Preparar para trabajos que no existen

Lo siento. La maravillosa frase, vertida de forma recurrente en la mayoría de jornadas educativas y, más aún si en las mismas habla gente alejada del aula, acerca de la necesidad de preparar a nuestros alumnos para trabajos que no existen me parece una soberana memez. Sí, seguramente habrá alguien que se crea que ocho de cada diez de nuestros jóvenes trabajarán en algo que aún no existe pero, lamento informarles de que dicha afirmación ya la realizaban algunos en mi época de estudiante. Y, ahora, más de veinte años después de haber abandonado la enseñanza obligatoria, me encuentro con una realidad laboral calcada a la que, en su momento viví.

Fuente: ShutterStock
Fuente: ShutterStock

No, no voy a discutir acerca de la evolución de determinadas herramientas que facilitan el trabajo. Tampoco voy a negar la proliferación de medios de comunicación más rápidos, ni de la aparición de determinados nichos laborales que, en esa época ni se barruntaban pero, resulta que, curiosamente, los que ejercen dichos trabajos son producto de esa formación que, por desgracia, no vislumbraba el futuro. Que alguien compruebe el currículum de los profesionales de hoy en día y, más que formación, lo que han hecho ha sido adaptar la formación recibida a las necesidades laborales que se encuentran en su día a día. Los docentes no hemos desaparecido siendo sustituidos por robots ni por videoconferencias. Algunos docentes siguen haciendo lo mismo que antes y algunos otros, con la formación que recibieron en su momento, se han sabido adaptar a los nuevos tiempos. No es formación, es simple y llanamente, capacidad de adaptación. Una capacidad que depende menos de lo que enseñamos y más de las habilidades con las que se doten nuestros alumnos. Habilidades que deben prepararles para el presente porque, nos guste más o menos, preparar para una profesión que no existe con unas herramientas que desconocemos es harto complicado. Bueno, no tan complicado a la vista de artículos y ponentes que nos venden lo anterior. Por favor… ¿cómo podemos preparar para un futuro que cambia de un día para otro en una sociedad que, mantiene un funcionamiento atemporal a nivel laboral, cuya máxima es la reducción de puestos de trabajo o su precarización?

Resulta sorprendente asociar profesiones de futuro con modas puntuales. También me preocupa que, dichos fenómenos sean considerados tendencia de futuro. No, no tengo nada claro que la formación de Youtubers presente un valor añadido para nuestros alumnos porque, por desgracia, la realidad indica que las nuevas profesiones van a ser ocupadas por dos tipos de personas: las que, con independencia de su formación, han entrado primero en ellas y arramblado una determinada parcela del pastel o los que, con una buena formación, han sabido adaptarse a realidades diferentes con una sólida base del presente.

No compro lo de preparar para un futuro incierto. Lo que sí que tengo claro es que, como mínimo, lo que deberíamos hacer es preparar a nuestros alumnos para el presente y no para modelos laborales del pasado con estrategias que, no por masivas o recurrentes, son válidas.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

6 Comments
  1. Suscribo tus reflexiones como profesora de FP, busco siempre que los alumnos reciban conocimiento adaptado a las necesidades de las empresas donde realizan las prácticas formativas, los curriculos de los módulos de los ciclos formativos en la mayoría de las ocasiones no se ajustan a la realidad de la vida empresarial, tanto en temas a impartir como por su extensión en número de temas a desarrollar, imposible de impartir en relación con las horas semanales de cada módulo. Contando también con los recursos que disponemos en las aulas, tema repetitivo como siempre. Un saludo

    1. Es muy compleja la preparación eficaz para un contexto laboral que, en ocasiones, va a depender más de la empresa o del nicho laboral en el que uno se mueva. Es imposible, por ejemplo, poder dotar a los alumnos que realizan una FP relacionada con el ámbito administrativo de conocimientos en todas las herramientas disponibles en el mercado -o algunas que van a salir- y, es por ello, como bien comentas, que lo más importante en cualquier aprendizaje profesionalizador es ser capaz de formar en lo general y dotar de capacidad de adaptación al alumnado. Algo, por cierto, extremadamente complicado.

      Y el tema de la relación de los currículums de FP con el entorno laboral es algo que merecería tratarse a fondo porque, entre la falta de recursos -algo, por desgracia, habitual- y unos currículums diseñados para contextos de los años cincuenta, no hay mucho margen para la esperanza.

      Un saludo y gracias por comentar.

  2. En my opinión, la educación obligatoria (Primaria & ESO) debe formar personas, no trabajadores. En el resto muy de acuerdo. Maestros y profesores debemos ofrecer recursos para que nuestros alumnos sean competentes en el presente, y que además puedan afrontar la inseguridad del futuro… pero de momento, muchas de las prácticas educativas sólo perpetúan el modelo «industrial».

    1. Eso algunos lo tenemos claro pero, al final, por desgracia prima un modelo educativo industrial donde lo de menos es la persona y lo más importante es perpetuar un diseño social interesado para poder seguir manteniendo un proceso productivo donde algunos -y no son nuestros alumnos- ganan. ¿Es malo que existan industrias potentes? No, lo grave es diseñar las estrategias educativas en base al mantenimiento de dichos modelos productivos que, por desgracia, son más propios -más allá de alguna innovación a nivel de maquinaria o recortes en personal- de décadas pasadas.

      Gracias por comentar.

  3. Lo que hacen las especies vivas que se adaptan bien al medio cambiante, como las especies oportunistas, es tener gran plasticidad. Esto les permite responder a los cambios en el ambiente con rapidez. Las especialistas tienen menos opciones.
    Si quieres preparar a los alumnos para lo que venga en un futuro incierto, habrá que dotarles de una formación amplia e incluso dentro de la especialización.
    Pero al final lo importante es como utiliza cada cual sus habilidades y conocimientos. Por lo cual hay que aportar conocimientos pero también hay que desarrollar la capacidad para utilizarlos. Y si me apuras es más importante lo segundo que lo primero.
    Tal vez así podemos preparar a las personas para buscar su sitio en ese futuro del que no sabemos mucho. Probablemente el camino sea el que nos indica Pericua: formar personas, no trabajadores.

    1. No puedo menos que compartir tu plantemiento y quedarme con lo que comentas: «formar personas que sean capaces de adaptarse al medio y que, dentro de sus posibilidades cambien el modelo productivo para adaptarlo a contextos cambiantes». Bueno, me he permitido el lujo de adaptar un poco tu frase 🙂

      Un saludo y muchas gracias por pasarte por aquí.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link