio que, curiosamente, va a premiar al mejor docente de España y que, dotado con 1000 euros, va a permitir al ganador en cada una de las categorías, participar en un megacongreso mundial de Educación que va a celebrarse a mediados de febrero en Galicia. Un premio que se ha mediatizado hasta unos extremos que hacen pensar a más de uno que hay algo que hiede muy mal en el asunto. No se entiende que, a día de hoy y buscando en Google “premios Abanca” nos salgan cientos de artículos en los medios que los mencionan. Mucha más difusión que el Global Teacher Prize a nivel mediático. Bueno, eso sin añadir a esos docentes que, nominados, sólo son entrevistados con una sonrisa profidén alegrándose por la nominación. Claro que sí. Qué mejor que te nomine una entidad bancaria a mejor docente de España. Que el ego está siempre por encima de la ética. Y, por lo visto, en el mundo educativo, lo de la ética ya es algo de lo que, por lo visto, puede prescindirse. Seamos claros… participar y no renunciar a un premio otorgado por determinadas organizaciones es algo que da qué pensar. Al menos deja la ética personal de algunos bastante tocada. Bueno, allá cada cual con su conciencia y su ética.

Hay profesionales finalistas a los que aprecio muchísimo e interacciono, en ocasiones en las redes. A algunos los conocozco presencialmente y sé del buen trabajo que hacen, tanto en el aula como en los centros que dirigen. Tengo clarísimo que, al igual que otros miles de profesionales, están haciendo lo mejor para sus alumnos. No tengo ninguna duda de ello. Lo que sí me preocupa es que estemos normalizando que una entidad bancaria esté entregando unos premios educativos. Sí, he dicho educativos. Me repele soberanamente que, toda aquella crítica que se realiza a determinadas entidades y acciones que realizan, se transforme curiosamente en agradecimiento por convocar un puto (sí, he dicho puto) premio a algo que lo único que hace es intentar lavar su imagen. Y lo más jodido que haya docentes que acepten sumarse al circo.

Me encantaría que alguno de esos docentes finalistas valorara, más allá de la satisfacción que supone el ser nominado a este premio, la ética y renunciara al mismo aunque, vistas las entrevistas que están concediendo a los medios, las palmaditas en la espalda que, curiosamente, les están dando los responsables educativos por ser finalistas o, simplemente, las felicitaciones que están recibiendo en las redes o en persona, creo que va a ser difícil que ninguno lo haga. Al final uno siempre va a tener excusa para seguir adelante con ciertas cosas aunque, para continuar, en algunos casos se haya de tragar mucha mierda y acabar oliendo muy mal.

Actualización

Fuente: Twitter

Hace poco en Twitter, uno de los docentes finalistas del premio que se menciona en este post, me ha enviado el tuit de la imagen. Debo reconocer que me esperaba alguna reacción similar. Tampoco me ha sorprendido demasiado porque, por suerte, escribir como escribo y escribir lo que escribo, hace que haya gente que te la tiene guardada. Además, curiosamente en este caso, sí que me esperaba que sacaran el tema. Coño, me estoy convirtiendo en un visionario. Lástima de no tener estas dotes de visión para saber qué número va a tocar en la Lotería del Niño. Ojalá fuera así.

El día 15 de diciembre el PSPV me entregó un premio de Tecnologías y Educación (enlace), en reconocimiento a mi tarea en educación y tecnologías desde la perspectiva de un docente (sic.). Debo reconocer que, cuando me llamaron para ofrecérmelo tuve mis dudas en aceptarlo y, al final después de meditarlo mucho, puse una sola condición: libertad absoluta para decir lo que quisiera a lo largo de los dos minutos largos después de entregármelo. El mismo mes de diciembre ya había dado una charla sobre neoliberalismo y nueva innovación (vídeo) en Barcelona. No sé si viene al caso pero seguro que alguno también saca lo anterior. Por cierto, me pague el billete del bolsillo y fui sin cobrar. Ya, cuesta entenderlo pero a mí me apetece ir a determinados sitios. Por cierto, sí que he cobrado por hacer alguna cosilla para Telefónica. Si a alguno le apetece también tirar por ahí… no problem. Pero no nos vayamos por las ramas… el discurso versó sobre la mierda de conectividad en los centros educativos, el modelo de CEFIRE que sigue sin funcionar, las infraestructuras deficitarias y un largo etcétera de temas que, por suerte, suple la profesionalidad fantástica de los docentes que están trabajando en la Comunidad. Y sí, agradezco muchísimo al PSPV haberme dado el premio. Creo que me falta post sobre el mismo pero me lo ahorro con este corolario.

