Resumen del 2016 a nivel profesional

La mayoría de poseedores de un blog a la hora de hacer un resumen del año que termina se dedican a inundarnos de números que, por interesantes que sean, demuestran poco menos que nada. No, a menos que seas un blog destinado a la venta de productos o estés repleto de publicidad, los números sirven para poco menos que satisfacer el ego. Claro que tengo ego pero, ¿pensáis que me interesa a estas alturas de la película, ya con siete años de vida del blog y con todas las barbaridades que he escrito en él, analizar las más de cinco millones de páginas vistas, los cientos de comentarios o, como subproductos asociados, los más de diez mil seguidores en Twitter o los miles que tengo distribuidos en las otras redes sociales? ¿Qué importancia me asigna a nivel profesional lo anterior? Bueno, sólo me permite inferir que hay gente a la que le apetece seguir las andanzas que voy publicando y, en ocasiones, algunos que se flagelan porque sus comentarios e interacciones ya parten del determinismo y odio hacia mi persona. Posicionarte abiertamente es lo que tiene y, en un contexto -como el educativo- donde la foto y el no pisar callos últimamente interesa más que el debate fuerte que debe hacerse respecto a determinados posicionamientos, es lo que tiene.

http://www.shutterstock.com

Pero la verdad es que, como he dicho antes, el blog no sirve para medir mi profesionalidad. Ni tan sólo para hacer un resumen de la misma. Tampoco sirve este resumen pero, como mínimo, lo encuentro a nivel personal bastante más interesante. ¿Os acordáis que en más de una ocasión os he dicho que se trata de un blog donde reflexiono en voz alta sobre algunos temas relacionados con mi profesión? Pues esto van a ser simplemente unas anotaciones al margen que van a permitirme saber qué he hecho este año. Y, sinceramente, creo que al final me voy a sorprender.

En primer lugar he repetido centro educativo. Podré llevar a los alumnos de FP Básica hasta finalizar sus estudios. Sí, dos cursos en los que hemos conseguido que alumnos desahuciados por el sistema tradicional tengan muchísimas esperanzas de tener el título de la ESO, salir con un título profesional y tengan ganas de seguir estudiando un ciclo formativo de grado medio. No es un éxito personal. Es un éxito conjunto entre los alumnos -que han sido los verdaderos artífices de esto-, un equipo directivo implicado en que estos alumnos tiren adelante y, supongo, que unas pinceladas de algo que he podido hacer. Qué demonios, algo debo haber hecho bien. Sí, éste ha sido mi mayor éxito profesional. Y me siento muy satisfecho del esfuerzo dedicado a ello. Un esfuerzo que no he trasladado al blog ni a un vídeo y, ni mucho menos, me va a permitir participar en ningún premio. El premio lo tengo cada día en el aula. Eso de ir a trabajar a gusto no tiene precio. Eso de tener a unos chavales como los que tengo en el aula vale demasiado dinero para que nadie pueda pagarlo.

¿Más cosillas? Pues he seguido participando unos minutillos en el podcast A Golpe de Timbre gracias a la invitación que me hizo Víctor. Unos minutos en los que intento explicar, de forma más o menos crítica, algunos de los sucesos de la actualidad educativa. Un segundón en un podcast fantástico en el que cada cierto tiempo entrevistan a un profesional de la docencia para que hable de ciertas cuestiones. Profesionales de aula. Personas que pisan día a día un aula, ven sus problemas e intentan hallar soluciones. Como he dicho antes… grandes.

También puedo decir que he publicado mi primer libro (que no voy a difundir en abierto porque quiero que mi hija, de ocho años, pueda ser la primera en leerlo) y he colaborado en otro, con personas que escriben muy bien -sí, ya lo he leído previa a su publicación- cuyos beneficios van a ir destinados a una determinada organización sin ánimo de lucro. Escribir en formato de más coherencia que en el blog es algo que me ha costado pero, supongo que después de la revisión previa de la «jefa» antes de enviárselo a los que me liaron para el asunto (sí, me acuerdo de lo que me prometiste Wicho) no habrá salido tampoco tan mal.

He participado también en múltiples charlas por Hangout con alumnos universitarios de estudios relacionados con la Educación. Incluso he tenido tiempo para dar un par de charlas, pagadas de mi bolsillo y porque se realizaban en lugares a los que tenía muchísimo cariño, acerca del futuro del sistema educativo en un contexto cambiante. He podido participar en un debate con un par de compañeros que pensaban muy diferente a mí en cómo debería serlo. Una de ellas fui invitado por las juventudes de un partido político al cual no he votado nunca. Algo curioso y que te demuestra que, a nivel de las juventudes de determinados partidos, les interesa opiniones diversas. Espero que esos jóvenes sepan, dentro de su ideología, saber discernir entre la necesidad de la sociedad y sus posicionamientos políticos.

Lo anterior muy relacionado con alguna entrevista concedida a algún medio de comunicación vía telefónica. Agradezco enormemente la profesionalidad en las mismas y la traslación a los medios de esa entrevista. Sí, incluso he quedado bastante bien en alguna.

También me he ido a tomar horchata con compañeros de profesión, responsables de editoriales, creadores de plataformas educativas y, cómo no, responsables políticos de algunas administraciones. No, en persona no soy tan mala persona ni tan asocial. Bueno, al menos eso es lo que me dicen.

La verdad es que a nivel profesional este año ha dado para mucho pero, ¿sabéis qué? De lo más orgulloso que me siento es de mi familia porque, sin ella, la mayoría de cosas se hubieran quedado en el tintero. Eso sí, jamás voy a detraer ni un segundo, más allá de mis obligaciones profesionales como docente de aula, a ella por dedicarme a hacer rutas de la tapa educativas.

Por cierto, también he recibido algún varapalo profesional -jamás en el aula ni en mi centro- porque, por lo visto, algunas de las cosas que escribo no están muy acordes con lo políticamente correcto y, por desgracia, son algunos los que me piden que mantenga las charlas con ellos en secreto para que no sepan que han hablado conmigo 🙁
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link