Profe, tienes un problema si te preocupa que tus alumnos copien en los exámenes

En plena vorágine de exámenes es habitual escuchar movimiento de mesas para ponerlas en situación que impidan la correcta visualización del examen del vecino, oír las instrucciones acerca de lo suspensos que van a estar los chavales si se les coge con chuletas e, incluso, esa maravillosa necesidad de disponer exclusivamente encima de la mesa de sólo un par de bolígrafos para reducir el «peligro» de que nuestros alumnos tengan la posibilidad de obtener unos resultados en esas pruebas escritas mejores de las que deberían sacar. Sí, el copiar en los exámenes es una de las grandes preocupaciones de la mayoría de profesores del siglo XXI. Objetivo… buscar chuletas. Necesidad imperiosa de justificar la vigilancia mediante observaciones visuales, paseos de forma continua hacia los alumnos que no saben donde mirar y se les nota sudoración excesiva en las manos y, cómo no, regodearse con cada aviso acerca de las repercusiones que tendría para alguien ser pillado in fraganti copiando.

Fuente: http://computerhoy.com
Fuente: http://computerhoy.com

Sinceramente creo que tenemos un problema. Bueno, uno no, muchos pero, en especial en lo que hace referencia al sistema de evaluación de nuestro alumnado. Porque no es sólo el tema de control exhaustivo de los exámenes, es la necesidad imperiosa de milimetrar si los trabajos que nos entregan están fusilados de internet. Y eso, por desgracia, es muy poco productivo. Poco productivo porque el problema no es que el alumno copie. El problema es establecer mecanismos y sistemas de evaluación que permitan esa posibilidad. Y, sinceramente, ¿alguien me puede explicar qué aprendizaje medimos en un examen que podría resolver cualquiera con una conexión a internet? ¿Alguien me puede explicar qué sentido tiene mandar trabajos que pueden ser directamente copiados de internet? ¿Alguien me puede decir qué podemos extraer de lo anterior?

La culpa de que los alumnos copien en los exámenes es del modelo de evaluación que estamos utilizando. No hay nada peor que plantear un examen como sistema de taxonomización porque, lo único que vamos a conseguir con lo anterior, es saber qué conocimientos volátiles tienen en ese momento. Recordar y vomitar la biografía de determinados autores literarios o cualquier hazaña bélica por el simple hecho de que un determinado día van a tener que verter lo anterior en una hoja de papel es muy triste. Más aún porque lo anterior demuestra poco más allá de la capacidad de uno de gestionar su memoria. Y sí, seguro que alguno diréis que esto sólo sucede en materias de ámbito lingüístico o social. Pues no, lamento informaros de que, por desgracia, en materias más técnicas también hay un porcentaje de replicación demasiado grande de contenidos porque, sinceramente, ¿cuando el problema matemático que se pone es exactamente igual que el que han hecho en clase para facilitar las cosas cambiando, con suerte, los números, es que hay un gran problema en el concepto de evaluación?

Realmente, cada vez tengo más claro que el problema no es el acto de copiar. El problema de fondo son los mecanismos que usamos para evaluar porque, lo único que estamos haciendo con tanto examen y trabajo fácilmente reproducible, es pervertir la evaluación del alumno para convertirla en un simple objeto de calificación que demuestra, tan sólo, las capacidades de nuestros alumnos en adaptarse a un sistema educativo diseñado basándonos en un sistema de repetición y exposición literal de lo estudiado.

Sí, creo, con todo el cariño del mundo, que si uno se preocupa porque sus alumnos copien en el examen tiene un grave problema 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

10 Comments
  1. Otra manera de evaluar, que conlleva otra manera de trabajar en clase, esto es, un cambio metodológico, es sin duda necesario; ¿dónde hay que firmar?. Pero en mi opinión, el conocimiento y la memorización -sí, la memorización- de ciertos contenidos -llámense báśicos o como se quiera- es necesario. Un burro sentado delante de un ordenador sigue siendo un burro por mucha información y conocimiento que tenga delante, a un solo click.

    Y por si lo estabais pensando… soy profesor de Geografía e Historia… 😉

    1. Hace tiempo que he dejado de firmar nada y sí por desgracia, en alguna ocasión, me toca hacerlo, procuro leer lo mínimo posible porque, al final, los papeles nunca pueden reflejar un cambio real. ¿Cambiar? Quizás no sea cambiar por cambiar pero sí empezar a trabajar de otra manera (y no, no hay un método maravilloso ni exportable porque lo que funciona en un grupo, puede no funcionar con otro).

      El memorizar, por cierto, tiene que tener algún sentido porque, eso de memorizar por el simple hecho de haberlo de hacer para superar una prueba escrita y, posteriormente, proceder al borrado rápido de esa información para el siguiente examen es algo muy poco productivo.

      Mi mujer también es de Geografía e Historia y, por eso, sé de lo que hablas 🙂

      Un saludo y gracias por pasarte por aquí dejando tu opinión.

  2. No eres el primero en darse cuenta de esto, y por suerte cada vez hay más gente que lo ve. hay desde hace muchísimo tiempo otros sistemas educativos por el mundo basados en otras metodologías. Te dejo un corto video de la escuela libre (se llaman así) Paideia, que funciona aquí en España desde hace años. De seguro que en cuanto lo veas lo compartirás y buscarás más info, poque es genial 🙂 Un saludo

    1. Conocía el caso de la escuela libre Paidea y de alguna otra. Y sí, te agradezco enormemente que me hayas facilitado este corto porque lo tenía guardado pero no sé por qué motivo no consigo encontrarlo.

      Un saludo y muchísimas gracias por el aporte.

  3. Exactamente, así tal cual como dices en este ilustrativo post sobre uno de los síntomas más evidentes que descubren las patologías de nuestro sistema educativo, los chavales lo dicen: “Este trimestre aprendí mucho más que en el resto, porque normalmente dicen los temas que entran, y lo único que interesa es que chapemos el libro y que escribamos lo chapado en el examen, y lo único que hacíamos era mejorar nuestras técnicas de copiar y hacer chuletas”. […] (Opinión de un alumno sobre diferencias entre unas y otras metodologías, gracias Xarxatic por decir esto…un abrazo,) Se puede ver versión manuscrita junto a otras opiniones similares (esta es el 7º testimonio del primer enlace) en: http://averkpasa.com/wp-content/uploads/2015/08/TetimoniosAlum1.pdf
    http://averkpasa.com/wp-content/uploads/2015/08/TestimoniosAlum-2.pdf

    1. Me encanta el aporte que has facilitado en tu comentario. Sí, realmente el modelo de entener o extrapolar lo aprendido a una calificación numérica basada en un examen teórico o en un proyecto de copia y pega, no tiene demasiado sentido para evaluar el aprendizaje de nuestros alumnos. Quizás deberíamos evolucionar hacia otro tipo de evaluación pero, por desgracia, también resulta que para algunos la solución es la rúbrica que, por desgracia, hace aún más complicado evaluar ese aprendizaje.

      Un saludo y muchas gracias por el comentario.

  4. A mí me han dicho, desgraciadamente, que tenemos que evaluar con exámenes porque existen evaluaciones internacionales como PISA, que desean estandarizar el aprendizaje de todo el mundo, desde el punto de vista occidental. Saludos desde Puebla, México.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link