Prioridad docente

PrioridadesLos docentes, en su inmensa mayoría, tienen sólo una prioridad a la hora de elegir un centro educativo. Una prioridad que no pasa por el proyecto del mismo y sí por la distancia del mismo a su localidad de residencia. Una situación que, por mucho que sea lógica, va a lastrar mucho la capacidad de mejora del centro educativo. Situación que es la clave a la hora de hablar de la correcta gestión de los centros.

Los docentes, al igual que en cualquier otra profesión, tenemos como leitmotiv el acercarnos a casa. Trabajar a cinco minutos a pie de donde se reside (como mucho en el pueblo de al lado para no ver a los alumnos por la calle) es el deseo más reclamado. A ningún docente le interesa escoger un centro por el proyecto educativo del mismo. Los docentes, como personas que somos, tenemos las mismas necesidades que el resto de la sociedad.

Cuando los docentes marcamos, en nuestras peticiones de centro, determinadas casillas siempre lo hacemos en clave geográfica. No conozco a ninguno de mis compañeros que lo primero que haga no sea revisar un mapa para ver la distancia de esos centros a su domicilio. No conozco a ninguno que no pidan continuar en el centro en los que he trabajado si el mismo es de los más cercanos a su localidad de residencia.

El docente, tal como está montado el tinglado, sólo tiene como premio el estar cerca de su casa. No hay otra situación que merezca ser considerada como mejora laboral (más allá de dar el salto a inspección o a alguna asesoría -siempre que la misma se encuentre a una distancia razonable del domicilio o mejore sustancialmente el acercamiento al lugar de residencia-). No hay ninguna otra clave. No hay ningún otro condicionante tan básico como el anterior.

La decisión que se toma de acercamiento y proximidad es totalmente lógica y razonable. A nadie se le ocurre ir a trabajar, de motu propio, a un centro situado a centenares de kilómetros de casa. A nadie se le ocurre alejarse voluntariamente de la familia por mucho amor que tenga a esto de la docencia. Pero ni en éste ni en cualquier otro trabajo.

Es por lo anterior que hablar de proyectos en los centros educativos que funcionen, cuando lo único que vale la pena para el docente es la cercanía a su domicilio, es algo realmente complejo. El docente, por buen profesional que sea, siempre va a tener como objetivo básico el planteado en estas líneas. Objetivos y prioridades más personales que de bien común.

Es complicado mantener proyectos educativos serios en localidades donde no quiere irse a vivir ni el tato. Aún menos, mantener una cierta estructura de centro. Sin incentivos lo anterior marca mucho las posibilidades de éxito. Y, lamentablemente, por muy buena profesionalidad que haya detrás, casi nadie se dedica a montar fregados y planificarlos a largo plazo, cuando se está demasiado lejos de casa.

En mi caso tengo muy claro que estar trabajando a a casi dos horas en coche de casa perjudica mi trabajo. También que el mismo viene, a pesar de no quererlo, muy marcado por la situación anterior. Una situación que se repite en demasiados casos y que condiciona demasiado la Educación en nuestro país.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

3 Comments

    Deja un comentario

    EDUENTERTAINMENT

    Cuando la Educación se convierte en espectáculo

    En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
    close-link