Reconozco que compro ropa que, seguro, hace mano de obra infantil (vigilo pero el presupuesto es el que es). Tengo equipamiento informático que también, estoy bastante convencido, que se tira en países del tercer mundo. Y no, no doy dinero a Cáritas ni a casi ninguna ONG. Lo reconozco y no me preocupa el decirlo. Eso sí, soy suficientemente capaz de saber mis límites. Y, más aún de no pretender dar lecciones a nadie sobre ciertos temas. Eso sí, cuando uno contrapone los muertos de Hitler a los de Stalin para justificar ciertas cosas, siempre me repele. El “y tú más” sólo sirve para justificar lo injustificable o demostrar la incapacidad de argumentación. Algo que creo que ha sido un calentón y como tal me lo voy a tomar porque, sabéis qué, una de las cosas que he aprendido en los últimos tiempos por motivos personales es que, lo importante es el día a día y dar la importancia que se debe a ciertas cosas.

Una cosilla… ¿sabéis por qué he escrito esta actualización? No ha sido para justificarme. Ha sido porque me apetecía deciros que a mí también me dan premios. Gracias Toni por visibilizarlo 🙂

Si a alguno de los finalistas le sienta mal el artículo, lo siento. Pero es que cuando veo ciertas cosas...
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

8 Comments
  1. En otro tiempo, en los años 70, 80 ó 90, nadie hubiese aceptado en el mundo educativo un premio con estas características de mercancía capitalista. Ahora, en el siglo XXI, ya nada importa porque la educación se ha vuelto líquida y los docentes se retratan en los claustros. Allí tampoco son nada…

  2. Mario, me duele también tu comentario, sobre todo porque hemos andado juntos durante mucho tiempo, cuando eras la vanguardia del storytelling. Recojo aquí tus palabras de 2005 a propósito de otros premios: «Eses premios foron convocados pola Universidade de Santiago e a Consellería de Educación, e resultamos galardoados seis profesionais da educación primaria e secundaria, pero ao seu xornal parece que unicamente lle interesa un deles. Como profesionais do ensino non universitario, sabemos que ás veces a sociedade valora moi pouco o noso traballo. Por iso consideramos importantes eses premios, pois son unha especie de recoñecemento… reclamo unha mesma consideración para os premiados. Sobre todo, se temos en conta que lle adican moitas liñas a un terceiro premio, e nada a quen escribe este correo, o primeiro premio. ¿Non asumen a valoración do xurado? ¿Consideran inxustos os premios tal e como foron concedidos?»
    Sí, los premios son reconocimiento para una labor muy desprestigiada durante los últimos años. Pero sobre todo son una inyección de alegría y satisfacción para centros como el mío, con muy mala prensa.
    Un abrazo

  3. No recuerdo que estuviese pensando en ti, y por eso no escribi tu nombre, Toni. Esas palabras que citas tenían un contexto. Te lo resumo con brevedad.

    El premio era por haber publicado previamente algún artículo en revistas educativas. Fue convocado por la Universidad de Santiago y la Consellería de Educación de Galicia. Las palabras mías que mencionas se debieron a la manera que tuvo el periódico La Voz de Galicia de informar sobre aquellos premiados, entre los que estaba. Como eran los tiempos del Prestige y el petróleo derramado en las costas gallegas, me pareció que solo informaban del trabajo de uno de los ganadores, que trató el problema de aquel negro barco. A los demás casi se nos olvidaba, y por esa razón envié un correo al periódico con mi queja.

    Después de esta historia, no veo la relación entre las dos situaciones, aunque comparto tus últimas palabras, cuando hablas de la alegría y el prestigio que un profesional recibe con un premio. Pero no entiendo por qué has usado ciertos trucos del storytelling, y mi nombre, para defender tu propia situación. No era necesario…

    Al menos, como mi jubilación está cerca, me queda poco para salir en estos papeles.

    Un saludo, y mucha suerte.

  4. Mario y Jordi: mi intervención en este debate pretendía precisamente lo que habéis hecho ambos, dotar de contexto a algo que no lo tenía. Un tuit o un post resulta insuficiente para los lectores cuando no tienen todos los elementos de juicio a su alcance. Ambos habéis experimentado con la innovación y con las TIC (esa era la clave de lo del storytelling, Mario), y habéis adoptado una posición crítica, muy respetable. Pero quienes os leen no conocen esa trayectoria y conviene recordar que hay un largo camino detrás, ya que de lo contrario el mensaje que lanzamos a los nuevos profes es que la Escuela va bien y que son los innovadores los que la están estropeando. De todo hay, aquí y allá.
    Un saludo y feliz y merecida jubilación cuando llegue 😉

  5. Cada vez me sorprenden menos cosas pero, aún así, siguen causándome estupefacción ciertas situaciones. Por suerte, como estoy diciendo últimamente, los Reyes me han traído toneladas de humor. Y, al final, o uno se lo toma así o se enfada con determinadas personas que dicen A, hacen B y lo justifican acusando de forma muy torticera a C. Un saludo al desfacedor fascineroso (con cariño y sin acritud) y al otro comentarista 😉

  6. Pues porque no sabía yo de tal premio, que si no me hubiese presentado. Estaría bien que Abanca, que me echó después de 24 años como director, me diese un premio ahora que soy docente.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir