Si usamos Facebook como herramienta educativa…

Cada vez son más los alumnos que están dando el salto a Facebook desde Tuenti. Cada vez son más los alumnos que pasan gran parte del tiempo conectados a sus redes sociales favoritas. Cada vez son más los beneficios que podemos llegar a sacar del uso educativo de esas redes sociales. Es entrar en un entorno donde ellos se mueven con bastante habilidad. Es un entorno que puede ser muy útil para favorecer el aprendizaje de nuestros alumnos.

Pero, lamentablemente, siguen siendo muchas las Administraciones educativas que prefieren cercenar el acceso en sus centros educativos a esas herramientas de potencial tan elevado. Pero no hablemos de ellos. Hablemos de la posibilidad de que podamos establecer un entorno de aprendizaje lo más controlado posible (aunque ya sabemos los que usamos las redes sociales habitualmente que ello a veces puede ser muy difícil) en horarios donde no afecten las restricciones de nuestros propios centros. Donde lo importante se halle fuera de los centros. Donde esa comunicación pueda expandirse a lo largo del tiempo y más allá de las paredes de un entorno educativo reglado.

Importante. Saber qué debemos y qué no debemos hacer si optamos por Facebook como herramienta educativa con nuestros alumnos. Para ello, nada mejor que los consejos que nos suministra Edudemic. Unos consejos que, traducidos y ligeramente adaptados, van a conformar el núcleo de este artículo.

Empecemos por lo que NUNCA debemos hacer. Por aquello que JAMÁS debe pasar por nuestra cabeza si usamos Facebook como herramienta educativa.

  • Compartir información personal que no compartiríamos en el aula. Ni se nos tiene que ocurrir subir fotografías bebiendo, en contextos que se puedan llegar a interpretar de manera errónea o en ninguna pose que pueda ser considerada como no adecuada. Ya sé que los docentes somos muy «adultos» y «responsables» pero estoy harto de ver perfiles de compañeros con unas fotografías de lo más inapropiadas para compartir esos perfiles con sus alumnos
  • Usar Facebook para hablar de algo que no esté relacionado con temas educativos. No es una charla de cafetería con nuestros alumnos; es una herramienta de trabajo más
  • Dejar totalmente abierto el perfil para el acceso global a toda nuestra información. No tenemos que dejar que nuestro perfil y fotografías sea accesible para todos, de una forma tan fácil como realizando una búsqueda en la web. Tengamos un poco de conocimiento y apliquemos las reglas básicas de privacidad que tendríamos con nuestra vida analógica
  • Permitir vocabulario poco adecuado. Se trata de una herramienta educativa y, por tanto, ha de estar sujeta a los mismos requisitos del aula. Es por ello que cualquier vocabulario no adecuado debe ser totalmente reprendido
  • Tener una fotografía de perfil poco profesional. Si queremos tener una cuenta personal, para ser usada para otros fines diferentes de los educativos, no hay problema de tener la fotografía de perfil que deseemos (aunque tened en cuenta que las fotos de perfil son siempre accesibles y los alumnos saben cómo buscarnos). Si la cuenta personal va a ser usada también como cuenta educativa… usemos una fotografía de perfil adecuada (que incluso puede estar relacionada con nuestra materia)
  • No jugar a ningún juego tipo Farmville, CityVille, Texas Hold’em, etc. Si queremos jugar a los mismos hagámoslo desde una app externa ya que intentar usar FB como herramienta educativa e ir publicando la necesidad de «conseguir más vacas para nuestra granja», «fichas para nuestro juego de póker», «piezas de vestido para CityVille», etc. hace que dicha cuenta sea imposible ser usada para tareas educativas con nuestros alumnos
  • No usar el chat de forma privada con nuestros alumnos. Ellos pueden mandarnos mensajes a través de Facebook pero los docentes tenemos que dar respuesta a los mismos en el muro para que todos los demás alumnos puedan beneficiarse de la respuesta a dichas preguntas. Tengamos en cuenta que va a ser usada como herramienta educativa y, es por ello, que todos los temas personales quedan totalmente al margen de dicho uso
  • No comentar ningún tipo de actividad personal de nuestros alumnos que publiquen en sus muros. No tenemos que formar parte de su vida digital más allá de nuestra faceta docente. Seamos unos simples observadores y jamás se nos ha de ocurrir cuestionar ningún tipo de intervención personal que los alumnos hagan en sus muros

Por tanto PARA QUÉ deberíamos usar Facebook.

