Sí a la privatización de la Educación pero…

Un par de días de esperas mientras te llaman a las consultas médicas pertinentes para que te hagan las pruebas que se repiten demasiado a menudo para mi gusto, hacen que un pequeño bolígrafo que pidas a tu compañero de la sala de espera pueda ejercer un efecto positivo para ir pasando esos tiempos muertos entre prueba y prueba. Eso sí, después al proceder a la lectura de aquellas ideas inconexas descubres que, quizás no haya sido tan buena idea pedir ese préstamo que, por cierto, no he devuelto.

Vamos a aquellas pequeñas líneas que he escrito a lo largo de la mañana (larga, demasiado larga) de hoy. Unas líneas en las cuales me postulo a favor de la privatización de la Educación pero con la exigencia de unos condicionantes. Unos condicionantes imprescindibles que, si alguien me garantiza su cumplimiento, soy el primero en renunciar a mi estatus de funcionario público, enviar currículums para que algún centro educativo privado me quiera y matricular a mi hija en ese nuevo modelo educativo basado completamente en gestión privada (o en conciertos públicos si me estiráis de la lengua).

¿Cuáles son esas garantías que pido para privatizar (o concertar) toda la Educación de este país? Una lista muy simple. Unos requisitos que mediáticamente se han incorporado a la vox populi. Unas irrealidades que, si alguien me demuestra que no lo son, soy el primero en abandonar el barco de defensa de la Educación en la que creo.

No andemos más mareando la perdiz y pongamos texto a aquellos puntos. Usemos el texto del título para empezar a enumerarlos.

Sí a la privatización de la Educación pero…

  • Sólo si alguien me garantiza que a nivel de inversión-resultados con independencia de zonas geográficas y nivel socioeconómico de los alumnos los resultados basados en evaluaciones bien diseñadas van a ser mejores
  • Sólo si alguien me garantiza que un docente que trabaje en la privada o en la concertada son mejores que uno de la pública llevando al mismo tipo de alumnado
  • Sólo si alguien me garantiza que cobrando poco más de mil euros se pueden encontrar profesionales preparados para ejercer la docencia en nuestros centros educativos
  • Sólo si alguien me garantiza con estudios fiables que el número de horas lectivas docentes no van a tener ningún tipo de influencia sobre la preparación de nuestros alumnos
  • Sólo si alguien me garantiza que una familia sin recursos va a poder escolarizar a sus hijos en igualdad de condiciones que el máximo potentado del país
  • Sólo si alguien me garantiza que no se va a ideologizar la enseñanza para adoctrinar a los alumnos en función de determinados intereses o grupos de presión
  • Sólo si alguien me garantiza que el alumnado que vive en pequeños pueblos va a poder acceder a los mismos estudios que sus compañeros de una gran capital
  • Sólo si alguien me garantiza que el proceso de selección por parte de un gestor privado será mejor que el de una oposición libre por méritos y capacidades
  • Sólo si alguien me garantiza que no se va a discriminar por raza, religión o sexo
  • Sólo si alguien me garantiza que con cerca de cuarenta alumnos por aula se dan mejores resultados que con la mitad de ellos, etc.

En definitiva… sí, pero con muchas condiciones previas que dudo que nadie se atreva a garantizar o a avalar, más allá de soflamas mediáticas, asumiendo responsabilidades en caso de incumplimiento de dichos avales.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. A mi parecer, creo que son unas garantías excesivas para el tiempo y el mundo en el que vivimos.

    Lo que nunca admitiré será gestores privados.

    Pero introducir profesorado que haga valer y demuestre su reconocimiento dia a dia, sí. Ya que en estos tiempos, que el hecho, puntual, de una prueba no hace valer el reconocimiento del profesorado para toda una serie de generaciones de estudiantes.

  2. Pues basta con la primera condición, que se sometan a resultados en evaluaciones externas, en igualdad con los públicos. Los centros que no den nivel (públicos o concertados) podrían perder las aportaciones del estado.

    Se pueden añadir otros requisitos como oferta en barrios desfavorecidos, reparto equitativo de alumnos con problemas…

    Estamos seguros de que todo el mundo aceptaría, principalmente los centros concertados

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link