Propuestas educativas by Susana Díaz

La verdad es que llega un momento en que, los miedos que uno podía tener hacia la expansión de un modelo educativo global que, por desgracia, abandonara toda cuestión humanista y de mejora social, se confirman de forma fehaciente. Ya no son sólo las políticas neoliberales presentadas por algunos que, por su simple taxonomización política, puedan defender. La idea de una educación vendida en formato empresarial o, con su sucedáneo, emprendedor, ya está a la orden del día. No hace falta esconderse. El mercado manda. La educación, subsidiaria del mismo. Las propuestas educativas, lamentablemente, obviando la necesidad de apostar por modelos al margen de intereses económicos, muy marcadas por lo que dicen organizaciones e intereses muy poco educativos. Y así hasta llegar a ver propuestas, de corte mucho más economicista que las planteadas por modelos tipo Trump o, el ala más dura de esos partidos que se autodenominan de «centro» (bueno, ya sabemos que el centro es donde caben todos aquellos que quieren oscilar hacia la derecha). No, no es malo que tengan su bolsa de votantes pero, por favor, que no vendan política social o digan que defienden el futuro de todos los niños cuando sus propuestas dicen otra cosa. Y ya si las propuestas tienen un sesgo así, ¿qué pensáis que sucederá cuando, si alguna vez llegan al gobierno, y aplican las mismas? Que no, que las políticas no se edulcoran por el simple hecho de llegar a la poltrona. Algo que deberíamos tener muy claro.

Fuente: http://www.juntadeandalucia.es

En el día de ayer, una de las aspirantes a dirigir el PSOE, publicó su lista de propuestas. No, no voy a hablar de la realidad educativa de la Comunidad que gobierna porque creo, que si uno vive ahí o lee los datos que publica el Ministerio -y que lleva publicando, incluso cuando mandaban ellos- estará conmigo en que no está para echar cohetes. Ya, que cada uno lo justifique como quiera pero, con los datos en la mano, hay muchos problemas educativos que, a pesar de contar con un plantel de profesorado competente, no se han resuelto. Y no es por falta de recursos ni de inversión. Es por una concepción educativa que no ha conseguido romperse, por dinámicas que siguen manteniéndose y por un modelo de gestión educativa que no ha funcionado. Y creo que con treinta años de gobierno ininterrumpido uno puede afirmar lo anterior.

Pero vayamos a las propuestas en clave educativa que presenta Susana Díaz para dirigir al PSOE. Unas propuestas que tienen mucha miga por lo que implican y que demuestran que las políticas educativas no las marcan los gobiernos y sí, en más ocasiones de las que sería razonable permitir, organizaciones con una visión educativa alejada completamente de las posibilidades de mejora social, calidad intelectual y destinadas, fundamentalmente, a surtir de mano de obra a las mismas. Consumidores en lugar de críticos. Productores en lugar de pensadores. Modelos globales para una sociedad cada vez más desigual que se plasman, negro sobre blanco, en documentos como el enlazado anteriormente y que voy a permitirme explicar sus connotaciones a continuación.

Se impone un pacto social para la educación, la formación y la ciencia.

La verdad es que uno ya está un poco harto de propuestas de pacto, reuniones de los «míos» para que me ayuden a diseñarlo y, por desgracia, ninguneando a los docentes porque, ¿si ya no contaron con los docentes, salvo con alguno de los suyos, en la LOGSE, alguien se cree que van a contar ahora con ellos? La historia, por mucho que nos empeñemos, siempre repite errores. Ojalá no fuera así.

Vivimos en pleno siglo XXI y nuestro sistema educativo sigue sin actualizarse al ritmo que la sociedad y la globalización requieren.

¿Debe venir la actualización del sistema educativo por el tipo de sociedad que tenemos o debería usarse la educación para mejorar la sociedad? Yo lo tengo claro pero, por lo visto, algunos opinan que, lo que debería marcar la educación es la globalización y la sociedad actual. Por lo visto, el tema de la personalización, atención a las diferencias y establecer las posibilidades de afección sobre determinadas situaciones que se están dando en muchas sociedades por haber usado mal el concepto de «globalización» ya quedan al margen del asunto. No, la educación nunca debe ser globalizada y, aún menos ir a golpe de demanda social porque la educación es lo único que tenemos para cambiar la misma.

La universalización de la educación pública de los 0 a los 18 años y la formación profesional para jóvenes y mayores deben ser un cometido educativo.

¿No sería mejor que, en lugar de crear plazas de 0 a 3 años hiciéramos leyes que permitieran que los padres y las madres pudieran disfrutar de permisos más largos, mejoráramos la conciliación familiar y nos dejáramos de avanzar etapas de escolarización para ofrecer a los niños lo que necesitan? Y los primeros años de vida necesitan estar con sus padres y sus padres con ellos. Eso sí, a mayor facilidades de escolarización de esos chavales más se puede justificar por las empresas los calendarios laborales de sus trabajadores, su pérdida de derechos y esas jornadas interminables.

Hacer universal y gratuita la educación de 0 a 3 años y la primera matrícula en las universidades. Los alumnos que aprueben a la primera no pagarán matrícula, como sucede en varios países europeos. Y las becas se destinarán para cubrir otros gastos estudiantes de familias con rentas bajas.

Sí, aquí no podría estar más de acuerdo. Gratuidad de la primera matrícula en todo tipo de estudios siempre que se aprovechen. Y becas para que las posibilidades de aprobar los estudios no dependa de la renta o nivel sociocultural de las familias.

