Qué prefieres, ¿follar o que te follen?

La clave del asunto educativo es la respuesta a la pregunta planteada en el propio título. Hay algunos docentes que prefieren follar y otros, ser follados. No es ni bueno ni malo tomar una opción u otra. Lo único que va a depender del asunto es tu participación activa, horizontal y con roles en igualdad o, simplemente, ser un sujeto pasivo que está siendo follado por alguien que, de forma totalmente impredecible y sin tener en cuenta tu opinión, va a darse un festín a lo largo del  asunto. Dos visiones. Dos modelos de docentes. Dos maneras de entender el concepto de la educación. Dos maneras, en definitiva, de entender la vida.

Fuente: Fotolia CC

Cuando un docente va a un evento educativo en el que alguien dice chorradas, está ahí para que se lo follen. Si además ese evento cobra un dinero por asistir al mismo, sería como si una prostituta pagara a sus clientes. Muy atractivo debería ser el cliente para que se diera la casuística. Muy mediocre debería ser la inteligencia de una prostituta para permitir ser follada por alguien y además pagarle por ello. Y ya no solo de alguien dedicado a ese oficio tan antiguo que, lamentablemente, está gestionado por tipejos sin escrúpulos, dentro de un contexto muy sórdido. Pero no voy a ahondar acerca de mi opinión sobre ello. Voy a seguir hablando de docentes amigos del ser jodidos antes del estar jodiendo. Bueno, para el alguien esté jodido, todos sabemos que alguien ha debido joderle. Ésa es la clave del asunto.

Si uno compra un libro de autoayuda al final solo está ayudando al que lo ha escrito. Si uno compra una determinada herramienta innecesaria que, simplemente ha adquirido por la presión del entorno o porque se la han vendido muy bien, al final alguien ha trincado por el asunto. Bueno, y ese uno se convierte en un personaje que ha palmado pasta comprando algo que, ni necesitaba ni va a usar nunca. Ya si eso lo trasladamos a ejemplos del ámbito educativo especialmente relacionados con el sector docente pero, como es fácil deducir y más sabiendo mi trayectoria literaria, no voy a desvelar más con ejemplos. Así siempre dejo parte de la investigación del folleteo al personal. Que lo de investigar acerca de follables y follados mola mazo. Solo sea por la palabreja.

No hace falta vivir en un año acabado en cinco para que algunos fruicionen con ahínco. No hace falta ser merluzo para que te la cuelen y descubras que tu pareja se acuesta con el vendehumos de turno. No hace falta olerse el pastel para saber que, si hace dos días ya había caducado, aún estará caducado a día de hoy. El estado de los productos no mejora con el tiempo. Bueno, salvo yo. Es lo que tiene mi maravillosa genética. Ya veis que nos alejamos del asunto pero, a veces, es imprescindible hacerme autobombo.

Uno decide libremente hacer ciertas cosas pero, por favor, si te follan a sabiendas y tú te acabas arrepintiendo a posterori del asunto, la culpa no es del otro. La culpa es de tu decisión porque, al final en esto del eduentertainment o en apoyar a determinados personajes, modas u organizaciones, la decisión final siempre va a ser tuya. Por mucho que te hayan follado antes, ahora estás a tiempo de decidir… qué prefieres, ¿follar o que te follen? Yo lo tengo claro. Y siempre en su connotación más horizontal porque, a mí, sinceramente, me gusta que las relaciones sean al mismo nivel.

Os prometo que el post de hoy iba acerca de la maquetación en papel de mi nuevo libro (que podéis donar en versión digital o comprar en papel desde aquí) pero, por desgracia, me he desmadrado. Sí, la culpa, como siempre, es de la medicación.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
7 Compartir
Compartir7
Twittear
+1
Compartir