Queridos Reyes Magos

Fuente: http://idoproyect.com
Fuente: http://idoproyect.com

Queridos Reyes Magos:

Ya sé que ni sois Reyes ni Magos (lo de majos está por ver). Ya sé que detrás de cada carta en papel hay un incesto arbóreo. Tengo muy claro que la sangre azul no corre por vuestras venas y que, más allá de algún regalito que me traéis envuelto en esos papeles del Carrefour, poco puedo esperar a estas alturas de vuestra supuesta magia. Empero lo anterior me permito pediros algunas cosillas. Cosillas insustanciales. Cosillas que poco tienen que ver conmigo (ya que si fuera así primero iría el yate, seguido del coche de carreras y una foto con el pequeño Nicolás además de la obviedad de la salud para poderlo disfrutar) y mucho con mi profesión. Sí, soy tan bueno y sé que he sido tan bueno que pido para muchos. No es malo pedir una vez para otros porque, pedir para uno mismo sólo trae recortes y Ministros como Wert. Y no me mola ni una cosa ni la otra.

Puestos a pedir pido una conexión decente en los centros educativos. Coño, supongo que a estas alturas podéis amenazar a algún directivo de Telefónica o de Jazztel para conseguir lo anterior. Que ya lleváis unos años en esto y que esos personajes tienen hijos y reciben regalos. Si se puede robar cobre, ¿por qué no ir a robar telecomunicaciones? Que Madoff ya no escribe cartas. Que dicho esfuerzo piramidal puede dedicarse a otras cosas más serias y necesarias.

Ya que ponéis una conexión en condiciones por qué no nos ponéis algunos equipos que funcionen con Ubuntu (o algo libre). Que no os cuesta nada poner un pequeño bicho que se cargue los ordenadores con Windows cuando arranquen. Por cierto, si sacáis algo para que a los del iPhone se les caliente un poco la oreja cuando explote tampoco estaría mal. Es por decir. Ya puestos, pues os ponéis.

Podríais aprovechar para cargaros algún edificio de estos ruinosos donde se dan clases. Si cuando os lo cargáis ponéis algo más cómodo, sin pupitres ni sillas y, por cierto, sin esas pizarras antediluvianas de color verde o negro tampoco estaría mal. Por cierto, llevaros las PDI y si podéis devolved al erario público los cientos de miles de euros que han costado. Porque ha sido un pastazo. Un pastazo que podría ir a la extra de este año. Que ya son unos cuantos en los que los docentes llevamos perdiendo poder adquisitivo. Si es para la gente que pasa hambre también se admite pero, por favor, no lo vayáis a invertir en bolsa. Que la cosa está jodida y ya nos han metido un plan de pensiones obligatorio a los funcionarios para sanear las cuentas de Bankia y similares.

También, y ya sé que es pedir mucho, os podríais cargar el Ministerio y las Consejerías. Procurando, eso sí, no pillar a nadie. Que los asesinatos están muy mal vistos por muy reyes que seáis. Y más si venís en camello. O con camello como dicen algunos. Que a nadie se le escapa que para fin de año la profusión de sustancias estupefacientes en los locales de bailoteo (discos y demás) se hace visible. Ya sé que con ello os sacáis un sobresueldo pero, por favor, pensad en quienes están consumiendo. Pensad en esas miles de personas y sus familias que, por culpa de vuestra necesidad de hacer unos eurillos, lo pasan mal.

Por cierto, quitad las felicitaciones navideñas animadas que llegan por internet o movedlas automáticamente a spam. Que a mí me importa tres pepinos que el instituto X o el colegio Y me envíen una felicitación. Que ni les conozco ni tengo ganas de hacerlo. Que mi correo se llena de gilipolleces estas fechas. Y bloquear a la administración educativa es fácil pero esos reenvíos masivos son muy difíciles de controlar.

También me gustaría, ya que estamos en ello pediros que, a ser posible, surja un nuevo sindicato educativo diferente de los que hay. Que desaparecieran los cargos unipersonales de los centros. Que se apoyara a los docentes y se pensara primero en los alumnos. Que se eliminara el currículum y se quemaran en una pira los libros de texto. Que aparecieran bibliotecas llenas de libros interesantes que se leyeran. Que se aboliera la lectura obligatoria de El Quijote. Que se hicieran cursos de formación que valieran la pena. Que se eliminara la subvención a centros educativos privados. Que se eliminaran los asesores y las asesorías. Que se eliminaran los timbres. Que se dejara de calificar numéricamente. En definitiva, que casi nada fuera como es ahora.

Ya sé que es mucho y tenéis mucho trabajo pero prometo que, si está vez os portáis (¡ya empieza a ser hora!) me hago del Barça o del Madrid y voy a misa cada domingo. Bueno, y ya puestos, el sábado. Que con camisa nueva el éxito está garantizado.

Agur chicos. Va… ¡sed buenos!

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. Yo pido casi lo mismo (excepto lo del Quijote y lo de la pizarra negra, que me encantan) y añado una cosita más, si no es mucho abusar: que las enseñanzas de religión se impartan en las parroquias, si los fieles de cada confesión así lo deciden, pero no en los centros públicos con profesorado pagado por el estado pero nombrado por el obispo de turno con el criterio de…¿?.
    Bueno, y ya puestos a pedir… ¿os costaría mucho fulminar con un rayo justiciero a los inspectores inoperantes, a los profesores decimonónicos y a las autoridafes de todo pelaje que solo ven en la educación una oportunidad para medrar? ¿Y a los periodistas que ignoran todo sobre la escuela y se atreven a escribir sobre ella? ¿Y a los tertulianos de barra de bar que en cuanto te ven preguntan que cuando empiezan las vacaciones? Ya veis, majestades más o menos azules, que no pido nada para mí, que me sobra con el trabajo, el sueldo menguado y la ausencia de reconocimiento, pero sí para los ciudadanos del futuro. Os dejaré mis zapatillas rojas esperando en la ventana.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link