Saliendo de la reunión con el Ministro de Educación

La verdad es que me hace mucha ilusión poder contaros que, hace un par de días, después de haber cargado por fin el teléfono que tenía sin batería en mi casa y que llevaba descargado una semana, recibí una llamanda de Jose Antonio. Sí, seguro que os preguntaréis quién es ese. Bueno, pues se trata del relaciones públicas que tiene el Ministro de Educación Méndez de Vigo, para llevar su agenda y gestionar sus llamadas. ¿Por dónde iba? Ah, sí. Pues resulta que una vez encendido el teléfono me encontré múltiples llamadas de esas de número tan largo que, los que trabajamos en Educación, sabemos que son de algún despacho de nuestra Consejería. Intenté llamar pero, también sabéis los que trabajáis en mi ámbito, que es muy complicado devolver la llamada a esos números. Nada, me olvidé del tema y pensé que si era importante ya volverían a llamarme. Pues bien, el tal Jose Antonio me llamó al poco de encender el móvil. Sí, se le veía muy ansioso por contactar conmigo. Y, os prometo que no tengo ningún perfil en las redes como acompañante ni ofrezco ningún servicio extraño.

Sigamos con la historia. Descuelgo y me encuentro que una voz, entre sensual y melosa, me invita a ir a una reunión que ha organizado el Ministro en Madrid con los Consejeros autonómicos del ramo. No, no es una inocentada. Se trata de una sorpresa, muy agradable, porque, por lo visto, empiezan a contar con los docentes de aula. Ya, ya sé que no soy el más representativo pero no me impidáis hacerme un poco de ilusión al ser uno de los afortunados con los que quieren contar para que expresemos nuestra opinión.

Me parece bien la propuesta. Le digo que, por favor, llame a mi centro y les diga que, por motivos profesionales -ya que se pedía mi opinión- no voy a poder ir a trabajar al día siguiente (recordemos, para tener un poco clara la línea temporal del asunto, que la llamada sucedió hace cuarenta y ocho horas). Me dice que ningún problema. Que envía el fax y un mail después de la llamada para confirmarlo. E, incluso, me dice que como justificante me va a valer un selfie con el Ministro y alguno/a de los/las Consejeros/as que haya en la reunión. Que va a haber prensa y que, seguramente con lo agraciado que soy a nivel físico, me sacan en portada (¡maldita rubia del coche, que me impide salir en las portadas!). A propósito, no os lo he dicho pero voy a gastos pagados. Me envían por correo electrónico el billete de AVE Valencia-Madrid e, incluso, me hacen una pequeña transferencia para pagar el taxi entre El Puerto de Sagunto y Valencia.

Finiquitados los preliminares, vamos al cuajo del asunto. Mi reunión con la plana mayor de la Educación. Con los generales del sistema educativo que envían a morir a sus soldados a las trincheras. Bueno, a veces no mueren y alguno sobrevive. Qué le vamos a hacer. La tasa de supervivencia sigue siendo demasiado alta. Pero, vayamos al tema de la reunión y, para ello vais a permitirme saltarme el viaje en tren -en el que conocí a un Youtuber muy conocido con el que hicimos un vídeo a dúo y a un par de abuelitas muy simpáticas que me cebaron a base de bien-.

Llego a Madrid donde me espera una limusina (¡que glamour!) que me lleva directamente al Ministerio. Llego tarde. Llego cinco minutos tarde. Seguro que me encuentro al personal ya debatiendo intensamente sobre las reválidas y la futura ley educativa. Pues no. Va a ser que no. Están degustando un maravilloso almuerzo a base de deconstrucciones de productos de la tierra, realizados por el chef personal del Ministerio. Sí, han fichado a Ferran Adrià para que, aparte de asesorarles sobre Educación, les haga disfrutar de esas reuniones de trabajo tan productivas.

Hora y media después y, finiquitadas las fotos de rigor y los pequeños corrillos (debo reconocer que el Consejero de Educación madrileño tiene un buen repertorio de chistes y eso que, en las fotos, parece muy serio) nos sentamos para el debate. Veo que también han invitado a otra docente. Puedo por fin conocer a @maestradepueblo y saber quién se esconde tras esa fantástica cuenta de Twitter.

Fuente: http://cronicaglobal.elespanol.com
Fuente: http://cronicaglobal.elespanol.com

Toma la palabra Méndez de Vigo y dice que, cautivas y desarmadas las reválidas desaparecen. Se oye música de fondo, empiezan a soltar globos y suena, fuera de la reunión, una salva de fusiles y cañones. Los Consejeros se ponen en pie, se abrazan y discuten acerca de que van a decir a los medios. Se negocia lo anterior para que, en el caso de la Consejera catalana pueda decir que no sale tan contenta y defender su statu quo y que, los de otros partidos puedan quedar bien con su militancia.

Se acaba la reunión en diez minutos. Nos echan a los invitados de piedra y vuelvo a casa después de haber participado tan activamente en la misma. Sí, he podido degustar unos excelentes canapés, hacerme unos cuantos selfies y disfrutar de un bonito karaoke posterior en una sala que tienen destinada a tal fin en el Ministerio, antes de salir de la reunión. Ahora, y usando el tiempo verbal adecuado, estoy saliendo de la reunión con el Ministro de Educación. Un borrador que espero poder acabaros de redactar en pocas horas.

Doy las gracias a Esteban por su tuit de ayer que me ha inspirado este post.
Fuente: Twitter
Fuente: Twitter

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment
  1. je je je, sabía que te iba a gustar la ironía, aunque no pensaba que pudiera dar para escribir un post. Me alegro que así haya sido. Además la historia es genial, digna de llevarse a la gran pantalla. Ahora toca esperar, a ver lo que nos depara el futuro.
    Un abrazo Jordi.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link