Sobran asignaturas

Pido que los defensores a ultranza de la importancia de sus chiringuitos y/o de la importancia suprema de sus asignaturas no empiecen a leer esto. Sobran asignaturas. Y no sobra solo Religión, Iniciativa Empresarial o, algunas otras asignaturas de dudoso interés para alumnos de etapas obligatorias. Sobran horas de Inglés, de Sociales, de Matemáticas, de Educación Física y, ya si me tiráis de la lengua, sobran de Tecnología, Música, Latín y Filosofía. Vamos a ver si nos aclaramos de una vez… el currículum debe tener su sentido y, sinceramente, es mucho más importante el qué y el cómo que el tiempo dedicado a nivel lectivo a ello. Uno puede explicar a lo largo de cientos de horas lo mismo y los alumnos, al final, encontrarse con carencias importantes en ese contenido/concepto/procedimiento o, simplemente, póngale uno el calificativo que considere.

Fuente: Facebook

Queda muy chulo poder decir en Primaria soy especialista en Matemáticas. Hay que tener cuajo para tener especialistas en esas etapas y, más aún para ponderar la importancia de lo que se da en función de las horas que se imparten. Por esa regla de tres, todos nuestros alumnos al acabar segundo de Bachillerato deberían ser capaces de leer e interpretar a Shakespeare en versión original. Si dan horas de inglés desde la guardería… cómo es que acaban sin saber entender un mísero texto de un par de párrafos en esa lengua. La solución… dar más horas de Inglés o impartir todas las asignaturas en inglés. Nada, lo de reformular la asignatura contando con los expertos en la misma (que, normalmente, son los docentes) lo obviamos. Bueno, a algunos tampoco les importa demasiado que las cosas se den bien o mal. Eso sí, que no les quiten horas.

Lo mismo con el tema de la defensa de la Filosofía, el Latín o la Tecnología imprescindible para el siglo XXI. Ya si eso nos ponemos estupendos con la campaña para dotar a diario de una hora de Educación Física. A ver si algunos se enteran que los tiempos son finitos y que, quizás, lo que conviene es racionalizar todo el cotarro al margen de aumentar de un sitio para quitar de otro. Sí, aunque algunos no se lo crean, dar más horas de A, implica reducir B o, en caso más extremo, hacer desaparecer C. Y otro tema del que algunos deberían enterarse es que, por lo visto, lo que deben dar en su asignatura a veces se da en otra y, quizás, no hace falta hacerlo por duplicado. Ni tampoco hace falta acabar el libro porque, a veces, hay chorradas que no interesan y otras que, al final, se repiten.

Las ratios son una de las claves del asunto. La otra tener a profesionales que, conforme vamos aumentando de etapa, deben ser cada vez más competentes en lo que deben dar (tanto a nivel de saber como de saber dar la clase). Y no, nunca ha sido la clave que, por presiones externas, uno monte asignaturas de la nada, crea a pies juntillas en el bagaje cultural que aportan ciertas cosas (dadas como se dan, ya os digo yo que aportan poco) o, simplemente, deban ceñir ciertas cosas a la empleabilidad futura. A ver, que con seis años no tiene ningún interés que los chavales sepan que en un futuro deberán hacer una hipoteca. Y, quizás, ni tan solo sea necesario que aprendan ese concepto. Eso sí, queda muy guay el concepto de empleabilidad.

Sobran asignaturas. Sobran personajes que creen en la imprescindibilidad de ciertas cosas. Falta mucho sentido común y racionalizar el asunto. Un asunto que pasa por priorizar a los chavales frente a mantener asignaturas para no desplazar a docentes. Bueno, ya si eso, hablamos de la necesidad de algunos políticos que gestionan esto de quedar bien con todo el mundo. Y eso es algo que impide hablar de algo que es clave… los alumnos de Infantil deberían salir con hábitos (complementando lo de casa), los de Primaria sabiendo leer, escribir y realizar operaciones matemáticas básicas (amén de tener gusto por ciertas cosas y empezar a cuestionarse otras) y, finalmente, los de la ESO siendo personas, teniendo un sistema de comunicación amplio (en lenguas oficiales y una extranjera -no tiene porque ser inglés-) y sabiendo que, como mínimo, el Ebro pasa por Zaragoza. De lo demás ya hablaremos en el futuro.

Todo lo anterior poco tiene que ver con lo que algunos plantean. Eso sí, por lo visto, siempre mejor defender el chiringuito de uno que el procomún. Y no solo en esto.

Iba a escribir sobre Halloween pero, como ya sabéis, me disperso a menudo ;)
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment
  1. Bienvenida la dispersión si es para reflexionar así! A primera vista comparto los objetivos o hitos que marcas en las diferentes etapas… Y lo que puedo imaginar como organizacion de la actividad docente de lo que comprendo por tu escrito me encanta! Pero lo que realmente me resuena es el poner a los chavales primero! Creo que es el camino para derribar otras muchas realidades que viven! Aunque no está exento de riesgos… Pero… Algún acto lo está?

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link