The Chalk Family

No sé si alguna vez lo había comentado pero, resulta que mi mujer también es docente. En su caso profesora de Geografía e Historia y, como es lógico, con puntos de vista diferentes e igual de válidos sobre Educación que los que puedo expresar en voz alta. Curiosamente mi abuelo fue maestro y, mis padres también lo fueron. Sí, he mamado el aula desde la perspectiva de alumno y, en las comidas familiares, siempre se ha hablado mucho sobre el tema. Los que seáis familia de docentes ya entenderéis a qué me estoy refiriendo 🙂

Fuente: ShutterStock
Fuente: ShutterStock

Pero resulta que mi relación familiar con docentes no se acaba aquí. Este curso mi hermana, estando realizando el doctorado, también se ha puesto a dar clases en un instituto. Sí, la familia al completo en el mundo docente con, como he dicho anteriormente, perspectivas diferentes acerca de lo que supone la docencia y, cómo no, acerca de todo lo mediático que rodea hoy en día a la profesión. No es malo tener opiniones diversas, lo importante es aceptar las opiniones de quien no piense como tú y, a la vez, exigir a los demás que acepten las tuyas. Y a nivel familiar sí que tenemos opiniones diversas sobre nuestra profesión.

Por cierto, ¿os he comentado que mi suegro también fue profesor de Secundaria -ahora ya jubilado al igual que mis padres- y que mis cuñados también lo son? Sí, si todos estuvieran en activo podríamos tener al completo la plantilla de un centro cubierta con la familia. Además sería un centro totalmente heterogéneo en su funcionamiento y en las votaciones que se tuvieran que realizar para aprobar o descartar determinados proyectos educativos. No, por suerte, a pesar de querer lo mejor para nuestros alumnos, no tenemos la misma manera de ver cómo conseguir llegar a ello. Algo que resulta fantástico y que demuestra que, a veces, la divergencia lo único que hace es enriquecer un debate porque, ya os garantizo yo que los debates educativos que se perpetran cuando hablamos de temas educativos son muy, pero que muy, interesantes.

No creemos de la misma forma en el uso de la tecnología. No tenemos la misma perspectiva acerca de las metodologías que están proliferando en nuestras aulas. Y no, no tenemos la misma opinión acerca de las medidas que toman las administraciones educativas ni sobre la manera de entender la profesión. Vuelvo a repetirlo… lo anterior no es nada malo. Es, gracias a lo anterior, que se aprende a ser docente. Es, en definitiva, la divergencia lo que hace posible que una visión muy subjetiva se convierta en una amalgama de visiones que permiten hacerse una mejor idea del cuadro completo.

He aprendido mucho de mi familia sobre mi profesión y sigo haciéndolo. Sé que no es habitual un caso como el nuestro pero, sabéis qué, cada día me siento más orgulloso de poder decir en voz alta que mi familia sabe de Educación. Y sabe muchísimo.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link