Se han pasado muchos pueblos...

Que en los centros educativos se están haciendo, puntualmente, auténticas barbaridades no es algo que pille a nadie, y menos aún a aquellos que conocemos un poco cómo funcionan los mismos, de sorpresa. Eso sí, en ocasiones hay auténticos cafres diseñando determinadas actividades que, tienen muy poco de educativas y mucho de criticables. Además, con el agravante de que, en muchas ocasiones, lo anterior se convierte en un arma de doble filo que perjudica, curiosamente, el fin de las mismas. Éste es el caso de esta discriminación por ser alumno que han diseñado en el IES del Andévalo para que así, supuestamente, sepan cómo lo pasan las alumnas.

Fuente: Twitter

Entiendo y respeto la necesidad de formar a los alumnos en la eliminación de conductas de discriminación por género. Defiendo y defenderé la necesidad de que, por mucho que no esté en el currículum oficial, haya cosas de las que se deba hablar en clase. De la necesidad del debate abierto. De la necesidad de explicar qué está pasando, tanto a nivel social como político con ciertas cuestiones. Y no, no me importa en exceso que un docente se apasione más o menos en la defensa de una determinada postura, siempre y cuando esté dispuesto a que pueda existir diferencias entre su opinión, las de sus compañeros y sus alumnos. Esa heterogeneidad es lo que hace grande a la educación, especialmente a la pública donde, al final, todo hijo de vecino tiene su pensamiento e ideología y no se siente coartado por ello. Otro tema es lo que han hecho en este centro: culpabilizar a los niños por ser niños. Sí, no hay justificación posible ni por dónde cogerlo. Hasta los más defensores de la igualdad y la necesidad de revertir la situación actual, en la que en demasiadas ocasiones se discrimina a la mujer, tenemos claro que se han pasado muchos pueblos.

Creo que se ha de ser beligerante defendiendo determinadas cosas pero, sinceramente, no me vale que para evitar situaciones de discriminación, discriminemos. No me vale considerar al ser humano mejor o peor por ser de un determinado sexo o, tener una determinada religión que practicar en su ámbito privado. Tampoco me importa si uno es del Barça o del Madrid aunque, como todos sabemos, no hay comparación entre ambos equipos. Más allá de esta última broma, la necesidad de educar a chavales para que consigamos tener una mejor sociedad que la que tenemos ahora. Denunciar lo que no funciona. Insistir en recordar errores del pasado para que los mismos no puedan volver a repetirse. Eso es educar. Lo que han hecho en este IES, por mucho que ahora lo intenten justificar de todas las maneras posibles, es injustificable. Esta propuesta jamás debería haber visto la luz. Si esto fuera un país serio habría sanción, tanto para el que propone como para el que dispone pero, al final, todos sabemos el grado de impunidad del que se disfruta en este régimen que, por mucho que algunos digan lo contrario es, por suerte, más garantista de lo que les gustaría a algunos.

A la mujer se la defiende de otra manera. La violencia de género no se soluciona sin medios y sin educación pero, debo informar a los que creen en que lo mejor es culpabilizar por defecto al hombre o, simplemente jugar a temas de paridad políticamente correcta, que todo es mucho más complejo. Y mucho más serio. Nos jugamos mucho. Nos jugamos ser mejores. Necesitamos ser mejores. Todo mi apoyo a las mujeres de mi vida porque, sabéis qué, son de las cosas más importantes que tengo.

El extremismo nunca es bueno. Menos aún, en temas tan delicados como éste.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.

3 comments

  1. Anónimo 7 marzo, 2019 at 20:59 Responder

    Hola. A mi sí me suelen gustar planteamientos de este estilo algo maqueabélico. Desde luego son arriesgados. Me viene a la mente el experiemento de Jane Elliot que hizo hace décadas que se conoce como “ojos marrones ojos azules.” Desde luego es mucho más fuerte que esta propuesta aunque sí las veo similares. Es un experiemento muy aclamado y se hace referencia a ello para explicar el llamado “efecto pigmalión.” ¿Crees que también estaba fuera de lugar dicho planteamiento? ¿Podría ser un simple tema de tiempos? ¿O de cultura? Gracias

    • Jordi Martí 10 marzo, 2019 at 11:09 Responder

      No creo que el experimento para explicar la “discriminación”, discriminando a parte del alumnado, sea ético. A mí sí que me preocupan las connotaciones éticas de ciertas cosas y quizás haya otros sistemas más adecuados, acordes con los tiempos en que vivimos y, mucho más “progresistas” (en el buen sentido y no en la perversión del concepto) para educar en ciertos aspectos. La Tercera Ola no salió muy bien…

      Saludos y gracias a ti por el comentario.

  2. Jose 10 marzo, 2019 at 20:36 Responder

    Si yo fuera un niño de este colegio le cogería tal odio a las niñas y a las mujeres que me costaría superarlo. Es que es una gracia que de pronto, por arte de magia, les llueva del cielo un castigo por ser niños y no niñas. Lo sé porque me costó mucho superar lo de la mili.
    Este feminismo que propone estas ideas ha perdido el rumbo. No se puede culpar a una generación de los “errores” de generaciones anteriores, porque si nos ponemos a saldar cuentas por distintas cuestiones, aquí no quedamos ni cuatro. Y digo “errores” porque el trato a la mujer en cada época es perfectamente explicable (que no digo que justificable, que a toro pasado siempre se podía haber hecho mejor). Como si la vida de los hombres hubiera sido un camino de rosas.

    Este feminismo que propone estas cosas piensa que todos los hombres hemos sido emperadores, reyes y papas, y hemos sido los dueños de nuestros destinos, y por eso nos culpan de los males que han sufrido las mujeres (se los hemos infligido nosotros, dicen) y justifican los males que hemos sufrido los hombres, porque, para ellas, nos los hemos hecho nosotros mismos (como hemos sido todos reyes, emperadores y papas).

    Este feminismo que en la manifestación de su día, el 8 de marzo, excluye a los hombres de su convocatoria, lo hace porque nos culpa de todos los males de las mujeres, por eso ¿cómo van a incluirnos, si los hombres somos su problema? Es la única convocatoria donde los convocantes van sobrados y no quieren el apoyo del 50% de la población.

    Este feminismo, digo, está destruyendo al feminismo real, el que tiene exigencias legítimas y reales; y está cumpliendo a la perfección el papel de los que dirigen a este feminismo en la sombra, los magnates financieros y las multinacionales, porque la realidad de este feminismo, es que ha logrado que dejemos de hablar de clases, para convertirnos en enemigos a los hombres y a las mujeres.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
28 Compartir
Compartir28
Twittear
+1
WhatsApp
Email