Propuesta de un banco de recursos para la asignatura de Tecnología

Lo de las veinte horas lectivas es algo que, aunque algunos piensen que no ha tenido ningún tipo de repercusión, ha hecho que muchos docentes de Secundaria se hayan planteado desde su aplicación, el dejar de hacer cosas «extra» para dedicarse a su labor fundamental a la que les obliga su rol de docentes. No es extraño ver como grandes actividades que se hacían, por ejemplo en Tecnología (que es lo que más conozco por formar parte del colectivo), se hayan ido reduciendo. Desde el boom de la creación de contenidos, el compartir los mismos e, incluso, la gran cantidad de proyectos que se ideaban, hemos pasado a un estado de cansancio absoluto porque, entre lo de las horas lectivas (no confundir con las laborales), el aumento de ratios y el no haberse renovado el material en décadas por parte de la administración en los talleres, poco se puede hacer salvo que queramos que nos dé un infarto asumiendo aún más obligaciones de las que nos vienen marcadas por nuestra profesión. Y, a pesar de eso, se hacen cosas… no pocas.

Fuente: ShutterStock

Uno de los problemas con los que nos encontramos los docentes (no solo los de Tecnología) al llegar a un nuevo centro es que, en ocasiones, se usan libros de texto que no nos gustan ni sirven, hay materiales de elaboración propia -que no permiten reelaboración de ciertos aspectos- con los que tampoco comulgamos demasiado o, simplemente, te crean un espacio de Moodle y dicen… ¡apáñate a buscar y hacer tu propio material! Ninguna de esas opciones considero que sea la mejor porque, al final, tener un buen material de apoyo hace que tus clases funcionen mejor. Material que, por desgracia y según experiencia, debe tener su versión en papel para los alumnos. No todos tienen equipos informáticos en casa y, al final, el papel es lo único que sí que permite la posibilidad de acceso a ese «conocimiento» por parte de todos nuestros alumnos. Ello no obsta a que pueda trabajarse de forma dual entre ese tipo de materiales y materiales digitales. Bueno, más bien recopilación de recursos disponibles para los chavales a un clic de distancia.

Como sabemos que la administración no está en el tema de elaborar sus propios materiales para que puedan irse adaptando por los docentes o centros, prefiriendo pagar cientos de millones de euros anualmente a las editoriales, tenemos un gran problema… ¿de dónde sacamos el tiempo para elaborar esos recursos tan necesarios para nuestros chavales sin caer en el mercadeo, muchas veces de productos de dudosa calidad, que nos ofrecen las editoriales? Por cierto, aclaro aquí que hay material de editoriales de calidad pero, comprarnos un CD por una o dos canciones es algo muy alejado de la lógica. Espero que se me entienda. Lo de los materiales digitales para ser comprada su licencia anualmente es algo que tampoco veo. Llamadme raro.

La solución la teníamos en nuestras manos cuando un grupo de docentes decidió hacer unos apuntes de diferentes asignaturas denominado Apuntes Marea Verde. Una bonita iniciativa, con un boom inicial que, por desgracia, se ha quedado en el camino. Mucha ideas se quedan en el camino porque, lo importante no es empezar un proyecto, lo importante es mantenerlo. Cuando hablo de los miles de blogs docentes que se crean y los pocos que se mantienen pasadas las primeras publicaciones me estoy refiriendo a lo anterior.

Entonces, ¿cómo hacemos ese banco de recursos?

En primer lugar debe hacerse en el propio centro con los docentes de las asignaturas que deben encargarse de buscar, recopilar y adaptar el material. Mañana propondré en mi Departamento cambiar los materiales de mi asignatura e ir elaborando materiales (cogidos de aquí y de allí, dándoles un toque personal) a lo largo del curso que viene. Materiales en versión pdf que se van a entregar a los alumnos en versión papel o, simplemente, podrán ser descargados de una web creada por el Departamento. Aquí otra duda… Google Sites, WordPress o Blogger. Y la más importante, ¿dónde alojarse? ¿Versión gratuita, hosting de pago, dominio propio,…? Descartada completamente la plataforma institucional Mestre a Casa porque, no es que sea mala, es que es peor.

Otra cuestión es que los recursos sean fácilmente adaptables de un curso a otro y que puedan, sin demasiados problemas, ser readaptados en caso que a otro brillante individuo se le ocurra hacer una nueva ley educativa (ya sabemos que en nuestro país la moda de las leyes educativas va de la mano con las modas en metodologías faltas de evidencia científica). Es por ello que deben hacerse en bloques y no por temas. Bloques que, desde que existe la asignatura de Tecnología no han cambiado demasiado y sólo se han trasladado de un curso a otro.

Por cierto, ¿de dónde sacamos las horas para hacer ese material? ¿No es forzar mucho la maquinaria ponerse a lo anterior? Pues aquí va a depender mucho de las ganas del Departamento, de la relación entre sus miembros y de la manera de gestionar ese proyecto. Quizás sea más importante ese banco que otras cuestiones. Eso sí, lo que ha de ser es muy fácil el asunto, sin complicaciones técnicas innecesarias y que permita tener un material de calidad. Y jamás olvidarnos de que lo realmente importante como docentes no es la creación de material, es que nuestros alumnos aprendan.

¿Precauciones? Las lógicas. No usar materiales bajo copyright, que el material esté disponible en la red para nuestros alumnos y otros centros que puedan necesitarlo e ir incorporando, cada vez que se monte algo, actividades y nuevos recursos en función de la utilidad que le veamos a los mismos. Algo vivo que no tenga que modificarse mucho porque, al final, lo que no puede pedirse es que el profesorado esté haciendo y rehaciendo de forma completa un material base para trabajar a largo plazo.

Ya sé que lo que he dicho puede extrapolarse a otras asignaturas pero, permitidme barrer un poco para casa. Un detalle, cada centro es un mundo y quizás un material que funcione en uno o con un grupo de alumnos, deba adaptarse para que funcione con otros. Eso sí, la base si la tenemos, ayudará muchísimo a esas pequeñas calibraciones que deberemos hacer para cada curso y cada clase.

Tenemos un curso por delante para ello (siempre y cuando se acepte por mayoría porque, por suerte, creo en la democracia y en que todos los miembros del Departamento, con independencia de su relación laboral con la administración, son igual de valiosos) y, vuelvo a repetir que, es una auténtica pena que la administración no esté por la labor de ofrecer ese tipo de materiales más allá de crear plataformas de recursos en los que nadie sabe encontrar nada, de usabilidad nula y que han costado un pastizal.

No vamos a elaborar de la nada ya que, por suerte, hay mucho material bueno en la red. Lo importante es saber seleccionarlo. Y sí, si se lleva a cabo, lo compartiremos con todo el mundo ;)
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link