  • Para compartir presentaciones y anotaciones con nuestros alumnos. Enlaces a slideshares, etc. donde puedan consultarse materiales educativos que hayamos creado y, así poder ese material, ser aprovechado por nuestros alumnos y otros compañeros. Aquí entra otro tema crucial… la necesidad de mantener el muro abierto o la posibilidad de, en lugar de usar nuestra cuenta personal de FB, crear una página destinada fundamentalmente a cuestiones educativas (aunque he de reconocer que el banderín de enganche es dar la posibilidad a los alumnos de que naveguen por nuestro perfil -que siempre estará sujeto a restricciones para ellos-)
  • Para responder a cuestiones que puedan plantear mientras están haciendo sus deberes. Ello no implica que debamos estar conectados en todo momento, pero sí que podemos establecer un horario (al margen del horario escolar) para intentar responder a esas dudas que nos pueden llegar a plantear esos alumnos
  • Para humanizarnos a los ojos de nuestros alumnos. ¿No se ponen contentos los chavales si alguna vez nos ven fuera del recinto escolar y nos saludan mientras, en caso que vayan con sus familias, les comentan quienes somos?
  • Para compartir fotografías o cosas que nuestros alumnos hayan hecho. Una pequeña promoción de su trabajo ayuda a que se sientan más valorados
  • Para encontrar a otros compañeros y compartir ideas, buenas prácticas, etc. Como ya he comentado anteriormente, si existe capacidad y posibilidad, siempre es recomendable mantener separado el perfil personal del profesional. En mi caso uso fundamentalmente Twitter para estos quehaceres pero reconozco que, a veces, la limitación de los 140 caracteres puede llegar a pesar en un intercambio de pareceres
  • Para compartir material e información educativa
  • Para incorporarnos a grupos relacionados con temas educativos y participar activamente en los mismos. Hay cientos de grupos que pueden ayudarnos a mejorar nuestras prácticas diarias
  • Para ser usado como herramienta educativa no como base educativa. Siempre hemos de entender las herramientas 2.0 como ayuda, jamás como objetivo mismo de la propia educación. Totalmente complementarias, pero jamás como única posibilidad

Tan sólo unas pinceladas para animar a mis compañeros a que den el paso para usar algún tipo de red social con sus alumnos. Unas redes sociales, que si se usan con precaución y con objetivos muy claros, pueden ser extremadamente provechosas para nuestros alumnos.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

10 Comments
  1. Me parece muy interesante usar las redes sociales así como internet como «arma» educativa. En alguna ocasión, y cuando lo único que existía era practicamente messenger y correo electrónico lo he utilizado para corregir ejercicios de inglés y mandar información a alumnos así como pasarles tests y corregírselos. Ahora las posibilidades son infinitas y no solamente con facebook sino con internet en general incluso he leido al principio del artículo que algunos se pasaban de tuenti a facebook, tampoco es necesario creo yo y sería muy bueno hacerlo desde Tuenti ya que es una empresa española y así fomentamos también la solidaridad con lo nuestro. En fin me parece una muy buena idea y hay que tirar por esos caminos para atraer y ayudar a muchísimos alumnos que de otra forma andarían perdidos y perdiendo el tiempo. Un saludo.

  2. Muchas gracias Jordi por tu artículo sobre el uso educativo de las redes sociales. Este debate ya está abierto en muchos centros escolares y, tristemente, se suele abrir cuando parte del profesorado ya se ha metido en problemas (¡muchos problemas!) por el uso incadecuado de las redes sociales.

    Por lo pronto, aún cuesta hacer comprender a los compañeros docentes que no se pueden utilizar cuentas privadas en la comunicación con el alumnado. Peor aún, algunos compañeros tienen la falsa creencia de que abriendo sus cuentas privadas al alumnado y enseñando las fotos de sus fines de semana de bar y fiesta caerán más simpáticos y se harán más populares. Creen que eso les «humaniza» frente a los alumnos y no tienen en cuenta la pérdida de credibilidad, la incapacidad para convertirse en ejemplo y referente, y el hecho de que se acaban convirtiendo en blanco perfecto para la burla pública. En definitiva, olvidan que un docente es un referente público para el alumnado. La diversión de bar y discoteca (que no dudo que son importantes para los jóvenes) pertenecen a otros aspectos de la vida de éstos. El profesor no entra en ellos. Es cosa de los padres guiarlos adecuadamente en estos otros aspectos.

    Y el segundo tema que cuesta hacer comprender a los compañeros es que los comentarios que el alumnado haga personalmente a sus amigos (incluso en el muro del amigo) pertenecen a la esfera privada de éstos. Intentar controlar, utilizar o criminalizar estos comentarios desde las cuentas de los profesores es una grave falta de respeto hacia el derecho básico de todo individuo de poder conversar libremente con otro. Vamos, a nadie se le ocurriría poner micrófonos en el patio para vigilar las conversaciones de cualquier par de alumnos (y sí, a veces estas conversaciones consisten en criticar a un profesor).

    En definitiva, creo muy importante que haya aportaciones como las tuyas para ir concienciando al profesorado sobre las posibilidades del buen uso de las redes sociales en particular y de Internet en general.

  3. A mí lo que me parece es que las redes sociales están demasiado imbricadas en el ocio de los alumnos como para que se puedan utilizar de un modo aséptico en la docencia. Por otro lado no sé qué aportan, más allá de la comunicación en los muros y el etiquetado de fotos, que no podamos hacer con servicios algo más serios como Google Docs o los blogs.
    He oído en múltiples ocasiones utilizar que cualquier faceta de la vida de los alumnos es muy común como razón para que la llevemos a la docencia, y sigo sin entender que eso por sí solo sirva como justificación. No voy a poner ejemplos ridículos de circunstancias de la vida de los alumnos (lo cual sería demasiado sencillo), solo voy a comentar que muchos de los participantes en el debate educativo olvidan que la educación ha de ser, también, un modo de conseguir que los alumnos lleguen a cotas de conocimiento que por sus medios no alcanzarían. Hoy en día parece que el objetivo se pone solamente en la dinámica de lo próximo. En mi opinión están trivializando la educación.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link