Si fueras judío, ¿firmarías el suministro de gas con Hitler?

Creo que no habría ningún judío que, a día de hoy, se atreviera a firmar el contrato de gas con una compañía que estuviera controlada por Hitler. Sí, ya se que fabulo y que, por suerte, esa historia negra de la sociedad europea, ya pasó hace muchos años. Pero, ¿os imagináis lo anterior? Pues bien, lo anterior es lo que sucede en el ámbito educativo donde, curiosamente, la mayoría de los políticos que gestionan la educación pública y sus directores generales vienen de una formación en económicas, no han pisado nunca el aula y llevan a sus hijos a centros privados (sean concertados o, si les llega el presupuesto -porque se pagan bien esos cargos- a privados puros y duros). Sí, estamos metiendo a los lobos en la gestión educativa. Además, resulta, que los lobos ya no tienen miedo a nada porque resulta que las ovejas les han votado para que las protegieran. Y así nos va.

Fuente: http://www.castillalamancha.es

En el día de ayer, uno de esos gestores educativos cuyo currículum indica que ha trabajado muy poco en cargos alejados de su «puesta a dedo» en los mismos, nombrado Secretario de Estado de Educación por la gracia de Dios como premio por haber destrozado la educación pública de Castilla-La Mancha, aumentando el número de conciertos y cerrando unidades públicas (no, no me invento nada, ya que sólo hace falta acudir a los datos de la propia Consejería) ha decidido mostrar la ruta que va a seguir el Ministerio de Educación para «mejorar» la educación. Una ruta que pasa por «implantar en el sistema educativo los métodos de la empresa privada, tanto entre los profesores como en los propios centros: pago por incentivos y competencia de mercado para captar alumnos«. Resulta curioso que el método que ha sido un fiasco para muchas empresas privadas, que se han visto obligadas a ser rescatadas con el dinero de todos, ahora pretenda aplicarse al ámbito educativo. Supongo que, al tratarse de un pastel donde algunos ya están metiendo el hocico, puede ser interesante seguir el camino hasta su completa privatización. No olvidemos que, este tipo de gestores, son defensores de un modelo Teach for America que, por cierto, está generando unos pingües beneficios a empresas muy relacionadas con el establishment republicano.

Dice este personaje que la privatización debe llevarse a cabo para no defraudar a los alumnos y profesores que integran el sistema educativo. Primero deja caer que la responsabilidad de todos los males que aquejan al sistema educativo es de los profesores y, después, dice que lo hace por ellos. ¿Alguien entiende esa contradicción? Bueno, siempre puede haber alguien que se dedica al asesinato por motivos divinos y así se siente reconfortado cada vez que comete uno de sus crímenes.

El señor sigue estableciendo sus líneas de trabajo con otra de sus afirmaciones. La de la «necesidad de adaptar el bachillerato y la Formación Profesional a los currículums del mercado laboral, por tanto hay que escuchar mucho a las empresas«. Sí, según él, el currículum debe ser gestionado y marcado por las empresas para diseñar su mano de obra. No son los docentes los que saben, son las empresas quienes tienen claro qué han de pedir y, por ello, el Ministerio va a adaptar las decisiones educativas a su demanda.

Sí, también va «a cambiar el sistema de acceso a la profesión docente en las próximas plazas que se convoquen«. Va a diseñarse un triple modelo de profesorado: el que existe ahora en los centros públicos, el que entró ya no perteneciendo a MUFACE en las últimas convocatorias y, finalmente, los que entren ahora o los que quieran incorporarse al nuevo modelo de los que ya hay. El último modelo permitirá que un docente cobre en función de los resultados de sus alumnos. No, no serán evaluaciones complejas y bien diseñadas. Se medirá exclusivamente el salario de los docentes por el resultado que saquen sus alumnos en unas pruebas externas que va a diseñar el Ministerio.

Vuelve a insistir en la necesidad de poner como objetivo máximo de la educación la empleabilidad y, finalmente, también da un aviso a los investigadores universitarios diciéndoles que sólo van a ser becados o mantenidos en sus puestos si consiguen resultados empresariales. O sea, que den beneficios económicos. Se acabó la investigación acerca de mejoras sociales. Si no da dinero, no va a haber investigación.

Finalmente sólo decirle al señor Marcial Marín que, por desgracia, no todos pueden pagarse un centro privado como hace él seguramente con sus hijos -en caso que tenga- y que, a veces, tener una formación empresarial y no haber pisado el aula le hace decir barbaridades como las que ha dicho en esta entrevista. Barbaridades que van a ser compartidas por algunos que, o se benefician de esa privatización o, sinceramente, les importa una mierda el futuro de nuestra sociedad.

Vuelvo a repetirlo… si un judío no contrataría la compañía de gas de Hitler, por qué hemos de padecer a estos mercenarios que quieren cargarse la educación pública, cobrando salarios astronómicos con el dinero de todos, gestionando la misma. Yo, sinceramente, no lo entiendo. No sé qué hemos hecho para merecernos esto.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link