Sobre la ética profesional

Siempre me ha sorprendido la incapacidad de las Administraciones de hacer frente a la falta de ética de determinados profesionales pertenecientes a algunos colectivos. Especialmente triste es el caso de muchos médicos, funcionarios de la sanidad pública, que disponen de su consulta privada donde hacen las visitas, que les ayuda a complementar su nómina mensual. Aquí hay dos temas a criticar, la falta de reconocimiento salarial de los médicos en la empresa pública (ya que su salario no está relacionado con el montón de años de formación y su desempeño laboral tan importante) y, la impunidad (y permisividad) con la que realizan esas prácticas profesionales privadas.

Hasta hoy, conocía casos de docentes que trabajaban en academias, hacían horas en determinadas empresas, profesores de formación profesional que hacían algún proyecto que les iba saliendo, etc. muchos de los cuales cobraban en negro y, algunos otros (los menos) que pedían un permiso de compatibilidad a la Consejería educativa de turno, que les permitía desarrollar esa labor facturable (en blanco) siempre y cuando la misma no superara un número de horas determinada. Es una cosa sabida, reconocida e, incluso permitida por parte de la Administración (quien prefiere mirar a otro lado antes de atreverse a meterle mano).

Pues bien, la sorpresa ha saltado esta tarde cuando, por casualidad he abierto un enlace que procedía de un tuit de uno de los docentes que sigo en Twitter, donde felicitaba a un compañero (conocida su filiación laboral, y sabiendo que está liberado de las aulas para trabajar como asesor del Departamento de Educación de la Generalitat de Catalunya) por un proyecto que estaba emprendiendo. Curioseando llego a la iniciativa.

En un primer momento, me parece una iniciativa excelente… aunque por ahora vacía de contenido. Pero lo realmente curioso es cuando he abierto la pestaña de About y me encuentro con lo siguiente:

Si hacemos la traducción, observamos que pone «Escola Digital es una nueva empresa que ofrece servicios de consultoría, asesoramiento tecnológico y formación, proporcionando apoyo estratégico y orientación a administradores, directivos, formadores y equipos de profesorado de los centros educativos…«

Leyendo lo anterior y revisando quién es el propietario de la página de la empresa de consultoría, no me puedo llegar a creer que un compañero, asesor TIC del Departament d’Ensenyament, cargo que implica que su función es realizar el asesoramiento tecnológico y de formación de la Administración Educativa (para lo cual se ha liberado de la docencia directa), sea capaz de montar una empresa privada para hacer exactamente lo mismo que para lo que se le paga con dinero del erario público. Realmente lamentable me parece ofrecer servicios en paralelo de beneficio privado.

Por tanto, un caso más de falta de ética permitida/consentida por la Administración pública de turno que, a la postre, sólo acaba perjudicando a todo el colectivo, porque estos casos como el que he comentado son los menos dentro de un gran colectivo de excelentes profesionales.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

15 Comments
  1. Y no olvides que estas actuaciones están aún más toleradas en todos aquellos que han huido del aula, es decir, liberados varios, asesores de despacho en Consejería….porque quienes mandan también son huidos de las aulas (si es que las han conocido alguna vez) y los miran con empatía.

    Es absolutamente lamentable lo que denuncias, y creo que haces muy bien en constatarlo.

  2. Y pensando sobre el tema me vienen también a la cabeza esos docentes que se montan su ‘academia’ (entrecomillada por lo escasamente legal que suele ser el negocio) en el que se prepara a opositores y que luego acaban siendo miembros de tribunales sin cargo de conciencia alguno.. o esos secretarios que suelen adquirir material para el centro en negocios de amigos o familiares aunque sus precios sean superiores a otros.. o esos jefes de departamento que escogen un libro de texto porque saben que el representante de turno les va a dar un ‘pequeño obsequio’ (a veces absolutamente ridículo, pero suficiente para inclinar la balanza a su favor). Y seguro que hay mil ejemplos más.

    1. A todos nos vienen a la cabeza esos casos que comentas (en muchos casos de conocimiento directo).

      Pero, lamentablemente, son casos que se saben, se toleran, se consienten…

      Eso sí, no me gustaría dejar de destacar que en el colectivo docente estos casos son los menos (aunque sean muy visibles y comentados).

  3. Muchos de esos personajes suelen «ser fugitius del guix» fugitivos de la tiza, eso sí con su título sacado a veces en horario escolar. De esta manera, lejos de las aulas, ya tienen licencia para dar consejos y aburrirnos con sus cursos de formación permanente.

  4. Tengo otra interpretación: yo felicité la iniciativa. Hay tanto trabajo por hacer que ojalá surgieran más empresas como esta y ojalá que pudieran sobrevivir.

    ¿A caso conocen a alguien que trabaje sin esperar dinero a cambio?

    ¿Alguien piensa que la administración va a aportar la solución al problema de la formación del profesorado?

    No estoy de acuerdo con la manía que se le tiene a las empresas y a las personas que se dedicacn a intentar mejorar la educación. Conozco personas apasionadas por su trabajo en ellas, personas «normales» con sus famílías que mantener. Trabajan porque les gusta lo que hacen y porque eso les permite vivir, como todos, bueno, o quizá como todos no, porque muchos tienen la suerte de estar a gusto donde estan.

    No son delincuentes.

    Saludos

    Pilar

    1. En ningún momento he cuestionado la necesidad de la creación de empresas privadas para llevar a cabo determinadas iniciativas educativas que no puede absorber (por el motivo que sea) la Administración Pública.

