¿Qué es la competencia digital?

competencia_nestor_14
Fuente: Néstor Alonso

¿Qué es la competencia digital? ¿Qué significa que un docente sea competente a nivel digital? ¿Cómo se mide el grado de destrezas en ese uso que se plantea de las nuevas tecnologías y que, supuestamente, otorgan ese grado de ser competente en ello? ¿Es competente quien usa la herramienta o quien decide, sabiendo usarla, no lo hace por considerar que la misma no cubre sus necesidades?

Cuando se habla de competencia digital -algo, por cierto, muy en boga- siempre me da la sensación que hablamos de algo demasiado difícil de definir. Hay grados de supuesta competencia digital pero, como siempre, los mismos vienen muy marcados por el conocimiento de determinadas herramientas tecnológicas que facilitan una determinada función. Herramientas en las que se puede ser experto en su uso pero que garantizan muy poco de ser competente digitalmente.

Cuando veo a alguien usando Whatsapp siempre me estoy planteando el conocimiento que posee esa persona de la herramienta. Habilidad en insertar imágenes, notas de voz, silenciar contactos, gestionar la configuración. Muchos, por no decir la mayoría, simplemente usan Whatsapp en su vertiente más básica… envío y recepción de mensajes instantáneos con diferente contenido multimedia. ¿Sirve lo anterior para taxonomizarlos? ¿Sirve lo anterior para evaluar su competencia en el uso de la herramienta? ¿Son competentes quienes hacen exclusivamente un uso básico de la herramienta?

Creo que hablar de competencia digital es algo muy difícil. Más aún si, como yo, crees en que uno es competente en algo cuando tiene capacidad de adaptarse al entorno y, mediante improvisación en muchos casos, es capaz de usar cualquier cosa que tenga disponible para cubrir sus necesidades puntuales. Usar algo más o menos tecnológico no garantiza ser competente en el ámbito digital. Usar según las necesidades de uno lo que tenga disponible y tener capacidad para elegir entre una variedad de opciones (entre las que pueden existir aparatos o herramientas tecnológicos) creo que sí que garantiza la competencia anterior.

Un docente que tenga Facebook y sepa usarlo no es competente digitalmente. Quizás, ni tan sólo, podamos hablar de su competencia como docente. Inferir por un conocimiento de la herramienta, incluso que el mismo sea muy avanzado, la competencia digital de alguien es imposible. Aún menos catalogar por usos puntuales de herramientas en contextos muy limitados.

La competencia digital debería demostrarse incluso en contextos no mediados por la tecnología. Me parece que estamos confundiendo, de forma interesada, los conceptos de tecnología y competencia. Algo que, en demasiadas ocasiones, viene marcado por certificaciones que falsean una supuesta competencia digital que no existe.

Un docente que sepa de tecnología y no la use en el aula porque considera que no cubre sus necesidades se podría considerar competente a nivel digital pero, ese no uso de sus habilidades, haría que el mismo fuera considerado, por parte de muchos, como alguien que no es competente digitalmente. Algo que poco tiene que ver con la competencia y mucho con la sensación de competencia que se desprende. Lo mismo en la casuística opuesta. Docentes que hacen sus pinitos con determinadas herramientas, difunden sus trabajos y se les atribuye competencia digital. Algo que tampoco sería demasiado justo porque estaríamos extrapolando una habilidad concreta en una herramienta (o en su uso) a una visión global.

No me queda demasiado claro. Quizás es que hablar de competencia digital queda demasiado grande para quienes pensamos que lo importante es que lo digital te ofrezca alternativas (que puedes usar o no). O quizás es que me preocupan demasiado las visiones sesgadas sobre el tema. Visiones que subyacen en la mayoría de apreciaciones y que tienden a globalizar un grado de competencia en una habilidad demasiado difícil de medir.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

16 Comments
  1. me gusta el concepto que expones, y es un concepto muy confuso pero si que es cierto que en un futuro que ya es presente tanto alumnos como profesores han de ser competentes digitales

  2. Yo diría que es como las estadísticas.
    También depende de sobre qué parámetros mides y lo que interpretes de ellos.
    Yo tengo una formación de informática, pero apenas trabajé un año como informática (o poco más). De programar conozco bastante, me adapto fácil a nuevos softwares, tuve que programar una línea de robot, un taladro Pluritec, programar un software para intermediar entre un software de diseño y un photoplotter. Tengo esas certificaciones de las que hablas (algunas) relacionadas con Microsoft Office, ahora realizo un máster de enseñanza y aprendixzaje en entornos digitales y recientemente en el MOOC ‘Entornos Personales de Aprendizaje (PLE) para el Desarrollo Profesional Docente’descubrí que mis competencias digitales eran básicas.

    Y realmente lo soy, teniendo en cuenta que relacionan la competencia digital con ser un creador de contenido de la web 2.0.
    Esta es la rúbrica http://goo.gl/OYCuxn
    Rúbrica de Autoevaluación de Competencias Digitales elaborada por David Álvarez [@balhisay] para http://e-aprendizaje.es/ y http://conecta13.com/ con licencia Creative Commons (01/01/2013)

  3. Me gusta este mapa donde se exponen las características de «competencia digital». Un competente digital ha de ser capaz de ser competente en cada una de las 5 áreas que incluye: http://cmapserver.unavarra.es/rid=1MW6V5ZDH-2BC9H8D-453/Competencia_Digital_areasycompetencias.cmap
    No sólo hábil en utilizar medios y herramientas digitales, sino hacerlo de modo inteligente: del modo que le sea más provechoso y rentable para lograr sus objetivos. Más beneficioso que si no utilizara ningún medio digital. Si no, no tiene sentido…
    Gracias, Jordi, de nuevo, por hacernos reflexionar.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link