Reflexiones de un docente IX

Ya han pasado un par de semanas desde las últimas reflexiones y no, por obviar su plasmación en un artículo, han dejado de surgirme dudas, reflexiones u opiniones sobre determinados temas relacionados con la Educación y todo lo que la rodea. No son tiempos para la docencia ni para dedicarse a ella. No son tiempos para el buen docente. Son tiempos difíciles.

Sin demasiadas ganas de andarme más por las ramas y, recuperando en este post algunos esbozos realizados en diferentes papeles que rondaban en mis bolsillos, junto con algunos cuestionamientos que proceden de nauseabundos programas televisivos, vamos a ello.

  • ¿Es atractiva la profesión docente para un buen profesional a día de hoy? ¿Se ha de primar la vocacionalidad por delante de la profesionalidad? ¿Debemos restringirnos a que nuestros hijos tengan grandes docentes vocacionales pero poco profesionales? Siempre he dicho que la vocación no ha de ser requisito para la docencia (¿quizás para otros ámbitos no tan terrenales?) pero sí que un buen profesional ha de sentirse a gusto en el trabajo. Y, ello, con la gran cantidad de recortes de las condiciones laborales del docente, es muy difícil.
  • ¿Es realmente útil un debate sobre Educación en una televisión de casquería? ¿Se puede hablar de Educación sin docentes? ¿Qué sentido tiene la opinión de personajillos de papel couché, curas o políticos elegidos con independencia de sus capacidades, más allá de una manera de distraer a la audiencia de un canal bananero?
  • ¿Es necesaria la uniformidad de los métodos educativos? ¿Se pueden usar herramientas uniformizadas en las aulas tan diversas que existen en nuestro país?
  • ¿Es necesario invertir más recursos económicos en las aulas de nuestro país? O, ¿sería mucho más lógico hacer una buena gestión de los mismos? Tan sólo me viene a la cabeza lo que se ha gastado en PDIs (colgadas en una pared e infrautilizadas), portátiles que se quedan en casa y programas de innovación que no funcionan. Eso sin querer entrar en las maravillosas propagandas educativas institucionales, cursos de formación obsoletos, Administraciones educativas duplicadas, libros de texto modificados cada cierto tiempo que no añaden nada a los que había anteriormente, materias prescindibles, etc. Decenas de millones de euros tirados a la basura año tras año.
  • ¿Es lógico que haya una tasa de fracaso escolar del 30% (pasó abruptamente del 16% al 30% después de la LOGSE) y que, reforma tras reforma, siga sin disminuir? ¿Por qué nadie de los que han gestionado la Educación en este país va a la cárcel por ello?

Mucho más que decir, pero la limitación del formato me impide ir más allá en esta nueva entrega. Esperando que algún día las reflexiones que me pueda plantear sean más agradables o, incluso, innecesarias.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments
  1. Aunque la vocacionalidad no deba de ir por delante de la profesionalidad, sí que se trata de una profesión vocacional (como casi todas en las que hay un contacto directo con las personas). Y de eso se aprovecha la administración. Nosotros, como defensa, hemos de reprimir nuestra vocacionalidad y actuar con profesionalidad.

  2. Esta es una profesión totalmente ligada a la vocación, dejémonos de historias y recibamos una formación como es debido, donde se valore nuestras aptitudes de una forma real, no desde el amiguismo y el actuar como nematodos, francamente en treinta años de profesión estoy hasta más arriba de la coronilla de ver como se dan por buenas y maravillosas ideas que solo lo son en su envoltorio, como se abren camino los trepas con el esfuerzo y el buen hacer de gente honrada y trabajadora que permanece en el anonimato infravalorada y ninguneada por chiquilicuatres de tercera y es que, lamentablemente, la educación es un panal donde hay demasiad@s abej@s rein@s para tan pocas obrer@s

  3. Niego la mayor : el docente debiera ser vocacional del mismo modo que lo es un médico. El problema es que a la docencia se apunta gente que no encuentra una salida profesional, frustrados en otros campos. Los alumnos no se lo merecen y el fracaso escolar tiene mucho que ver con esta clara falta de vocación. Siento ser políticamente incorrecta…el desprestigio de la profesión viene de ahí. Y si sanidad pública española tiene esos enormes niveles de excelencia es debido a la labor vocacional de sus profesionales. Y lo han demostrado con los recortes; médicos que se ofrecían a operar GRATIS. Eso es vocación. Los profesores españoles (salvo excepciones) están politizando la educación y olvidándose de enseñar.Falta mucha autocrítica y menos corporativismo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link