      El problema fundamental del caso concreto es la existencia de un docente (que cobra del erario público), liberado para realizar tareas de asesoramiento a centros y formatción que crea una empresa paralela para ofrecer el mismo servicio para el que le están pagando desde la Administración. No entro en cuestiones «legales», ya que la situación me parece de una falta de ética increíble.

      No quiero ni imaginarme (ni suponer) donde irán encaminados sus esfuerzos.

      Pero, lamentablemente, es sólo un caso más (personalizado porque ser tan flagrante y público) dentro de los casos de dualidad que se permiten/consienten a sus trabajadores por parte de las Administraciones (no sólo la educativa) en nuestro país.

  5. Malos tiempos para la ética Jordi y comentaristas en este país de pillastres e incompetentes en el que el departamento de calidad educativa de la Administración no abre acción correctiva mayor a un representante público que ha resultado tan avispado.
    Ser funcionario en nuestro país no me parecía ya tan rentable pero vista la inutilidad -o inexistencia- de las auditorias educativas y la ausencia de prestigio social docente, no estaría mal que Escola Digital nos asesorara al respecto -pero de manera altruista- jeje. Un abrazo, Mila

  6. Pilar, lo que afirma Jordi, no es lo que tu dices, él habla de un conglomerado de asesores, liberados…que aparte montan formación (reconocida por la misma Administración) y aquí viene el problema.

    Aunque realmente este no es el principal problema, sino todo el sistema que se cae, que ya ha cumplido su misión y mal por cierto, y ahora seguimos con esa espiral…el deterioro se está extendiendo y sus coletazos siguen y siguen y nadie quiere echarle el cascabel al gato…sino se cambia todo (disrupción, transparencia y confianza9 no hay nada que hacer, seguiremos en la mediocridad, el amiguismos y lo demás…

    juandon

  7. Denoto demasiada crítica para mi gusto. El caso concreto que explicas, no hay duda, es inadmisible. No es ético ser liberado de clases para asesorar y aprovechar la experiencia para hacer negocio.
    No lo tengo tan claro en los otros ejemplos que citas. Si de forma legal un funcionario pide compatibilidad y por su horario puede hacer dos trabajos (dar cursillos, crear academias…), ¿dónde está la falta de ética? Si cumple en su trabajo de funcionario y éste no interfiere en el otro, no veo problema.
    E igual podría decir del médico. Si su trabajo en la sanidad pública es correcto y no desvía pacientes, ¿Qué problema hay en tener consulta privada? Tener dos consultas no es falta de ética si no va acompañado de malas prácticas.
    Eso si, agradecerte la denúncia de casos tan claros.

    1. En primer lugar agradecerte el comentario y el «pequeño tirón de orejas» por considerar que existe demasiada crítica en la redacción del artículo. La situación fue la de enterarme ayer del «caso concreto» y, con una sensación totalmente desagradable me puse a redactar el mismo, con el inconveniente (quizás) de no hacerle una buena revisión.

      En referencia a que, a priori, no debe existir ningún tipo de problema en realizar dos trabajos, siempre y cuando el horario laboral lo permita; el problema fundamental sería que dependeríamos en demasía de la buena voluntad y predisposición del docente que lo hiciera. No se hasta que punto un docente, que montara una academia para dar clases de las mismas materias que da en el centro público donde trabaja, pondría el mismo empeño en ambas. No lo se, y por tanto, no quiero prejuzgar (y prejuzgar ese tema quizás ha sido un error de forma/concepto en el artículo).

      Muchas gracias de nuevo por obligarme a reflexionar y a repensar sobre lo escrito.

  8. Saludos, Jordi.
    Pues ya ves que nos has hecho pensar a muchos…
    Yo estoy contratado en un colegio concertado a media jornada como PT, y aunque no soy funcionario, mi sueldo lo paga la Consellería d’educació así que me considero con las mismas responsabilidades morales que un funcionario de carrera. Èste año, para cubrir mis esquilmados ingresos, me he planteado ofrecer servicios de psicopedagogía de forma privada aprovenchando los conocimientos adquiridos. Tu post me ha hecho preguntarme si hago bien. He llegado a la conclusión de que sí. Incluso si estuviera a jornada completa. Y la conclusión es tal por un motivo: porque mi esfuerzo es máximo en mi puesto y no estoy «liberado» de nada. Creo que ese debería ser el criterio a seguir. La dedicación que le ofreces a tu puesto. Conozco casos igual que tú, de personas que no tienen ese mismo nivel de dedicación y sí que tienen su academia externa. Y aquí de nuevo aparece la necesidad de que alguien haga una evaluación de la dedicación al puesto. De nuevo llegamos a la conclusión de que la inspección educativa no funciona. En cualquier caso, gracias por la denuncia que me parece muy valiente y necesaria. Con menos complacencia y más exigencia nos iría mejor; y si no puede ser autoimpuesta, que venga de terceros, sean inspectores o directores.No sé si son muchos o pocos, pero en el porcentaje de la gente que yo conozco son demasiados.

  9. Sobre compatibilizar enseñanza pública con trabajo privado, solo citar un comentario que dijo una de mis enfermeras (no conozco a ninguna que trabaje en público y en privado): «si un médico trabajase las 8 horas diarias, no podría trabajar en la sanidad privada».
    Para mi es una obviedad que si te dedicas a la enseñanza no te queda mucho tiempo, y en caso de quedar es darle la razón a los que están proponiendo subir el número de horas lectivas.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link