TALIS y las percepciones educativas

ImprimirEntre ayer y hoy se está celebrando el Congreso Talis en Madrid. Un Congreso, como todos estos fastos que monta el Ministerio (para Congresos y Jornadas siempre hay dinero), que sirve para que cuatro se monten en su orgasmo ideológico y algunos otros nos pasemos un rato para ver qué cosas dicen algunos que no han pisado un aula en su vida. Eso sí, siempre va bien para publicar algún artículo en los medios para poder criticar al sistema educativo. Especialmente, como no, a la figura del profesorado.

TALIS no es nada más que un estudio de la OCDE cuyo objetivo es ofrecer información sobre los procesos educativos a través de encuestas a profesores y directores de centros educativos. Un sistema para evaluar las percepciones de los docentes y, esos cada vez más burocratizados y politizados, compañeros que cogen las riendas de las direcciones (cada vez elegidos menos democráticamente). Percepciones hechas encuesta. Percepciones que nada tienen que ver, ni con lo que he visto en mi centro educativo ni con lo que me comentan compañeros de otros centros. Percepciones, eso sí, que sirven para seguir justificando el ataque a los docentes. Qué mejor que dar la excusa a los políticos que la gestionan para cargar la culpa sobre los profesionales que dependen de ellos. Qué bonito el derivar responsabilidades.

Si alguien quiere consultar percepciones aquí tenéis el enlace. Para aquellos que quieran ahorrarse una lectura aburrida, que da datos que no sirven de nada (por cuestiones de muestra y la manera cómo se ha hecho la estadística -por cierto, es curioso pero no conozco a nadie que le hayan pasado la encuesta) les recomiendo que se pasen a algo más divertido y útil. Ya sé que han eliminado a España del Mundial, pero las noticias de la Infanta, de Magdalena Álvarez, de UGT, de los fondos de pensiones de los europarlamentarios, etc. dan mucho más jugo que una encuesta que no se leen ni los docentes. Bueno, ni se la leen ni saben que existe. Por cierto, si a alguien le gusta opinar de la misma, que haga un favor y se la lea entera y no se quede con los titulares mediáticos sesgados. Simplemente, un consejo de amigo.

Algunos hemos seguido intermitentemente el Congreso por las redes sociales (paso de mirar un vídeo donde me vierten datos sin sentido) mientras íbamos echando un vistazo a los datos (masoquismo lo llaman). Alucinando con lo que se nos presentaba. Dudando de esa realidad que encontramos en nuestros centros educativos. Pensando en lo fácil que es la manipulación o, quizás, planteándonos que nuestra realidad es producto de un desorden neurológico. Para ello, que mejor que Jose Antonio Marina para aclarárnoslo, vía un tuit de Mariano Fernández Enguita.

talis2Un tuit donde se nos dice claramente que la opinión del docente no sirve para nada. Que somos unos manipuladores de la realidad objetiva. Que no hay nada mejor que grandes «expertos» como él se encarguen de decir las deficiencias educativas en aulas que no han pisado nunca. Qué bonitos son los ideólogos de salón. Especialmente aquellos que montan una Universidad de Padres y lo llaman Parenting. Qué brillantez el uso de anglicismos. Qué profundidad. Qué capacidad innata.

Uno empieza a estar hasta más abajo del ombligo de tertulianos de salón, de estadistas onanistas, de tipejos que pisaron -si alguna vez lo hicieron- un aula en tiempos de los Reyes Católicos. Cansado de que las culpas siempre se den al docente pero, más aún, que exista la desfachatez de montar un congreso de mierda para hablar de las percepciones educativas. Homeopatía en estado puro. Manipulación hasta el infinito y más allá.

Si alguien quiere mejorar la Educación en este país que haga algo pero que se deje de publicar basura y pise las aulas para trabajar codo con codo con los profesionales que se encargan de ello. Las percepciones, más allá de para vender afirmaciones interesadas, sólo sirven para que algunos nos cabreemos y otros puedan soltar alguna máxima sobre el tema.

Señoras y señores del Ministerio, cojan a sus «expertos» educativos de salón y váyanse, con todo el cariño del mundo, a tomar por culo.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

7 Comments
  1. Apreciado colega: desde Colombia sigo tus comentarios observando las coincidencias con lo que nos sucede por estas tierras del Sagrado Corazón de Jesús. En Colombia, al igual que en otros países de centro y sur América, tenemos un gasto militar superior que el invertido en educación. Sin embargo, se culpa y responsabiliza a los docentes del fracaso escolar a través de los medios de comunicación y se hace alarde propagandístico de los planes del estado en esta materia con poco o ningún resultado en la realidad que afronta el sistema educativo. Acá los congresos y decisiones unilaterales de los burócratas y tecnócratas de la educación sobran, mientras las instituciones educativas se derrumban poco a poco y muchos hasta carecen de los más elementales servicios públicos básicos, mobiliario, bibliotecas, aulas, material didáctico, planes de formación para docentes, medios tecnológicos, maquinaria. Solo imagínate que la institución donde laboro tiene el remoquete de «TÉCNICA AGROPECUARIA», pero aun se trabaja exclusivamente con el machete (rula) y no cuenta ni con una charca para criar un pez. Amigo Jordi, si por allá llueven los problemas en educación, por acá no escampan.
    Fuerte abrazo

    1. Lo que sucede en el ámbito educativo, en un mundo cada vez más globalizado, es extrapolable entre muchos países. Decisiones que no se toman donde se debieran, políticos más interesados en otras cuestiones, desprestigio a los profesionales, inversiones mal enfocadas, etc. Los problemas se suceden y, lamentablemente, más allá de seguir criticando a los docentes (que parecen, para algunos, los culpables de todo) no veo a casi nadie que se plantee ponerse en serio a arreglar lo que no funciona.

      Un gran abrazo de vuelta.

  2. Soy seguidora de su blog desde hace tiempo y he disfrutado bastante leyendo algunos de los post pero, independientemente de mi opinión como docente de aula, sobre TALIS o el ministerio, siempre hay que poner toda la verdad y no seleccionar; por ello he destacado lo que posteriormente escribe Enguita tras el tuit seleccionado.
    Gracias por sus reflexiones

      1. Hola Mercedes. Seguí los diferentes tuits de Enguita tras el de las palabras de Jose Antonio Marina. En ningún momento habla de poner en valor lo que piensa el docente ya que, incluso en el tuit que me adjuntas, habla de aislarse de las percepciones. Y, lamentablemente, las percepciones es de lo poco que podemos dar en nuestro trabajo. Un trabajo donde no existen los valores absolutos y es todo demasiado azaroso y relativo para poder cuantificarlo tal y como plantean algunos informes. Informes, por cierto, siempre comentados desde la subjetividad de muchos que no han pisado un aula en su vida.

        No he seleccionado la información (no lo hago nunca -o al menos intento no hacerlo-). Simplemente he cogido de los dos tuits relacionados con las palabras de Jose Antonio Marina el que clarifica mejor su postura. Postura que, por cierto, no es la primera vez que le oigo defenderla. De ahí el enfado, cabreo o hartazgo (cualquiera de las tres acepciones es válida).

        Muchas gracias por suministrar los enlaces y permitirme matizar. Un saludo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link