Sin palabras

Hay muchos docentes que no tienen ni idea de competencia digital e, incluso, hay algunos que, por desgracia no tienen ni el mínimo conocimiento de lo que supone la publicación de sus opiniones o experiencias en una red, cada vez más ubicua y menos opaca. Sí, todo lo que se publica en la red, aparte de ser imposible que desaparezca nunca, es de fácil acceso para cualquiera por mucho que, en ocasiones, dé la sensación de ser algo parecido al antiguo Far West donde todo está permitido.

Ayer llegó a mis manos la siguiente publicación, realizada por un docente catalán, en Facebook. Una publicación que, por desgracia, una persona supuestamente con algo de intelecto tuvo la brillante idea de publicar. Sí, hay docentes que, tristemente, no es que debieran ser evaluados, es que deberían ser retirados con urgencia de la profesión porque, sinceramente, ¿alguien cree que es positivo publicar lo que expongo a continuación? Bueno, ya no sólo publicarlo, justificar en dicha publicación el comportarse como un cenutrio.

Fuente: Facebook
Fuente: Facebook

Podemos criticar en abierto a la administración educativa, cuestionar determinadas prácticas docentes e, incluso, embutirnos en el traje político ideológico y «pasar virtualmente por el rodillo» cualquier iniciativa política que no comulgue con nuestras ideas pero… ¿a alguien con dos dedos de frente se le ocurre publicar en abierto un insulto o vejación realizada contra uno de sus alumnos? Pues, por lo visto, hay algunos listillos que consideran que un muro virtual es igual que una barra de bar y que, por ello, debe permitirse todo. Pues no, va a ser que no.

Me preocupa que la anterior publicación la haya realizado un docente pero, aún más, me preocupa que haya 149 docentes (sí, en ese grupo por lo visto todos son docentes) a las que les parezca bien e, incluso 10 que se escojonen con lo anterior. Yo, sinceramente, sigo aún sorprendido por la inconsciencia de algunos de realizar este tipo de publicaciones amparados en el «supuesto anonimato de la red» o en considerar que «en las redes puede publicarse lo que uno quiera». Pues sí, uno puede publicar lo que quiera sabiendo que, cualquier tipo de publicación, puede ser usada contra ti.

Sinceramente, hay días en los que me quedo sin palabras. Y hoy, por mucho que haya escrito algunas líneas, es uno de ellos.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

15 Comments
  1. Esto es tan grave como decirle lo que debe hacer (para que sirva de algo la sanción impuesta de la expulsión del aula) y después practicar el mismo deporte que ella llamándola orco. Sin más comentarios.

  2. Es increíble y lamentable el desprecio con el que algunos de nuestros «compañeros» tratan a los alumnos. Lo peor es que, cuando se lo recriminas, te dicen que te pones de parte de los alumnos como si estoy fuera una guerra de dos bandos.

    1. Obviamente no defiendo esa actitud ni que se insulte a un alumno, pero también es verdad que ante la falta de recursos que tenemos en cuanto a la disciplina y que muchas veces acabas el día harto, a veces puedes acabar sacando la frustración contra algún alumno.
      Ahora, si vas a publicar algo así en internet, hazlo de forma anónima si no quieres que te señalen.

  3. Todo esto sucede por las nulas competencias digitales de los profesores, vengo predicando desde 1997, la necesidad de adquirir dichas competencias, he creado cursos a medida pero muchos dinosaurios se niegan rotundamente, alguno/a me ha llegado a decir que «no cree en la tecnología», después de eso y de tantos y tantos años trabajando en aras de mejorar la educación por un bien común y un desarrollo humano compatible con el siglo que vivimos.
    Gracias por tus post Jordi, a cual más interesante.
    Saludos

  4. La gente confunde el uso de las redes sociales, no son conscientes de la repercusión que pueden llegar a tener, hay que tener mucho cuidado con lo que hablas, publicas o expones. Estoy totalmente de acuerdo con Jordi, es lamentable el comentario, y más aún la situación en la que se desarrolla. Muy pocas luces por parte de este «maestro».

    Saludos a todos.

  5. Hola Jordi,
    Nuestra profesión sin duda puede ser estresante en muchos momentos, y tod@s podemos perder el control en un momento dado… pero que el siguiente paso, en lugar de mediar una disculpa con la alumna, sea sacar pecho en la red, es penoso a parte de nada profesional! Aunque como dices, lo peor son esos likes y caritas sonrientes, así vamos…
    Saludos!

  6. Desde luego, no debería haberlo publicado. Pero también digo que es muy grave que el profesorado tenga que aguantar faltas de respeto diariamente, y que el sistema no propone nada para aquellos alumnos que no quieren estudiar. eso me parece más grave. Estás impartiendo clases de Química a alumnos que no saben ni multiplicar, o latín a los que no saben leer. En Primaria los pasan de curso sin saber hacer la o con un canuto y así llegan las criaturas.Yo trabajo en un centro TIC, y estamos todos muy bien preparados en cuanto a competencias digitales, hacemos cursillos, llevamos decenas de proyecos, pero, si a un alumno le apetece, te MANDA A LA MIERDA, y eso es lo que hay. Y ¡ay de tí si le contestas! Impotencia total, le pones un parte, le expulsas, y al poco tiempo lo tienes a la carga. Yo sé lo que se siente en la piel deldocente autor del comentario. Grave es su reacción, pero más grave es la situación que la provocó, y nadie hace nada.

    1. Lo de la primaria es lamentable, pero en Secundaria hay muchos profesores de los que solo vienen para cobrar a fin de mes. Estoy cansado en mi centro de «rescatar» a decenas de alumnos todos los años porque el resto de profesores hace tiempo que desertaron de su profesión pero no de cobrar.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link