Reflexiones de un docente IV

Esta va a ser la última parte de estas reflexiones previa a la vuelta de las vacaciones de Navidad, que será el momento en el que espero seguir con la periodicidad marcada (aproximadamente, de dos semanas entre entregas). Espero, a partir de entonces, seguir introduciendo las aportaciones recibidas en mi correo electrónico, haciendo un filtraje de las que considere que pueden ser más interesantes. Como muchas veces se me comenta que no especifico bien la manera de mandar vuestras aportaciones, os comunico que lo podéis hacer por dos vias:

  • Mediante la pestaña superior del blog donde pone «Contactar«
  • Enviando un correo electrónico a la dirección habilitada: info@xarxatic.com

Sin más, y agradeciendo todas vuestras aportaciones (de las cuales he extraído en su totalidad esta cuarta entrega), vamos a enunciar las reflexiones.

  • ¿Por qué con catorce años no se permite entrar en el mundo laboral y, en cambio se permite que niños con edades inferiores estén protagonizando películas, series, anuncios de televisión, participando en competiciones deportivas de alto nivel, etc. donde están siendo remunerados por un trabajo que, legalmente, no pueden ejercer hasta los dieciséis años?
  • ¿Por qué existe tanta rigidez en el sistema educativo actual, que no permite que los alumnos vayan avanzando cursos en función de su grado de adquisión de conocimientos y/o competencias y, se vean obligados a ir avanzando por edad fisiológica? ¿No es igual de absurdo el paso de curso porque no se tiene la edad para repetir el mismo, como la imposibilidad de pasar de curso por no tener la edad pertinente?
  • ¿Por qué el sistema de acceso a la docencia universitaria se hace mediante oposiciones «a medida», con unos requisitos previos que sólo puede cumplir la persona para la cual está diseñada esa plaza? ¿No tendría que haber unas oposiciones libres donde se valoraran los méritos y la capacidad del opositor, con independencia de pertenecer o no a un determinado «clan»?
  • ¿Por qué el Ministerio de Educación permite que haya Comunidades que pueden negarse a realizar las pruebas PISA? O, ¿cómo se puede permitir que haya CC.AA. que se nieguen a incorporarse dentro de un plan estatal (como es el plan Escuela 2.0), y no exista ningún mecanismo para obligarlas a ello?
  • ¿Por qué hay tantas plazas «docentes» (asesorías, centros de recursos, centros de profesores, centros a distancia, servicios de innovación de las Consejerías pertinentes, etc.) cuya adjudicación es completamente opaca, y nadie sepa el porqué de la misma? ¿Es lógico establecer plazas «a dedo» en el caso de la Administración Pública, y más concretamente en el caso de funcionarios públicos -no confundir con empleados públicos-?

Unas reflexiones que han sido seleccionadas dentro de las que me han ido llegando desde que escribí la primera parte de las mismas.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments

    Deja un comentario

    EDUENTERTAINMENT

    Cuando la Educación se convierte en espectáculo

    En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
    close-link