Reformular la web de centro

Este curso he optado con mis alumnos de cuarto de ESO por participar en un concurso sobre webs. Debo reconocer, y así me he expresado en más de una ocasión, que nunca me ha gustado participar en concursos o nada que tenga que ver con competiciones puntuales pero, he querido hacer una excepción.

En este caso el concurso consiste en elaborar una página web (para lo cual te dan un dominio y un hosting) y, pensándolo bien, ¿por qué no usar dicho concurso para reelaborar la página web de mi centro? ¿Por qué no plantear la posibilidad de tener algo en condiciones y que sea visualmente atractiva para la comunidad educativa? ¿Por qué no ofrecer un espacio donde se pueda consultar lo que estamos haciendo y sea un mecanismo de comunicación eficaz? Porque, sinceramente, tener una web como la que tenemos ahora, con una plantilla que nos ofrece la administración que tiene poco de bonita y de útil, no tiene ningún sentido.

Lo primero que se debe reformular (y estos son los pasos que voy a seguir con mis alumnos) es plantear la necesidad de migrar del formato web habitual a un formato blog. Sí, cambiar de modelo implica que, al poder gestionar fácilmente los usuarios, podemos permitirnos el lujo de, después de una breve formación, dotar de subespacios dentro del dominio para que los diferentes Departamentos, los docentes e, incluso los alumnos y sus familias (sería bueno integrar al AMPA) pudieran disponer de un espacio para gestionar. Porque un blog de centro no es de nadie y es de todos. Una plataforma de comunicación e interacción tan potente como es lo anterior debe tener tantos usuarios y colaboradores como sea posible. No tiene ningún sentido la comunicación unidireccional en una herramienta (la web de centro) que debe ser lo más abierta posible.

También hemos de tener claro lo que la gente va a buscar cuando acceda a nuestra web centro y, es por ello, que la situación de lo anterior y el fácil acceso a esos datos debe priorizarse.

Fuente: www.edudemic.com
Fuente: www.edudemic.com

Lo anterior, más allá de un diseño cuidado (hay miles de plantillas en WordPress -sí, me decanto por WordPress para la web-) se hace imprescindible. No hemos de pensar en qué bonito debe quedar, hemos de pensar en los visitantes. En lo que hace que dicha web sea visitada. En adecuarla a los dispositivos con los que van a realizar sus consultas. En permitir la interacción entre los miembros de la comunidad educativa. En lo que hace, al fin y al cabo, que una web de centro sea útil.

Tampoco podemos olvidarnos de relacionar (o implementar en caso de mi centro) las redes sociales con la web. Es importante que, más allá del mecanismo de comunicación que activemos en nuestra web, podamos tener mecanismos de comunicación más ágiles con la comunidad educativa. Y eso incluye la necesidad de que nuestro centro educativo deba estar en las redes sociales. Cuantas más, mejor. Twitter, Facebook, Google+ y, por qué no, Whatsapp 🙂

Sí, conviene reformular el modelo de la web de nuestro centro y, para ello, antes de empezar con la construcción de la web buscando imitar otras webs, lo más importante es analizar y detectar las necesidades de la misma. Porque, seamos sinceros, reformular una web de centro sin contar con todos los actores, es hacer algo demasiado sesgado y que, quizás, no sea lo que necesitemos.

Facilidad, utilidad, versatilidad y, como no, diseño. Seguiré informando…

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

    Deja un comentario

    EDUENTERTAINMENT

    Cuando la Educación se convierte en espectáculo

    En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
    close-link