¿Qué tal si nos ponemos manos a la obra?

Debo reconocer que estoy muy cansado de ver como la Escuela Pública lleva años dilapidando a grandes profesionales. Estoy realmente triste al ver, más allá de la satisfacción que experimento en mi aula, como dotaciones ingentes de elementos tecnológicos varios se usan como antaño. Sinceramente, creo que algo está fallando cuando veo que hay centros educativos concertados y privados que están adaptando o cambiando (o quieren cambiarlas) el paradigma educativo mientras en la pública nos empecinamos en criticar a otros para justificar nuestra inanición.

Fuente: http://www.fiuxy.com
Fuente: http://www.fiuxy.com

Hay grandes centros educativos públicos, grandísimos profesiones e, incluso que haya excepciones, recursos materiales para no ser menos que casi todos los centros educativos concertados y la mayoría de privados. Sí, tenemos de todo. Sí, podríamos tener más porque, seamos sinceros, nunca va a haber los suficientes recursos para lo ideal que todos tenemos en mente cuando hablamos de Educación.

Por tanto no entiendo -bueno, cada vez lo estoy entendiendo un poco mejor- que haya centros educativos que, sin los recursos de la pública (sí, conozco centros concertados donde los recursos son inferiores a los que hay en la pública), que apuesten descaradamente por otra manera de hacer las cosas. Puedo entender que vendan en gran parte humo pero, si de lo que venden un pequeño porcentaje es real (y no lo dudo), ya están a años luz de la mayoría de centros educativos públicos. Y eso me jode. Como defensor a ultranza de la pública me jode y me genera acidez en un estómago que cada vez está más destrozado.

No quiero cuestionar que se publiquen ahora este tipo de proyectos (hemos de recordar que estamos en período de elección de centros educativos) que va a afectar a más de trece mil alumnos en Cataluña. Lo que sí que me causa desasosiego es ver como, salvo honrosas excepciones (demasiado pocas para mi gusto) y francotiradores distribuidos aleatoriamente, no estemos en la pública haciendo cosas similares. Sí, creo en la pública aunque lamentablemente estoy ya cansado de eslóganes, manifestaciones y mantras que poco tienen que ver con la realidad. Porque la realidad se empeña en ser diferente a lo ideológico. Algo que cuesta encarar. Tozuda realidad.

¿Por qué los padres se van de la pública? ¿Qué les ofrecen en la concertada o privada? ¿Por qué no vendemos lo que estamos haciendo -y mucho estamos haciendo bien- en la pública mientras otros lo venden todo? ¿Por qué no hay proyectos globales de centro? ¿Por qué seguimos culpando a terceros de nuestra inanición? ¿Por qué…? Lo siento, ya no puedo más. Quiero dejar de mirarme el ombligo y ver en qué nos estamos convirtiendo. Y nos estamos convirtiendo en centros educativos de segunda. No todo es culpa de la administración. Algo tendremos que ver todos los que trabajamos y llevamos a nuestros hijos a la pública en lo anterior.

Hace un tiempo jamás me hubiera planteado escribir algo parecido a esto. Ahora, después de algunos años vadeando entre errores y aciertos en la Escuela Pública y, hablando cada vez con más personas que tienen otra visión, quizás ha llegado el momento de dejar de culpar a terceros, escudarme en cuestiones ideológicas y pedir que, de una vez por todas, nos pongamos manos a la obra. Porque el tren está pasando y si no lo cogemos después no nos extrañemos ni quejemos de lo que nos suceda. Y ya llevamos perdidas demasiadas estaciones.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

9 Comments
  1. Hola Jordi! Las escuelas concertadas o privadas ofrecen a los padres un horario de «guardería» más amplio, no mejores docentes. Además, los alumnos dificiles (por el motivo social o cognitivo que sea) siempre acaban absorbidos por las escuelas públicas. Saludos!

    1. Laura, llevamos demasiado tiempo dedicándonos a echar la culpa a terceros de lo que sucede en la Escuela Pública. Quizás convendría, de una vez, analizar qué podemos hacer para mejorar las cosas. Sí, tenemos mayor cantidad de alumnos «difíciles» y muchos con una problemática social detrás imposible, tal como estamos gestionando las cosas, de solucionar en los recintos escolares. Lamentablemente esto, en demasiadas ocasiones, se usa como excusa para no ir más allá. Porque ir más allá depende de nosotros (de los docentes, padres y alumnos que trabajamos o eligen este tipo de enseñanza). Ya no vale la excusa de echar las culpas a otros porque, al final, de tanto eslogan barato (no discuto que sea o no real) nos olvidamos de lo esencial.Y lo esencial es meter mano a un sistema educativo público que está hundiéndose lenta pero inexorablemente (algo que no es de ahora, ni de Wert ni de los recortes porque, tirando de hemeroteca, observamos que el abandono escolar es un mantra que lleva demasiados años suspendido encima de nuestro sistema público).

      Un saludo de vuelta.

  2. Totalmente de acuerdo. Hay que tomar la escuela, y lo digo muy seriamente y en el buen sentido. Para ello, lo primero es creernos que podemos, que no somos cabos sueltos sino muchos y muchas docentes, desperdigados, sí, pero en red y con potencial para forzar el cambio. Hay que dejar de conformarse con que detrás de la puerta de cada aula hacemos lo que nos parece mejor y expandir el concepto, defenderlo, incluso exigirlo: trabajar para el contagio. ¿Dónde hay que apuntarse?

  3. Libertad. Básicamente libertad. Es lo que se necesita. Es lo que no te permite el BOE. Es lo que no te permite la inspección. Es lo que no te permite el sistema de oposiciones con tribunales ante los que no puedes arriesgar ni utilizar medios tecnológicos que luego necesitarás en clase. Libertad en los centros. Libertad para experimentar. Libertad para opinar. Eso y que en los coles la gente esté a lo que tiene que estar, por y para el alumno. Sólo así se entenderá que cuando hay que trabajar en equipo, hay que hacerlo dejando el ego a un lado, lo buenos que nos creemos y trabajar en proyectos conjuntos. ¿Que la gente se va a la privada/concertada? Pues claro. La pública está llena de gente que ha sido escogida por ser como lo que ya hay, normalmente las oposiciones están hechas para mantener la mediocridad, porque a muchos que pueden traer aires nuevos se les defenestra o se les relega al interinaje. Y estos acaban dejando en un cajón proyectos educativos que en cualquier otro país serían bien recibidos en un centro educativo, emigrando y vendiendo ropa o poniendo mojitos en otros países. Educación pública sí, pero sin interinos ni funcionarios. Contratación libre según proyecto de centro; flexibilidad y movilidad. Nada hay más negativo para la educación que el que el docente sea un funcionario.

    1. estoy muy de acuerdo, la clave del desastre es la falta de libertad y para eso hay que desvincular al Estado de la educación (esto no implica desatender a los más necesitados).

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link