Es necesario que la formación sea más práctica, especialmente en la Universidad. Los estudiantes además de contenidos y conocimiento deben aprender dos idiomas, deben aprender a programar, deben aprender a pensar y lógica, el nuevo lenguaje de las máquinas. En definitiva, deben formarse en todo lo que los robots no se espera que puedan hacer en décadas.

Cargarse todo el pensamiento en etapas superiores supeditándolo todo a prácticas, apostar por la programación y todo lo que demande nuestro contexto empresarial. Ya, lo anterior es algo global pero, ¿es bueno? ¿Es positivo reconvertir la educación en algo supeditado a cuestiones empresariales? Y el modelo que se plantea en este párrafo lo deja muy claro. Y ya cuando dice que el ser humano debe formarse en todo aquello que no puedan hacer los robots… digno de alguna de esos libros que publicó Asimov y que tanto nos hicieron disfrutar. Un detalle, falta eso de formar para profesiones que no existen. Supongo que se le debe haber despistado a su asesor -o asesores- en temas educativos. Alguien de quien me gustaría conocer el nombre, o los nombres en caso de ser más de uno.

Pero el gran dé cit en España es la formación privada de las empresas, en porcentaje del PIB uno de los más bajos de la OCDE. Las empresas innovadoras y que compiten en mercados internacionales la formación y la gestión de los recursos humanos es parte de su estrategia. Pero la mayoría de empresas españolas no gastan nada en la formación de sus trabajadores. Es necesario desarrollar la formación dual con la participación activa de las empresas en el diseño de los planes de formación y en la enseñanza de los mismos para adaptarlos mejor a las necesidades de sus trabajadores y de los nuevos empleos que van a demandar.

¿Quién debe decidir el tipo de formación? Las empresas. Sí, lo dice bien claro. Son los intereses privados los que deben marcar y gestionar las competencias, formación y recursos humanos. Apuesta por la FP dual y las prácticas no remuneradas porque, al final, uno debe saber leer entre líneas. Y, en este caso, nos lo ha puesto muy fácil.

Construiremos un Sistema Nacional de Formación Profesional, en colaboración con las CCAA, las empresas y los agentes sociales que permita combatir la principal desigualdad de acceso a un empleo que es la falta de capacitación técnica y las prácticas laborales.

Vale, me parece muy bien… ¿cómo vamos a hacerlo? Por cierto, ¿dónde quedan los docentes de FP en la propuesta? Porque, que yo vea, sólo se pide colaboración a los responsables políticos de otras comunidades, a las empresas y a los agentes sociales (léase sindicatos). Supongo que la práctica habitual de ningunear a los docentes en todas las etapas es algo muy extendido porque, en ningún momento de sus propuestas -y aún menos en ésta- he visto que los pusiera en la ecuación.

La formación e inserción laboral de nuestros jóvenes en las empresas será una prioridad. Todos aquellos jóvenes con conocimientos de idiomas y formación especializada tendrán derecho a un programa de inserción personalizado en empresas exportadoras.

¿Formar profesionales para exportarlos? Seguro que debo haberlo entendido mal. No puede ser que proponga que los jóvenes más formados se dediquen a la exportación porque, me da la sensación de haber oído en alguna ocasión que criticaba la emigración de los jóvenes a otros países. Debo haberlo leído mal e interpretado peor.

Creo que debo haber leído mal todo el programa -al menos lo que hace referencia a educación- y seguro que lo he interpretado torticeramente por mis ideas políticas preconcebidas. Estoy seguro de que no dice nada de lo que he entrecomillado y que mañana saldrá el programa verídico que presenta Susana Díaz. Ya, es que por la mañana soy muy poco de entender las cosas y no habré leído lo que creo haber hecho porque, habré confundido el programa con la traducción del de Trump y su visión educativa 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. No estoy de acuerdo en lo referente a las becas. Creo que las becas no deben supeditarse a los resultados, sino a las condiciones económicas. El hijo del obrero no tiene las posibilidades ni materiales ni socioculturales que el hijo del adinerado. Mucha gente no puede pagarse academias ni otras mejoras que les ayuden a sacar mejores notas. Quitarle la beca a alguien que no ha conseguido aprobar un curso, seguramente por multitud de causas ajenas es cargarse la equidad porque les forzará a abandonar frente a quienes tienen medios y posibilidades y, en última instancia, pueden permitirse el lujo de suspender porque su familia siempre tiene el recurso de pagarle la universidad privada.

    1. Sí y no. Creo que no hay que ser excesivamente rígidos, que hay que tener un margen de tolerancia, pero también hay que exigir resultados. Yo veo en la enseñanza secundaria cientos de ayudas obscenamente desaprovechadas mientras los que se supone que se pueden valer carecen de cualquier tipo de ayudas. Y no hablo de los ricos, sino de eso que se da en llamar clase media.

    2. Nadie debe dejar de estudiar por falta de recursos económicos familiares. Eso sí, una vez cubierto con creces lo anterior (que, hay casos que no sólo deben cubrirse a nivel económico ya que también debe hacerse a nivel social), conviene, tal y como te responde Gregorio, exigir que aprovechen dichas becas. Y no, no debería permitirse que, por el simple hecho de tener dinero, uno pueda conseguir un título académico porque, entonces, la devaluación interesada del asunto ya sabemos a quiénes acabaría perjudicando.

      Un saludo y gracias por pasaros por aquí.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link