¿Se puede personalizar el aprendizaje a coste cero?

Estos últimos días los medios y las redes vuelven a la carga con el tema de la repetición. Algunos, por desgracia, ya empezamos a estar un poco hartos de acabar hablando de una medida que, al final, lo único que hace es despersonalizar al alumno obligándole a repetir en bloque con independencia que haya superado (o sea competente) en determinadas asignaturas. He conocido a alumnos excepcionales en un determinado ámbito que, por desgracia, debido a problemas de fondo, se han visto obligados a recuperar todo el curso. No, la repetición tal y como está montada en este país, sin recursos y sin hacer nada más que repetir lo hecho otra vez, suponiendo que el alumno habrá madurado en ese verano, tiene muy pocos visos de ser una medida útil. Y mucho menos, eficaz. Sí, introduzco el concepto eficaz porque, al final, conviene empezar a hablar de una vez de lo efectivas que pueden ser determinadas medidas educativas.

Fuente: ShutterStock

Una vez expresada mi opinión, totalmente matizable o que puede tener visiones totalmente opuestas, me gustaría plantear una medida que haría que la repetición dejara de existir. Dejaría de existir para todos porque los dos grandes problemas de nuestro sistema educativo es el agrupamiento por edades y la distribución curricular en cursos académicos. No tiene ningún sentido agrupar a los alumnos por edad cuando no tienen los mismos ritmos madurativos. Hay alumnos que aprenden antes a leer y otros que lo hacen más tarde. No es malo retrasarse en el aprendizaje lingüístico pero sí obligar al mismo rasero cuando lo único que debería plantearse son los mismos objetivos al finalizar cada una de las etapas educativas. ¿Alguien vería mal que un alumno, hábil en Lenguas Extranjeras, tuviera la posibilidad de superar una prueba competencial que le permitiera dedicar su horario lectivo a las asignaturas que más le cuestan? A lo mejor va mal de Matemáticas y necesita más horas. Y eso no puede hacerse desde la perspectiva de asociar currículum fijo a edad fisiológica. ¿Por qué no plantear la distribución de asignaturas en función de módulos a superar distribuyendo a los alumnos en función de sus capacidades? Y no estoy hablando de grupos de nivel. Estoy hablando de la posibilidad que un alumno esté cursando, por ejemplo, Lengua de cuarto de ESO, esté acudiendo con alumnos de otros cursos a Matemáticas de segundo de ESO. Y no me vengáis con las dificultades de engarzar los horarios. Se puede hacer. No sería tan complicado.

¿Qué necesita esa personalización del aprendizaje? Pues cargarse los grupos-clase, establecer mentorizaciones para pocos alumnos que, a lo largo de toda la etapa académica van a ir con el mismo mentor (encargado de asesorar y recomendar itinerarios) y muchas ganas de hacer las cosas de otra manera. Y sí, todo a coste cero porque ni necesitamos más docentes (salvo que queramos, por necesidad imperiosa de este modelo y de todos, reducir la ratio), ni necesitamos más espacios (salvo que el centro se haya quedado ya pequeño de antes).

No sé si me explico pero creo que, bien diseñada puede ser una opción muy válida porque, como bien saben algunos, nada tiene que ver un alumno de diciembre con uno de enero. Y eso poniendo el ejemplo más claro del asunto porque, al final, ¿qué es lo que nos interesa de la etapa de educación obligatoria? El máximo aprendizaje y competencia de nuestros alumnos para que todos tengan las mismas posibilidades futuras. Pues vamos a hacerlo bien. O, al menos, a intentarlo.

Se trata solo de una idea muy preliminar del asunto. Si alguien con responsabilidades en política educativa quiere que se lo explique de forma más detallada, puedo hacerlo cuando quiera.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments
  1. Es una gran idea y, efectivamente, viable.
    Yo solo pongo la necesidad de contar y explicar a las familias este modelo y contar con la administración para que un estudiante en 4 ESO, por ejemplop, pueda cursar la EPV de 2 de la ESO.

    También pienso que la mentorización puede funcionar de manera similar a la tutoría actual.

    El único inconveniente que veo es si e los estudiantes estarán suficientemente maduros para ese modelo, especialmente en 1 de la ESO. Por otro lado, creo que puedephacerse a partir de 1 de la ESO.

    ¿Sabes si se hace algo así en algún sitio? Sin hablar de las escuelas unitarias, claro.

    1. Sé que en algunos países hay modelos de aprendizaje «por módulos competenciales». En EEUU hay centros donde se puede matricular uno por bloques e ir adaptando, de forma autónoma, su aprendizaje. Sería complejo el diseño pero, sin más recursos (o muchos más), podría hacerse. No creo que sea cuestión de madurez del alumnado, sí de una correcta mentorización por parte del docente.

      Un saludo.

  2. Pues no es mala idea, sobre todo porque resulta frustrante tener que repetir lo aprobado y creo que estimula más a continuar el hecho de ir quitándose materias.
    Solo alguna duda. Los supuestos módulos son las asignaturas tal cual existen o serían más bien ámbitos?. Se parecería algo a la FP en ese aspecto?.
    Y es aplicable en primaria este modelo?.

    1. La idea en primer ciclo de la ESO sería más un tipo ámbito porque, en principio, las habilidades van en bloque (uno es mejor en ciencias o letras -y con ello no digo que no se deba llegar al mismo aprendizaje-). A partir de tercero de ESO ya sería más a nivel de asignaturas que, quizás, también tocaría rediseñar. ¿En Primaria? Pues ahí creo que el objetivo sería tener claro dónde se debe llegar en sexto. A partir de ahí, libertad de individualizar, simplificar o agrupar en función de intereses dentro de una autonomía pedagógica dentro del propio colegio.

      Espero haberte respondido a lo que me pides…

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link